El equipo de campo. Primera parte: la indumentaria

A continuación describiré una indumentaria que puede parecer excesiva si se está pensando en un paseo recreativo de un par de horas en la naturaleza, pero para el que va a pasar largo tiempo de trabajo al aire libre, con momentos de caminata y prolongadas paradas sin protección alguna, recolectando información o muestreando, puede hacer toda la diferencia entre una sensación confortable o definitivamente incómoda.

  • Graciela luce un modelito de Piedr Campin
  • Son elementos imprescindibles:

    Calzado adecuado.
    El mejor es el borceguí de caña alta que protege de espinas, humedad, ataques de ofidios y torceduras además de ser cómodo y duradero. De no contar con él, buenas zapatillas de trekking, o calzados deportivos en general. La modesta alpargata puede ser la última de las opciones aunque sólo por la comodidad ya que no es protección suficiente para ninguno de los riesgos mencionados.

    Mochila liviana, de tamaño adecuado al equipo a llevar y al físico de quien la cargue, preferentemente con numerosos compartimentos para ordenar el material de manera adecuada.

    Sombrero. Siempre, aun en días nublados, ya que no sólo sirve para evitar insolaciones sino también para no andar dejando media cabellera enredada en las ramas (quien la tiene, claro) si se debe atravesar un monte más o menos cerrado.

    (En la foto, Graciela luce un modelito de Piedr Campin)

    Ropa adecuada. Ello incluye normalmente el infaltable vaquero de jean. Si bien hoy se usa mucho también el jogging y prendas similares, aun a riesgo de parecer anticuada, sigo recomendando los pantalones de tela gruesa porque son mejor protección contra espinas y raspones en las rocas.

    Es conveniente el uso de mangas largas y pantalones largos, hasta en días de calor, para evitar quemaduras de sol, picaduras de mosquitos y arañazos con la vegetación. Cuando se para a comer y descansar en un lugar a la sombra y limpio de monte, se puede prescindir de esa protección, para lo cual conviene tener bajo la camisa de mangas largas, una prenda tipo musculosa que además absorbe la transpiración en las caminatas.

    Abrigo suficiente según el estado del tiempo. Aun en los días más calurosos, es importante llevar una campera extra, preferentemente impermeable y liviana por cualquier eventualidad.

    En zonas muy frías, el abrigo incluye guantes y eventualmente un cuello de polar que puede levantarse hasta cubrir la nariz y boca.

    Siempre es conveniente recurrir al sistema de capas superpuestas que permiten ir adecuando el abrigo a los cambios de temperatura a lo largo del día, y según se entra en calor con las diversas actividades.

    Es preferible usar, por ejemplo: remera, camisa fina, chaleco, pullover delgado, camperita liviana y camperón grueso, antes que una camisa de franela, un pullover gordo y una campera, que pueden resultar sofocantes a mediodía.

    La primera opción permite ir regulando el abrigo necesario sin perder nunca la sensación de confort, no así la segunda. Todas las prendas deben ser lo suficientemente livianas como para que no sea incómodo luego, cargarlas en la mochila.

    Cuando se habla de abrigo, además no se piensa sólo en la temperatura desde la cintura hacia arriba sino de todo el cuerpo, de modo que también debe atenderse al aislamiento debajo del vaquero, con una o dos medibachas las mujeres, y calzoncillos largos los hombres…o viceversa, bah, como más les guste.

    Las medias y plantillas de lana también deben tomarse en cuenta.

    Obviamente todo ese abrigo deberá adecuarse a la época del año y lugar a dirigirse. No irán a cargar todo eso si van a una campaña de verano en el trópico. ¡A ver si usan un poco su propio criterio! No esperarán que yo le solucione la vida a cada uno y en cada eventualidad…

    Cuando el clima es más benigno, una opción excelente como abrigo es la campera de jean, porque protege de todo y es terriblemente duradera. La que yo tengo,  y  que ven en el header, me acompaña desde la época en que estudiaba, y sigue gozando de perfecta salud, y eso que ya han pasado eones desde que la compré.

    Como medidas accesorias, los anteojos para sol serán útiles aun en días nublados, si se trata de zonas ventosas con sedimentos sueltos, para protegerse de las partículas de polvo.

    Lo que no conviene llevar al campo son anillos, cadenas o brazaletes que pueden engancharse en alguna rama y provocar accidentes muy tontos. Por la misma razón, también el cabello largo debe recogerse o colocarse dentro de la gorra, ya que además incomoda en el trabajo.

    Por supuesto, en situaciones muy especiales, habrá equipos de uso indicado de manera específica, tales como casco de minero para entrar en una caverna, galería o socavón, o zapatos claveteados para zonas glaciarias, pero eso ya será motivo de comentarios en otros posts.

    Ahora, si con todo esto todavía prefieren andar de bermudas y hawaianas cuando intentan subir al Aconcagua es su problema, yo ya los dejo advertidos, y nos vemos en el próximo post. Graciela.

    10 comentarios para “El equipo de campo. Primera parte: la indumentaria”

    • dayana dice:

      En esa foto pareces empleada de Epec descolgando ganchos, jajaja.

      Muy informativo el post.

      Con ánimo de aporte, aunque de geóloga solo tengo a la vívora de mi suegra 😛 , hay que recordar que otra cosa importante del calzado es el tipo de suela: las suelas lisas no sirven para andar en lugares con desniveles o rocosos. Es mejor contar con suelas como las de calzado de trekking, como indicás en el post, que tienen un diseño que ayuda a trabarse en la rugosidades del terreno.

      Me alegro que no haya aparecido Panchita comentando cosas.

      Saludos

    • Graciela L.Argüello dice:

      Hola Dayana Sí, tenés razón, el tema de la suela es importante, y aunque está implícito en los borceguíes y el calzado de trekking, he mencionado otras alternativas donde debería haberlo aclarado. Gracias por tu aporte, y felicitaciones por la maravillosa suegra ofídica que tenés. Un beso Graciela

    • Muy interesante tu Sitio

    • Graciela L.Argüello dice:

      Gracias, Alfonso, y bienvenido al blog Un beso Graciela

    • Sandra dice:

      Me encanto este post sobre la indumentaria. te comento que en Perú tenemos regiones donde los geologos preferimos usar los pantalones convertibles (de esos que se sacan las piernas). Por otro lado, tambien es muy útil llevar un poncho de agua, sobre todo en zonas de lluvias torrenciales.
      Saludos y felcitaciones pro tu blog!!

    • Graciela L.Argüello dice:

      Hola, Sandra, en efecto, llevar un poncho para el agua es importante, sobre todo donde las precipitaciones son convectivas, y por ende de muy rápida formación, La opción de los pantalones con pernera desmontable es excelente, y te aseguro que estaba convencida de haberlos mencionado, Gracias por ambos aportes. Un abrazo, colega

    • aurora dice:

      Hola Graciela! muy interesante tu post. Hace poco he tenido ganas de comprarme unas botas militares goretex o un calzado goretex ¿me recomiendas ese tipo de calzado para una salida de campo? ^^

    • Graciela L.Argüello dice:

      Hola Aurora, más allá de la marca, si tienen caña alta, puntera reforzada, suela con buen agarre y son impermeables, están bien. Por supuesto, además te tienen que quedar cómodas a vos. No todos prefieren el mismo tipo de calzado. Un abrazo, Graciela

    • aurora dice:

      muchas gracias! me ha servido de mucho!

    • Graciela L.Argüello dice:

      Pues no puedo menos que alegrarme de serte útil, Aurora.

    Deja un comentario

    Buscá en el blog
    Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
    Archivo