Geología General o Dinámica.

geolog-gral-o-dinamicaExiste comúnmente la casi dogmática convicción de que el “medio físico”, tal como suele denominarse al entorno geológico, es inalterable e inmóvil. Tanto es así, que en muchos textos de nivel primario y secundario, se alude a él como “el medio inerte”, y esta ilusión sólo se tambalea ante acontecimientos relativamente puntuales en el tiempo y el espacio, como pueden ser las erupciones volcánicas, los sismos, avalanchas o inundaciones.

No obstante, si bien sus efectos pueden ser espectaculares, las catástrofes mencionadas no son más que ocasionales y restringidas manifestaciones de una serie de procesos (proceso= sucesión de cambios y fenómenos relacionados entre sí) mucho más significativos por su ubicuidad y permanencia.

 Toda esa parte de la geología que se ocupa precisamente de dichos procesos, es la que se conoce como Geología General, o Geodinámica, que a su vez se divide en externa e interna, según a cuál de los ciclos dirija su atención preferente. Esto lo pueden ver en el cuadro ilustrativo, recortado de uno que ya les presenté en un post anterior, cuando hablamos de los objetos de estudio de la Geología.

 Lo dicho precedentemente implica que existen dentro de la dinámica geológica, dos grandes ciclos interdependientes, pero claramente diferenciados. Ellos son el ciclo endógeno y el ciclo exógeno.

 El ciclo endógeno ocurre en el interior de la Tierra, a profundidades suficientes como para que la atmósfera carezca de influencia, ya que inclusive la energía movilizadora es de origen interno, y se conoce como energía geotérmica, cuya génesis, historia, distribución y efectos son todos temas apasionantes a degustar lentamente en sucesivos posts.

 Sus grandes manifestaciones son el vulcanismo o los terremotos, por mencionar sólo las más conocidas, pero también incluyen la tectónica, el metamorfismo, la movilización de las placas, la isostasia, y otros muchos fenómenos que iremos aprendiendo a comprender de una manera tan indolora como sea posible .

 El ciclo exógeno, en cambio, ocurre en la superficie, y su fuente energética prioritaria es la radiación solar. En efecto, es ella la que ingresa superficialmente a la Tierra, grandes cantidades de energía, que provocan efectos múltiples y relevantes para los procesos geológicos.

 Uno de ellos es la producción del viento, que en última instancia es generado por diferencias en las presiones atmosféricas, que derivan a su vez de desigualdades térmicas, resultantes de un irregular destino de la radiación entrante.

 Es también la energía solar, la responsable de fenómenos como la evaporación y la evapotranspiración, de importancia innegable en el ciclo del agua en la naturaleza.

 Y ya se sabe que el agua interviene activamente en la alteración de la superficie terrestre.

 Hay también injerencia solar, en el complejo ciclo de las mareas, en la producción de olas, en las alternancias de hielo y deshielo, en el avance y retroceso glaciario, y en muchos intercambios físicos, químicos y biológicos, que sería largo enumerar, pero que inciden en mayor o menor medida en los procesos geológicos superficiales.

 Los dos ciclos-endógeno y exógeno- interactúan y se modifican mutuamente generando un ciclo mayor y mucho más complejo, que también deberemos desentrañar.

 Cabe señalar que si bien los términos endógeno ( del griego: endo= dentro y genesis= engendrado u originado) y exógeno ( también del griego: exo= fuera y genesis= engendrado u originado) parecen centralizar la mayor diferencia entre ambos en su lugar de origen, esta percepción puede dar lugar a falsas interpretaciones, ya que muchas veces los fenómenos exógenos se extienden muchos metros por debajo de la superficie, y los endógenos a su vez, pueden iniciarse en zonas profundas, pero tener continuidad en la superficie.

 Ejemplos de ambas situaciones son la evolución de un suelo, y el vulcanismo, o los geysers respectivamente.

 Esta dualidad se salva fácilmente cuando se separan ambos ciclos en función del origen de la energía que los alimenta, como ya adelanté más arriba.

 Insistamos a modo de resumen, que el “motor” de todo el ciclo exógeno es la radiación solar, que llega desde afuera, y el del ciclo endógeno es la energía geotérmica que nace dentro de la propia Tierra.

 Habrán notado, por otra parte que sólo hemos avanzado un paso dentro del cuadro, todavía debemos seguir explicando las divisiones internas en posteriores entregas.

 Este texto ha sido ligeramente modificado de:

 ARGÜELLO, Graciela L. 2002. Cuadernillo didáctico correspondiente al Programa de Postitulación en Ciencias Naturales de la F.C.E.F y N. Dpto de Enseñanza de Ciencia y Tecnología. Universidad Nacional de Córdoba. Proyecto: Módulo LOS RECURSOS SUELO Y AGUA. Trayecto: Ciencias de la Tierra. Nivel II. I.S.B.N.: 987-9406. Versión corregida, aumentada y actualizada. 86 pp.

 

 
 

 

 

 

Los dejo hasta el próximo post, con un geodinámico abrazo. Graciela

2 comentarios para “Geología General o Dinámica.”

  • dardo pessio dice:

    no me llegan mas sus interesantes articulos e informaciones, por que?, muchas gracias, espero su respuesta

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Dardo, ya mandé un mail con la explicación, pero por las dudas no lo hayas recibido, te vuelvo a explicar. Para recibir los articulos hay que suscribirse en la pestaña correspondiente de la página de inicio. Una vez suscripto llegarán todos los posts, que son tres por semana. Obviamente no tiene costo. Saludos Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo