¿Cuál es la verdadera forma de la Tierra?

geioidEn las dos últimas semanas me he referido a numerosas mitologías y su visión acerca de la forma de la Tierra.

Ya es hora de que veamos cuál es la forma que el planeta de verdad ostenta. Y de eso nos ocuparemos ahora.

¿Es la Tierra esférica?

Pese a las mitologías imperantes, y que les he contado un par de semanas atrás, hubo ya en el S III a.C., quien reconoció la forma “esférica” (así, entre comillas, pronto verán por qué) de la Tierra y hasta llegó a definir la medida aproximada de su circunferencia. Ese sabio se llamó Eratóstenes, y tendrá sus propios posts muy pronto. (Por lo menos uno sobre su vida y obra, y otro específicamente sobre su histórica medición).

No obstante, pasarían muchos siglos para que ese conocimiento se difundiera y aceptara universalmente.

Pero… el propio Eratóstenes reconoció que al sumar nuevas mediciones, había entre ellas discordancias que le llevaron a poner en duda que la esfera terrestre fuera del todo perfecta, por lo cual por algún tiempo se empleó el término esferoide, más que el de esfera, aceptando así algunas irregularidades y desviaciones del cuerpo teórico.

En el S XVII, Sir Isaac Newton comprobó de manera fehaciente esa sospecha a través de una deducción relativamente sencilla.

Él observó que un reloj de péndulo -en buen funcionamiento- que se ponía en hora en París, se iba retrasando progresivamente al moverse hacia el sur.

Debido a que el periodo del péndulo depende de la fuerza de la Gravedad, y ésta a su vez varía con la distancia al centro de la Tierra, él llegó a la conclusión de que esa distancia crecía al acercarse al ecuador.

¿Qué es el elipsoide de rotación?

Para explicar sus observaciones, Newton asumió que la Tierra tenía la forma de un elipsoide de rotación, es decir un esferoide ensanchado en la zona ecuatorial, de resultas de la fuerza centrífuga ejercida durante la rotación.

Entre 1730 y 1740, numerosas expediciones de la Academia Francesa de las Ciencias recorrieron el mundo midiendo la longitud de diversos arcos de meridiano, con lo que la teoría del elipsoide se robusteció, pues daba mejor cuenta de los resultados obtenidos que una esfera o esferoide con menos achatamiento polar.

Hoy en día, el elipsoide de rotación se define como la forma teórica que tomaría la Tierra si manteniendo su actual masa y movimientos, sus materiales fueran redistribuidos en capas concéntricas, la más externa de las cuales fuera un océano continuo de 2400 metros de profundidad. El elipsoide resultante tiene un diámetro ecuatorial de 12.757 km y un diámetro polar de 2.714 aproximadamente.

Este cuerpo, si bien no existe, es la imagen idealizada que se utiliza para la mayoría de los cálculos geodésicos que no requieren una absoluta precisión. Para casi todos los fines, esa abstracción es conveniente ya que simplifica muchísimo los cálculos, sin apartarse en exceso de la realidad.

¿Cómo es la verdadera forma de la Tierra?

A partir del momento en que pudo contarse con imágenes obtenidas por los satélites, naves y sondas espaciales, se supo que la forma de la Tierra es absolutamente sui generis, es decir, no asimilable a cuerpos preexistentes, de modo tal, que se acuñó el término “geoide” para designarla.

¿Cómo se la determina?

El concepto de geoide se materializa como la superficie de la Tierra al nivel del mar, y al nivel al que llegaría el mar en las zonas continentales, si éstas estuvieran atravesadas por túneles hipotéticos que unieran los océanos entre sí. Es lo que se ve azul en la figura.

Por cierto esta forma, también implica suavizar irregularidades locales, y sólo se usa en cálculos astronómicos y astronáuticos que requieren la mayor exactitud posible, ya que incluyen la aplicación de armónicos esféricos de alta complejidad.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de esta página, no conozco al autor.

Traducción de la letra de la canción “Kentucky Coal Miner’s Prayer”

Kentucky Coal Miner’s Prayer Lyrics

By Aaron Watson

(to read the original version in English see the post of last Friday)

Profundamente en la montaña del condado de Harlan,
Empleado por la compañía de carbón Cumberland
La paga es corta, los días son largos
Pero las leyes de nuestro sindicato se están fortaleciendo
Así que bebo este whisky para mi garganta

Uso mi casco y mi saco impermeable.
Temprano cada mañana me paro en fila
esperando para trabajar en estas minas de carbón de Kentucky.

Entramos en el turno alrededor de las cinco y media.
Con dos docenas de manos, frías, callosas y sucias
cavaremos a través de un millón de toneladas de roca y arcilla
y estaremos todavía escarbando al final del día.
De rodillas confesamos nuestros pecados
y rogamos que el techo sobre nosotros no colapse

Así que bendice nuestros corazones y salva nuestras almas
y el aire que respiramos allí abajo, en el agujero del diablo.
Justamente la semana pasada cuando cayó el techo
la explosión  nos atrapó en las profundidades del infierno.

El peso de la tierra se llevó la vida del pobre Tucker,
dejando atrás un bebé y una mujer hambrientos.
Nosotros excavamos con nuestras palas y picos
pero muy pronto la negra enfermedad pulmonar nos atacará.

Así que bendice nuestros corazones y salva nuestras almas
y el aire que respiramos allí abajo, en el agujero del diablo.
Yo trabajo en lo profundo de las montañas del este de Kentucky

Sé que si abandono Harlan todavía con vida, seré más que afortunado
Desearía poder ir a Texas y plantar algunas semillas de algodón
pero mudarse requiere dinero y yo tengo tres bocas para alimentar

Así que bebo este whisky para mi garganta

Uso mi casco y mi saco impermeable.
Temprano cada mañana me paro en fila
esperando para trabajar otra mina de carbón de Kentucky.

 

 

VII CONVENCIÓN CUBANA DE CIENCIAS DE LA TIERRA

VII CONVENCIÓN CUBANA DE CIENCIAS DE LA TIERRA
3 al 7 de abril 2017
Organizadora Profesional de Congresos:
Lic. Mireya Mesa Tamargo
Tel.: (537) 208 6176 / 202 6011 al 19, ext. 1512
E-mail: mireya@palco.cu
Exposición asociada: se realizará en el Grand Foyer del Palacio

Divulgación científica

divulgación

Suelos en la Provincia de Córdoba, Argentina.

Esta publicación debe citarse como:

Sanabria, J.A.;Argüello, G.L.; Dasso, C.2004.”Suelos: indicadores climáticos del Holoceno, en la Plataforma Basculada, Cba, Argentina”. Actas del XIX Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo Paraná. Resumen expandido: pág.356. Trabajo completo en C.D.

 

Suelos indicadores climáticos

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo