Archivo de la categoría ‘Geología en la vida cotidiana’

La Momia del Cerro Chuscha

Hoy vamos a adentrarnos apenas un poco en una disciplina muy entrelazada con la Geología, la Arqueología, lo que nos permitirá de paso conocer algo del marco regional que nuestra propia disciplina ofrece al hallazgo.

¿De qué hallazgo se trata?

Se trata de la momia de una niña de aproximadamente ocho o nueve años de edad, que fue conocida como «la Reina del Cerro», o también como «La hija del Rey Inga», o la «momia de los Quilmes».

Lo que hoy se conserva está en un estado de acusado deterioro, de resultas de numerosas mudanzas que ocurrieron hasta que fue finalmente considerada como patrimonio del estado, ya que hasta ese momento, y durante prácticamente ocho décadas pasaba de mano en mano como objeto curioso para exhibición o como parte de colecciones privadas.


En breve resumen puede decirse que en algún momento entre 1920 y 1922, un baqueano de nombre Felipe Calpanchay, descubre una tumba precolombina y recurre al minero chileno Juan Fernández Salas, quien aprovechando la experiencia propia de su oficio, utiliza dinamita para acceder al interior del enterramiento, donde encuentran la momia junto con algunos objetos que serían parte del ritual funerario.

La momia permaneció en una finca de Tolombón, hasta su venta, en 1922, a Pedro Mendoza, coleccionista que la trasladó a Cafayate para exhibirla, cobrando entrada a los curiosos.

Pasó luego a pertenecer a Perfecto Bustamante, y a su muerte a Absjorn Pedersen. En 1977, el profesor Amadeo Sirolli publica un trabajo titulado «La Momia de los Quilmes», en donde resume las observaciones que ya había realizado en 1924, en la exhibición del primer propietario, pero no se conoce el paradero de la pieza sino hasta 1985, cuando Asbjorn Pedersen vende la momia a un anticuario, que a su vez la vende al odontólogo Carlos Colombano, en cuyas manos permanece como parte de su museo privado «Chavín de Huántar», ubicado en Martínez.

Llega más tarde a la vidriera de un banco en la calle Florida de la Ciudad de Buenos Aires, donde es identificada como la momia perdida hacia fines de la década del noventa. En el año 2001, la Fundación CEPPA, Centro de Estudios para Políticas Aplicadas, adquiere el cuerpo con los pocos objetos aún conservados y realiza los primeros estudios científicos y trabajos de conservación.

A partir de 2006, la momia del Chuscha vuelve a la provincia de Salta por la donación de Matteo Goretti, y hoy se exhibe en el Museo de Arqueología de Alta Montaña.​

¿Dónde se produjo el descubrimiento?

El hallazgo tuvo lugar en una precumbre del cerro Chuscha a 5.175 msnm, dentro del entorno conocido como Nevado del Cajón.

El Nevado del Chuscha o del Cajón se encuentra ubicado sobre el límite meridional de la Provincia de Salta, con coordenadas 26′ 09′ de latitud Sur y 66° 12′ de longitud Oeste, aproximadamente 25 km. al Sudoeste de la localidad de Cafayate.
Este Nevado forma parte del sistema orográfico de la Cordillera Oriental Andina, específicamente en el extremo septentrional de la Serranía del Cajón y tiene una altitud que supera los 5.000 msnm, lo que lo coloca casi 4.000 m por encima del nivel de base del río Santa María que corre por el Valle del Cajón.

¿Que puede decirse de la Geología regional del Valle del Cajón y el Cerro Chuscha?

El Valle del Cajón queda definido entre las Sierras de Quilmes o El Cajón por el este y un conjunto de elevaciones occidentales que comprenden la Sierra de las Cuevas, los cerros Ciro, Laguna Piedrosa, Ciénaga Redonda y Mollar.

Ya que las Sierras de Quilmes se extienden desde el Campo del Arenal en el sur hasta la latitud de Angastaco en la provincia de Salta por el norte, el entorno geológico es en general compartido por esta provincia y la parte norte de Catamarca y. La mayor altura corresponde al cerro Chuscha, que tiene 5.400 m, un poco por debajo de cuya cumbre se produjo el descubrimiento del que hablamos.

Específicamente el Nevado de Chuscha, es un bloque tectónico de basamento cristalino del Precámbrico superior. En 1976 Baldis et al. consideraron que toda la región ameritaba ser definida como una nueva provincia geológica a la que denominaron «Cumbres Calcha social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Una interesante efeméride

Hace apenas un par de días se cumplieron 18 años de un descubrimiento importante, lo que servirá de excusa para salirnos un poco de lo estrictamente geológico, aunque viene al caso, porque a los geólogos nos interesa el contexto del planeta que nos desvela.

¿De qué efeméride hablamos?

El 9 de marzo de 2006, la sonda Casini descubre evidencias de la presencia de agua en estado líquido en Enceladus, uno de los satélites de Saturno.

La sonda Cassini es el resultado de un proyecto conjunto en el que participan la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la italiana (ASI), y se encontraba orbitando Saturno desde 2004.

¿Qué sabemos de Enceladus?

Enceladus, a veces castellanizado como Encélado es por orden de tamaños decrecientes, el sexto satélite de Saturno, con un diámetro muy poco superior a los 500 km.

Se lo conoce desde un tiempo relativamente reciente, ya que fue descubierto el 28 de agosto de 1789 por William Herschel, al aplicar la ley de Titius Bode de la que ya hemos hablado.

La temperatura media de su superficie ronda los -190°C, por lo cual está cubierto por una capa de hielo reciente que refleja casi toda la luz solar incidente, lo que mantiene las condiciones de frío extremo.

Se han observado en él toda una variedad de paisajes de diferentes edades, topografías y seguramente orígenes.

¿Hubo indicios previos a este descubrimiento?

Ya en los años 80 las sondas Voyager pasaron muy cerca del satélite, despertando interés por la presencia de rasgos relacionables con una dinámica hídrica.

Entre 2004 y 2005, la sonda Cassini comenzó una serie de aproximaciones que revelaron nuevos detalles, tales como la presencia de criovolcanes próximos al polo sur del satélite.

En marzo del 2006 pudo establecerse que existen geoformas similares a géiseres, que arrojan emisiones de vapor de agua, algunas otras sustancias volátiles, y también material sólido compuesto en parte por cristales de cloruro de sodio y partículas de hielo.

Ese hielo es en parte responsable de los anillos que circundan a Saturno, pues cuando las emisiones son muy violentas, las partículas heladas escapan a mayor distancia del centro del campo gravitacional, y permanecen orbitando en el espacio exterior del planeta.

¿Cómo se prueba la existencia de agua en Enceladus?

Al aproximarse la sonda Cassini a Saturno, se estableció que el sistema del planeta y sus lunas contiene una gran cantidad de átomos de oxígeno libre. En un primer momento el fenómeno resultó desconcertante, hasta que se descubrió que Enceladus emite gran cantidad de moléculas de agua que se disocian luego en oxígeno e hidrógeno.

Pero lo más interesante es la presencia de iones negativos de agua en el satélite, es decir de átomos con más electrones que protones.

Esos iones sólo se han descubierto hasta ahora en la Tierra,  en Titán, (el satélite más grande de Saturno), en algunos cometas, y en Enceladus. En la Tierra se atribuye la existencia de estos iones negativos a los violentos movimientos del agua en los océanos. Por extensión se asume que debajo de la superficie de Enceladus podría existir un océano que constituiría una capa entre el hielo de la superficie y el núcleo rocoso, cuyo espesor se calcula en unos diez kilómetros.​

¿Qué se puede agregar?

Si bien esto también sucede en otros satélites, en este caso, dado el tamaño del cuerpo, las capas de agua líquida podrían estar a unas pocas decenas de metros bajo la superficie.

En abril de 2017 la NASA confirmó también la existencia de géiseres y fumarolas que expulsan vapor de agua acompañado de elementos químicos que harían factible la posibilidad de vida microbiana.

Si se analiza la confluencia de agua líquida en abundancia, una fuente de energía, y la presencia de moléculas complejas que incluyen átomos carbono en largas cadenas, la existencia o generación de alguna forma de vida es una posibilidad que se está teniendo en cuenta. 

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela. P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

Energía de biomasa y biocombustibles

Ya en otro post anterior mencioné de pasadita la existencia de la energía de biomasa, y hoy es un buen momento para abundar un poco má¡s sobre el tema, y no pensando ya, como en ese post anterior, en términos de alimentación de redes eléctricas sino como combustible para impulsar vehículos y motores en general.

¿Qué se entiende por energía de biomasa y por biocombustibles?

La definición general de biomasa pueden buscarla en el link que les dejé más arriba, y es a partir de ella que se pueden obtener biocombustibles, entendiéndose por tales a aquellas sustancias que acumulan energía a causa de la fijación del carbono biológico en su estructura, por la conversión del dióxido de carbono en una molécula de un organismo vivo. La devolución de esa energía ocurre luego en forma de combustión, razón por la cual los materiales que pueden usarse en ese proceso, se denominan biocombustibles. Es decir que todos los biocombustibles, se generan a partir de organismos vivos y contienen más de 80 por ciento de materiales renovables, lo que los distingue de los combustibles fósiles como el petróleo o el carbón mineral.

¿Cuáles son los biocombustibles comunes?

Según lo dicho más arriba, los biocombustibles, en su sentido más amplio, son todos esos elementos procedentes de materia orgánica viva, que pueden entrar en combustión, lo que hace que la lista sea larguísima, incluyendo elementos como: madera, aserrín, carbón vegetal, residuos agrícolas y domiciliarios, restos de poda y jardinería, etc. etc.

Todos ellos pueden utilizarse sin mayores transformaciones para usos domésticos como calefaccionar o bien cocinar, pero para alimentar los motores de combustión interna, se requieren tratamientos previos, y se trata entonces de biocombustibles en sentido estricto, o mejor aún, de biocarburantes, para evitar confusiones. La conversión desde biocombustibles en sentido amplio a biocarburantes puede hacerse a través de procedimientos térmicos, químicos o bioquímicos.

¿Cuáles son los biocarburantes?

Es un hecho poco conocido, pero no menos real, que los biocarburantes se inventaron casi al mismo tiempo que los propios automóviles. Algunos de los primeros motores diésel funcionaban con aceite de maní, hasta que el descubrimiento de los primeros yacimientos con muy alta producción de petróleo, llevaron al mercado  la gasolina y diésel muy baratos, que reemplazaron por completo a los biocombustibles.

Cuando la demanda creciente elevó el precio del petróleo, y comenzó a preocupar el efecto de los combustibles fósiles sobre el ambiente, la mirada volvió a recaer sobre los biocarburantes como:

  • Bioalcoholes como metanol, butanol, propanol y biobutanol. Se destaca entre ellos el bioetanol, que se obtiene a partir de la fermentación y destilación del azúcar de caña, de remolacha o sorgo; o bien de la sacarificación, fermentación y destilación de diversos cereales.
  • Biodiésel. Es un líquido semejante al diesel fósil, que se produce por la tranesterificación de aceites nuevos o usados, o de grasas animales.
  • Bioéter. Se usa para potenciar los octanajes.
  • Biogás.Como ya dije en otro post, se obtiene por medio de la digestión anaeróbica de desechos biodegradables.
  • Diésel verde. Se produce por hidrocraqueo o hidrogenación de biomasa.
  • Aceite vegetal. Cuando es de baja calidad suele aprovecharse mejor como combustible.

¿Cómo se clasifican los biocarburantes?

Los biocarburantes suelen dividirse en tres grupos: de primera, segunda y tercera generación.

  • Biocombustibles de primera generación: Proceden de materias primas agrícolas. Esto implica algunas desventajas que veremos más abajo.
  • Biocombustibles de segunda generación: también se los conoce como biocombustibles avanzados, porque fueron generados para minimizar las desventajas de los anteriores. Proceden de material orgánico no utilizable para la alimentación humana, desechos como cáscaras de fruta, tallos, virutas de madera, o bien aceite reciclado.
  • Biocombustibles de tercera generación: son un paso adelante más en la industria de los biocarburantes, sumando el uso de microalgas.

¿Cuáles son las ventajas de los biocombustibles?

La primera ventaja es obvia, pues se trata de recursos renovables, con lo que no se priva a las futuras generaciones de su potencial de uso. Por otro lado, cuando se usan cultivos energéticos específicos, su producción implica nuevos pulmones verdes que consumen los excesos de CO2 atmosférico, por un lado y emiten durante su combustión, cantidades de gases de efecto invernadero, hasta 50 o 60 % menores que las que producen los combustibles fósiles. Por otra parte, se pueden generar en volúmenes regulables según la propia demanda, cosa imposible para los combustibles tradicionales. En teoría al menos, su uso mejora la eficiencia de los motores y reduce el desgaste.

Por estas razones, en muchos países está ya regulada la adición de ciertos porcentajes de biocombustibles en las cargas habituales.

¿Cuáles son sus desventajas?

La primera de las objeciones es la competencia por el uso del suelo con los cultivos para alimentación. Y otro tanto pasa con el uso de agua para riego. Ambas circunstancias encarecerían los alimentos de primera necesidad. La eventual deforestación, con el objeto de extender las tierras cultivadas no es  tampoco un problema menor. Es por eso que se investiga muy intensamente para mejorar la calidad de los biocarburantes que no son cultivodependientes, es decir los que eligen su materia prima entre los desechos, y esencialmente los aceites usados, con lo cual también se favorecería la disposición de residuos.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

Reflexiones sobre Petradox, el Enigmalito.

Hace ya muchos años, el Pulpo me envió un libro bastante bizarro titulado Listverse epic de Jamie Frater, que contiene numerosas listas (top tens) de las más diversas características. Como siempre tengo mil lecturas en curso, fue quedando en espera hasta ahora. He encontrado en él más de una cosa que vale la pena comentar en nuestra categoría «Reflexiones varias».

Para hoy he seleccionado uno de los textos que aparecen en el capítulo 1, bajo el epígrafe «Misterios», y en el top ten de artefactos misteriosos, ocupando el puesto 8.

Se trata de el Enigmalito de Williams, también conocido como Petradox.

¿Qué es Petradox?

Lo primero que debo aclarar es que obviamente mi conocimiento no es de primera mano ya que no tengo acceso al objeto en cuestión, de modo que me limito a confiar en la información del libro que les he mencionado y de los sitios web donde he intentado informarme, el más detallado de los cuales menciono más abajo.

Según esa información el enigmalito de Williams, que hoy se conoce como Petradox se encuentra en el interior de un bloque de granito, y presenta el aspecto de un enchufe o conector eléctrico de tres patas.

Se afirma que la edad de la roca en la cual está incluido es de unos 100.000 años, y se dice también que el artefacto habría existido ya en tiempos de la formación de la roca.

¿Dónde y cuándo se descubrió este artefacto?

Según lo que se relata, el enigmalito fue descubierto en 1998 por el ingeniero electricista John. J. Williams durante un paseo por la naturaleza en algún lugar de Norte América cuya exacta ubicación nunca fue mencionada por el ingeniero.

No obstante sí señaló que distaba de todo asentamiento urbano, aeropuerto, complejo industrial o plantas mineras o nucleares.

Desde entonces ha habido ofertas de hasta 500,000 dólares- según el propio Williams- para comprar el objeto, que él se niega a vender. No obstante, aseveró que lo pondría a disposición de cualquier investigador con dos condiciones: que no se lo someta a tratamientos invasivos, y estar él presente durante la investigación

¿Qué características tiene?

Según lo informado, no es ninguna forma curiosa de acreción, concreción, pumita, ni fósil de origen natural. Tampoco contendría ninguna resina conocida, ni cemento o matriz que no sean propios del granito o su equivalente efusivo, la riolita.

El supuesto enchufe tiene aproximadamente 8 mm de diámetro, con puntas de unos 3 mm de altura y alrededor de 1 mm de ancho, que se ubican a distancias de 2.5 mm una de otra.

El Petradox presenta débil atracción magnética y las lecturas del Ohmímetro apuntan a un circuito abierto o bien a una alta impedancia entre las puntas.

En apariencia no está hecho de madera, plástico, metal o goma que haya podido identificarse.

En razón de que Williams no ha permitido otras maniobras, sólo se ha sometido el objeto a inspección con Rayos X, los que mostraron una estructura opaca en el centro de la roca.

Por otra parte, la presencia de manchas aparentemente metálicas alrededor del artefacto han sido explicadas por Williams como la posible fusión de un metal preexistente que habría salpicado el entorno del objeto.

¿Qué observaciones pueden hacerse desde un conocimiento geológico y desde el sentido común?

Insisto en que todo mi análisis es meramente sobre la información bibliográfica a que tuve acceso, ya que nunca tomé contacto con el objeto, pero aun así me llaman la atención los siguientes puntos.

  • Es extraño el secreto respecto al lugar del hallazgo. Conocer la ubicación permitiría afirmar si el objeto tiene o no relación con la litología del lugar, descartando su posible colocación intencional en un sitio dado. Eso también impide conocer el grado de estabilidad o inestabilidad tectónica y petrológica del lugar, lo que daría explicaciones, o por el contrario establecería una contradicción con el estado actual del artefacto.
  • Es extraño también que se hable de precios cuando no hay intención económica detrás del hallazgo.
  • También llama la atención que el fortuito hallazgo haya sido hecho precisamente por un profesional que trabaja con la electricidad, nunca por un lego.
  • La forma del bloque parece tener un redondeamiento propio de una larga historia de erosión que no aparece visible en el artefacto mismo. O podría tratarse de un bloque de origen eruptivo y no de un granito, como se lo describe.
  • Un lapso de 100.000 años es más que suficiente para que el objeto de interés muestre algún grado de desgaste, corrosión, corrasión, afectación por la biota o una combinación de efectos de la meteorización y/o erosión, que sin embargo brillan por su ausencia. Sobre todo llama la atención que las patas salientes no se hayan siquiera doblado o deformado en un lapso temporal tan largo.
  • Es llamativo que se informe una edad sin hacer alusión alguna al método empleado para tal determinación, y sin especificar si son estimaciones de edades relativas o absolutas. Tampoco se menciona el margen de error, que siempre se agrega como un +/-.
  • La explicación de las manchas metálicas no resulta convincente y puede dar lugar a especular con una eventual soldadura artificial para instalar el objeto.
  • Si el objeto verdaderamente existía- como se afirma- en el momento de solidificación de la roca, es muy extraño que la temperatura original del magma que lo habría incluido, y que nunca pudo ser menor a los 600° C, no haya afectado al enchufe, o al menos eliminado su campo magnético.

En fin, para mi gusto demasiadas preguntas sin respuesta, que no me permiten descartar una posible intención de fraude.

Un abrazo y hasta el próximo miércoles, con un post informativo. Graciela.

Si este post les ha gustado como para compartirlo, por favor mencionen la fuente porque los contenidos del blog están protegidos con IBSN 04-10-1952-01.

La imagen que ilustra el post y gran parte de la información proceden de este sitio.

Novedades de Vaca Muerta

Sabrán ustedes que estoy suscripta en numerosas publicaciones técnicas y científicas para mantenerme actualizada pese a los años que llevo disfrutando de mi jubilación.

En una de esas publicaciones se menciona cierta información que debemos seguir con atención. Por el momento, sólo les presento un breve resumen de lo que desde la fuente de Vaca Muerta News podría estar encendiendo alguna alarma, que para que no sea infundada merece mayor análisis, cosa que quedará seguramente a cargo de los profesionales del propio yacimiento, pero de cuyos resultados me iré informando para transmitirlos a ustedes.

Según información del 6 de diciembre pasado, había habido a fines de noviembre dos sismos, y otro el 4 de diciembre, todos con hipocentro en la cuenca neuquina.

El último de los acontecimientos mencionados tuvo lugar a las 3,45 horas, con magnitud 3,3 Richter, que si bien es muy baja, implicó un crecimiento respecto a los eventos anteriores. La profundidad estimada era de 12 km, es decir que se trata de un terremoto muy somero, razón por la cual se especula con la posibilidad de que la explotación por el método de fracturación hidráulica, o fracking podría tener algún grado de incidencia al disparar eventos sísmicos, siempre que las condiciones naturales estén dadas.

No obstante es también importante mencionar que la sismicidad se manifestó en algunos casos cuando ya habían pasado entre semanas y meses desde las operaciones extractivas. En resumen se trata de un tema que requiere seguimiento y monitoreo estrecho antes de arriesgas conclusiones. Nos mantendremos atentos y llegado el caso les contaré lo que resulte de esas observaciones.

Un abrazo y hasta el próximo miércoles, con un post informativo. Graciela.

Si este post les ha gustado como para compartirlo, por favor mencionen la fuente porque los contenidos del blog están protegidos con IBSN 04-10-1952-01. La imagen que ilustra el post es de este sitio.

buscar en el blog
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Archivo