Oferta de Beca

Búsqueda de interesado en solicitar una beca doctoral de CONICET

Tema: Icnofábricas de ambientes fluviales y eólicos

Director: Ricardo Melchor, INCITAP, Universidad Nacional de La Pampa

Codirector: Duncan McIlroy, Memorial University of Newfoundland, Canadá

Lugar de trabajo: Departamento de Geología, Universidad Nacional de La Pampa (Santa Rosa, La Pampa)

Descripción: La beca está dirigida a estudiar e interpretar fábricas sedimentarias producidas por bioturbación en sistemas depositacionales fluviales y eólicos de distintas unidades litoestratigráficas de Argentina. El análisis comprende la descripción e interpretación de icnofábricas, identificación de potenciales productores y análisis del ambiente de sedimentación en el cual se desarrollaron. Se buscará identificar el significado estratigráfico y paleoambiental de las icnofábricas, y la potencial importancia para caracterizar reservorios. El análisis de icnofábricas se desarrollará mediante estudios de campo y laboratorio. Estos últimos involucran la aplicación de distintas técnicas incluyendo tomografías computarizadas, resonancia magnética nuclear, secciones seriales, y cortes delgados. Los trabajos de campo se desarrollarán en Argentina, en tanto que la mayor parte de las tareas de laboratorio se desarrollarán en la Memorial University (Canadá) bajo la supervisión del Codirector propuesto.

Requisitos del becario: Graduado o estudiante muy próximo a recibirse en la carrera de Ciencias Geológicas o carreras afines (debería estar recibido al 1 de abril de 2016). Buen manejo del idioma inglés. Promedio de calificaciones superior a 7 (con aplazos). Enviar CV y certificado analítico de la carrera universitaria. Se requiere dedicación de tiempo completo, sólo compatible con un cargo docente simple.

Contacto: melchor.ricardo@gmail.com

Ricardo Nestor MELCHOR

INCITAP-CONICET
Universidad Nacional de La Pampa
Postal address: Av. Uruguay 151,
6300 Santa Rosa, La Pampa, Argentina

Phone: 54 2954 245220/245230 ext 7323
Fax: 54 2954 432535

Red Académica VOIP Argentina; 8187323

Another text from the extraordinary book “Eating dirt”. (Aparecerá traducido al castellano el próximo viernes)

thAs I have already done many times before, I am sharing a new excerpt from a very recommendable book: Eating dirt, by Charlotte Gill.

You can use it to trigger discussions on ecological subjects while teaching, to quote on a written report, or just to enjoy its beauty and accuracy.

The DNA of trees may be very old, but many of today’s forests are relatively new. During the last ice age, plunging temperatures killed off much of the plant life in the Northern Hemisphere. Ecosystems were buried in snow and then plowed under by great accumulations of ice. Glaciers piled up to thicknesses of a mile or more, a mantle so heavy that land surfaces sank below sea level under the weight. As they flowed over the land, these rivers of ice ground down mountains and filled in valleys with scree and sediments…

 …And so, the largest deforestations the globe has ever experienced were caused not by chain saws but by climate change.

It is very important to notice that humans can never be more powerful than Nature itself. Excellent point very well stated by Charlotte.

See you next Monday. Enjoy the weekend, Graciela

 

INTERNATIONAL CONFERENCE ON SUSTAINABLE DEVELOPMENT AND PLANNING

 7th INTERNATIONAL CONFERENCE ON SUSTANIABLE DEVELOPMENT AND PLANNING

Location: Istanbul, Turquia

Dates: 19-21 May.
Venue: Faculty of Architecture, Istanbul, Technical University, Turquia Wessex Institute, UK
Website: http://wessex.ac.uk/spd2015
Mail: gwest@wessex.ac.uk

El Sistema Solar, elementos menores.

En posts  anteriores sobre el tema Cosmos, ya les he venido relatando bastante acerca de los componentes más importantes del Sistema Solar, pero existen también componentes menores o más ocasionales, como los cometas, de los cuales hay un post que deberían leer, y los meteoritos, que fueron explicados con relación a un evento acontecido hace un par de años.

Para completar todo el panorama, sólo resta mencionar el polvo cósmico, y la basura espacial.

¿Qué es el polvo cósmico?

El polvo cósmico no es otra cosa que material finamente dividido, que se mantiene orbitando en el espacio, al escapar del campo gravitacional del cuerpo al cual originalmente pertenece, cualquiera sea éste.

Muchas veces los cuerpos desde los que se desprende polvo cósmico son los cometas, que al tener órbitas tan excéntricas, pueden pasar muy próximos a astros con masa mucho mayor, y que por ende ejercen más fuerza atractiva sobre esas partículas que los acompañan, y las capturan de modo que permanecen en sus áreas de influencia.

Los impactos meteoríticos desprenden también partículas que permanecen en el espacio mientras no sean capturadas por campos gravitacionales lo suficientemente intensos.

Y no son pocos los meteoritos que se desintegran al atravesar las atmósferas de cuerpos estelares, y que generan por ende, otra parte de ese polvo que constituye también parte del sistema.

¿Qué importancia tiene el polvo cósmico?

El polvo cósmico eventualmente llega a la Tierra, sumando anualmente un par de toneladas a su masa, según cálculos bastante conservadores.

Esto por cierto implica que todo el sistema va reacomodando sus distancias, ya que según vimos al analizar la ley de Titius Bode, éstas dependen en buena medida de las masas de los cuerpos involucrados. Por cierto, cambios semejantes ocurren también en otros planetas, con lo cual existe un cierto grado de compensación que hace al equilibrio dinámico que conocemos.

¿Qué es la basura espacial?

Pese a que no tomamos conciencia de ello, existe orbitando a la Tierra una gran cantidad de material de origen artificial que  prestó utilidad alguna vez, pero ya no sirve más y que nunca se retira activamente, de modo que allí dará vueltas por un tiempo indefinido.

Se conoce como basura espacial o SD por la sigla en inglés de Spatial Debrise (desechos espaciales).

Componen ese universo de fragmentos, elementos tales como partículas derivadas de colisiones y explosiones, artículos que los propios astronautas pierden en sus paseos fuera de las naves o desechos originados en las estaciones espaciales, como la MIR (paz, en ruso), que habría dejado atrás más de 200 objetos, inclusive bolsas de basura.

Se estima que hay hasta 200 millones de objetos mayores de un centímetro y unos 300 millones con un diámetro de más de un milímetro alrededor del planeta. Los elementos de mayor tamaño pueden detectarse desde la Tierra con radares y telescopios.

¿Cuál es su importancia?

En primer lugar, implican elementos reflectantes y refractantes que modifican el curso de las radiaciones, lo cual podría tener incidencia en el clima. Además modifican ligeramente los balances de masas en el gran campo gravitacional que define los movimientos planetarios de los que pronto vamos a hablar en detalle en otros posts.

Y por último, siempre son elementos que dadas ciertas condiciones pueden colisionar entre sí, o caer sobre la Tierra.

Por eso, es que se ha comenzado a discutir ya de manera institucional, con la participación de la National Aeronautics and Space Administration (NASA), la Agencia Espacial Europea, el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia, la Administración Espacial China y la Organización de Investigación Espacial de India, entre otros organismos, la posibilidad de recoger esos desperdicios.

Hasta el momento, esa empresa se ha considerado  inviable por su altísimo costo.

Por el momento, es la propia atmósfera la que de modo muy limitado va dando cuenta de algunos de los materiales que al contactar con sus partes más densas se incendian o desintegran por la fricción.

El contacto con las capas más densas ocurre de manera aleatoria cuando las partículas crecen por acreción y la atracción gravitacional crece en consecuencia, o bien cuando a lo largo de los ciclos solares undecenales, la atmósfera tiende  a espesarse.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

Geólogos que escriben ficción.

PICT0064En otras ocasiones, les he presentado geólogos que incursionan en la literatura. También les he presentado textos míos con pretensiones literarias, que versan sobre temas geológicos.

Y hoy se me ocurrió invitarlos directamente a leer mis propios cuentos cortos, todos publicados en diversos libros y revistas nacionales y extranjeras, para lo cual les dejo el link a la categoría Cuentos cortos, de mi otro blog: ¿Y si hubiera una vez?

De esta forma pdrán confirmar que no les mentí en la pestaña Sobre mí de este blog.

Espero que los disfruten para empezar un fin de semana entretenido. Un abrazo y hasta el próximo lunes. Graciela.

P.S.: La foto es de Idaho Falls en USA, en el parque frente al hotel donde me alojaba.

Buscar en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo