Archivo de la categoría ‘Reflexiones varias’

¿Un peligro azaroso, o una imprudencia?

Si bien suelo reservar las anécdotas de mi vida profesional para comenzar de manera relajada los fines de semana, subiéndolas los viernes, esta vez hay un plus que se relaciona con tips para el campo y reflexiones al respecto, por eso la subo un lunes.

¿Dónde ocurrió esta anécdota?

Como he indicado en el título del post, esto sucedió en el Cerro Colorado en el norte de la Provincia de Córdoba. Más específicamente en las cumbres graníticas que según se ve en la foto, están subyaciendo a las típicas areniscas en donde están los aleros con restos arqueológicos. El Complejo Granítico Sierra Norte data de hace unos 500 millones de años, y está en contacto con las Areniscas Cerro Colorado, mucho más jóvenes (100Ma), a través de una disordancia erosiva.

Les he dejado un link a un trabajo en el que pueden ver un poco más del marco geológico, pero seguramente será  tema de un post  específico, por su importancia como sitio de interés tanto geológico como arqueológico y turístico.

¿Qué ocurrió exactamente?

Algo tan tonto que casi da vergüenza contarlo. Sencillamente nos encontró la noche, una noche sin luna y nublada, de modo que no veíamos ni el tenue resplandor de las estrellas, (aunque luego se abrieron las nubes, y nos regaló el cielo una noche esplendorosa) cuando estábamos apenas bajando de la cumbre, a pocos metros de ella, y cargados de materiales y muestras que no queríamos abandonar por el camino; de modo que bajamos a los tumbos, a veces sin saber dónde pisábamos, y sabiendo que un paso en falso podía despeñar (y de paso despenar) a cualquiera del equipo.

La única linterna que llevábamos había agotado sus pilas, de tal manera que de verdad no veíamos más allá de unos pocos centímetros por delante de nuestros propios pies…cuando los veíamos.

Los que conocen la zona, saben además que la vegetación en las zonas altas de los cerros graníticos es casi inexistente, y de cualquier manera, teniendo todos las manos ocupadas cargando diversos elementos, no teníamos de dónde sostenernos.

Por suerte ninguno rodó por las laderas, ni cayó al vacío, pero sí hubo quien se dislocó un tobillo por meter el pie en un pequeño hueco, y yo caí de rodillas al tropezar con unas raíces; como además tenía las manos ocupadas, me fui de boca sobre las mismas muestras que traía, que por suerte no eran rocas sino suelos. Y ya en las partes bajas, donde la vegetación es arbustiva, nadie bajó sin arañazos y alguno que otro golpe en la cara y la cabeza, por las ramas que no alcanzábamos a ver.

¿Por qué nos pusimos en peligro de accidente y cómo debimos haber actuado en realidad?

Por la más pura imprudencia e imprevisión, además del mismo fanatismo para terminar en tiempo y forma una campaña programada. Pero todos aprendimos de la experiencia, y lo que sigue es precisamente lo aprendido.

  • Nunca alejarse del campamento o edificio base, sin contar con medios de iluminación en estado apropiado. Esto implica asegurarse de que las baterías estén cargadas, o tener pilas de repuesto, o hasta una linterna o farol alternativo.
  • Nunca estirar las tareas hasta el momento mismo es qne cae la noche. Siempre debe recordarse que luego de finalizado el trabajo, hay que recoger el material, limpiar y guardar el instrumental utilizado y revisar que todas las muestras estén debidamente empaquetadas. Todo eso consume tiempo, y debería hacerse ANTES del anochecer.
  • Si pese a todo, oscurece antes de llegar a terrenos planos y /o seguros, conviene apilar la carga en un lugar, y seguir marchando con las manos (o al menos una de ellas) libre de impedimentos,  para poder amortiguar una caída, o defenderse del rebote de una rama, o de lo que fuere. Siempre es preferible perder alguna muestra y un poco de tiempo, antes que la vida, o la integridad física.
  • Un riesgo agregado es la posibilidad de perderse en la oscuridad, por la facilidad con la que se desdibujan los rasgos del paisaje cuando cae la noche. Por eso, lo que NO debe abandonarse, aunque se deje todo el resto de la carga, es la provisión de agua que todavía se tenga, el abrigo, y de tenerlas, las vituallas. Todo eso será inestimable si no se encuentra el camino y se debe pernoctar lejos de la base.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es del Capítulo «CERRO COLORADO: Cuando la pintura se apodera de la piedra», escrito por Juan Carlos Candiani, para el libro Sitios de Interés Geológico de la República Argentina. CSIGA (Ed.) Institutode Geología y Recursos Minerales. Servicio Geológico Minero Argentino, Anales 46, I, 446 págs., Buenos Aires. 2008

Sobre los incendios en la Patagonia y la minería.

Otra vez, me veo obligada a salir del programa que tenía organizado, porque los acontecimientos así lo requieren. Y me refiero a los incendios en la Patagonia.

Si bien ya he hablado antes de los efectos de los incendios sobre los suelos, y también me he referido a la Minería en otros momentos, hoy me siento obligada a salir a poner un poco de racionalidad en lo que se está diseminando por las redes sin ningún fundamento, y a favor del fanatismo de algunos que sólo ven lo que quieren ver; y de la falta de análisis del resto, que simplemente oprime el botón compartir, sin analizar a fondo lo que está leyendo.

Voy a analizar con ustedes algunos párrafos de lo que se está difundiendo por whatsapp . En cada caso, los copio primero textualmente, y luego hago mi comentario.

¿Cuál es el marco del análisis que les propongo?

Los hechos escuetos se narran en el mismo post que llega por Whatsapp, y lo copio textual, porque como pasa siempre en estos casos, se mezclan cosas inaceptables con información fehaciente, lo cual hace que se cuele cualquier sinsentido entre lo que se viraliza.

El dia 10 de marzo por la madrugada siete localidades Patagónicas de la Comarca Andina (Las Golondrinas, Cholila, Cerro Radal, El Maitén, El Hoyo, Epuyén, Lago Puelo) fueron simultáneamente prendidas fuego de manera intencional.

El fuego se hizo voraz rápidamente. Ardió Todo. Pueblos enteros desaparecieron, se estiman alrededor de 500 casas, cientos de personas evacuadas, heridos, desaparecidos, calcinados, y por supuesto, miles de miles de hectáreas de bosque nativo con toda su flora y fauna, arrasados.

En esta introducción todo es lógico, inclusive el hecho de que el origen del incendio se considera intencional. Las causas subyacentes son más discutibles y deberían ser puestas a prueba antes de su difusión. Vamos a ello, parte por parte.

¿Qué parte de la información es tendenciosa y carente de fundamentos lógicos?

Copio textualmente.

Hoy sale a la luz que que los incendios intencionales y masivos son una forma de cateo óptico de la composición de los suelos.
Buscan metales valiosos a partir de la descomposición de la luz del foco de fuego observado ahora desde los satélites.

Este es el mismo instrumento astrofísico que se emplea para analizar el espectro de una estrella remota y conocer su composición química. Es un mega cateo de minería metalífera sin autorización, ni licencia social y en complicidad con las autoridades de turno.

Hay tanto para decir al respecto, que tendré que recurrir a una enumeración de las muchas aristas inconsistentes en este planteo:

  • Pensar que la descomposición de la luz producida por el fuego puede rendir información valiosa es por lo menos ridículo. Ni siquiera hace falta recurrir a la ciencia. Usemos la lógica. En un incendio el humo y las llamas producidas no se separan en categorías. Todo arde junto, de modo que el efecto resultante implicaría un espectro de todos los elementos químicos presentes en la zona del incendio, desde los constituyentes de la fauna y la flora, hasta los de los elementos de la construcción en las zonas urbanizadas, con todos los artefactos y electrodomésticos que estuvieran incluidos en los domicilios. ¿Habrá alguien a quien le sirva semejante mezcla de informaciones, en el supuesto caso de que se estuviera haciendo tan ridículo «cateo óptico»?
  • Cuando se realizan cateos, se toman muestras muy bien seleccionadas para que sean representativas de un área determinada, por lo general previamente dividida en grillas de muestreo. Cada muestra a analizar, se rotula con su fecha y lugar de extracción, su profundidad y hasta su orientación. Nunca se muestrea sin alguna razón porque cada análisis es costoso. ¿Creen ustedes que serviría de algo la información de un fuego que ha reunido materia orgánica e inorgánica, establos, muebles, automóviles, ropas y todo cuanto había en las casas arrasadas?
  • Si se siguiera el patrón de distribución de la pluma de contaminación, y de las llamas, que son llevadas en distintas direcciones por el viento, tampoco rendiría ninguna utilidad, porque no se estarían retratando lugares de interés, ni se podría definir de esa manera dónde se justifica una explotación. Todo quedaría librado al comportamiento muy  poco predecible del fuego.
  • ¿Puede alguien suponer que una empresa megaminera va a invertir millones de dólares sobre la base de una información totalmente inútil; y abonando al mismo tiempo otro incendio, como lo es – metafóricamente hablando- el de los ánimos antimineros?

¿Hay alguna contradicción interna en el whatsapp de marras?

Primero lean esto:

Causalmente, coinciden perfectamente las zonas incendiadas con los cateos mineros más ricos en Oro y Plata de la Provincia del Chubut, según el Mapa Catastral de Minería.

Si los incendios coinciden con cateos preexistentes y ya asentados en el Mapa Catastral, ¿para qué necesitarían un «cateo óptico» a través del fuego? No se sostiene. Ese argumento no merece ni discusión.

¿Algo más para agregar?

Tomo otra partecita del post que se difunde en las redes:

¡¡ESTO NO FUE UN INCENDIO, FUE UN TREMENDO ATENTADO!!

En este punto no tengo oposición, porque la simultaneidad de los focos y la propia opinión de los expertos ha apuntado a ello.

Ahora bien, quién o quiénes están detrás de eso, y por qué razones no puede saberse sin una investigación seria. La causa invocada del «cateo» es la única que estoy en posición de refutar, porque cae en el modesto campo de mi conocimiento. Pero no puedo menos que pensar que hay muchos intereses en juego, desde políticos, económicos y hasta ideológicos, entre los cuales puede también incluirse la minería, pero habrá que buscar argumentos que se puedan sostener desde la racionalidad, en cualquier caso.

Por último les recuerdo que también la locura de pirómanos lisos y llanos, y  de fanáticos de todas las ideologías, puede tener que ver con estos atentados.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

 

144 años de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba

En estas fechas, pero el año pasado, con motivo de tan importante aniversario, preparó la Facultad este video institucional.

Una entrevista de hace alrededor de un año.

Hoy les presento una entrevista que me realizaron en Radio Casilda, Santa Fe, en el Programa “La aguja en el pajar” , el día 4 de mayo de 2019, sobre el tema «Piedras Preciosas».

Para escuchar la entrevista sólo deben hacer click en el link que les he dejado más arriba.

 

Otras facetas de los geólogos

Para que no nos consideren  a los Geólogos como científicos monotemáticos, me gusta cada tanto subir posts en los que muestro otras facetas, tanto mías como de otros colegas. En este caso, voy a mostrarles una conferencia que presenté, en mi calidad de defensora de los derechos de los animales en general y  de la fauna urbana en particular. Espero poder aportarles algo. Aclaro sin embargo que sobre el final, como la conferencia tiene un par de años, aparecen cosas que ya no tienen vigencia, como el convenio con una papelera que ya no existe en Córdoba. Por lo demás, el tiempo parece no haber pasado.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo