Leyenda del Señor de los Temblores en Perú – El mito y la geología

350px-cathc3a9drale_de_cuzco_dc3a9cembre_2007_-_vue_de_faceEn un reciente viaje a Perú, y visitando monumentos históricos, tomé contacto con esta creencia popular, que aunque me valga una lapidación pública, no puedo menos que analizar desde la Geología de manera desapasionada.

Primero les cuento de qué se trata.

Existe en Cuzco una gran devoción por el Señor de los Temblores, llamado también Taytacha Temblores (Tayta: “padre, señor”; -acha: diminutivo),  que es por otra parte, el Patrón Jurado del Cusco, y que hace alusión a una efigie de Cristo, tallada en madera oscurecida por el humo de las velas, propias de la devoción religiosa.

Me explicaron también que cada Lunes Santo tiene lugar una importante procesión por la ciudad, y si bien yo no he tenido la oportunidad de observarla, me cuentan que desde los balcones de las casas, muy ornamentados para la ocasión, se arrojan pétalos de ñucchu, una flor silvestre que crece en el lugar.

Ahora sí veamos el por qué de tan generalizada admiración por la imagen.

A finales del mes de marzo de 1650 un terremoto asoló la ciudad, y en el medio del pánico y la destrucción reinante, alguien decidió acudir a la fe religiosa, y se sacó en procesión ese Cristo negro, que no tenía hasta entonces la convocatoria que hoy tiene.

Cuentan, que al salir en andas, el movimiento telúrico cesó al instante.

Más tarde fue colocado en la puerta de la Catedral para proteger a la ciudad de las posteriores réplicas del sismo, que ya no fueron igualmente catastróficas.

Y ahora sí, permítanme desilusionar un poco a los creyentes.

Punto 1, los sismos, son por definición, liberaciones de energía,bruscas y repentinas, pero breves. Vale decir, entonces, que en el tiempo que llevó sacar la efigie y organizar la procesión, el sismo habría cesado de todos modos, así hubieran sacado a pasear al monaguillo.

Es sencillamente lo habitual en un terremoto, más de dos o tres minutos no dura el movimiento principal. Es más, casi siempre es de apenas segundos.

Punto 2, las réplicas también según este mito poular fueron menos catastróficas por la mediación del señor de los Temblores, y sin embargo cabe acotar, que también es normal que las réplicas sean de menor magnitud, porque ya hubo una liberación previa de la energía acumulada, lo que hace que ésta se haya disipado en parte.

Punto 3.  Sé que van a saltarme a la yugular, diciéndome que muchas veces las réplicas provocan tantos o más daños que el terremoto principal.

Pues acá debo acotar que en ese caso se conjugan dos cosas: la reactivación de daños estructurales ya preparados en el primer temblor, y la situación generalmente precaria de gente sin refugio, mal preparada y en situación de pánico.

Por último les recuerdo, que como señalé al presentar el concepto de catástrofe, su medición no es objetiva, y el concepto mismo es muy antropocéntrico.

Este post inaugura la etiqueta Geología y mitos populares, pero estoy también preparando posts de un tema parecido, bajo otra etiqueta que será Geología y Mitología, en la que haré alusión a las creencias menos espontáneas, que implican acervos culturales muy elaborados, como los de los griegos o los romanos, por ejemplo.

 Los espero el miércoles, y disfruten hasta entonces, tanto como la Geología les permita. Un abrazo, Graciela 

9 comentarios para “Leyenda del Señor de los Temblores en Perú – El mito y la geología”

  • Miguel Vera dice:

    Muy buen post Graciela, ojalá nomás no te lluevan las quejas. 😀 ¿Cuándo estuviste por acá? Si regresas no olvides pasarnos la voz para reunirnos un día.

  • Cristian dice:

    En la dirección que les dejo al final del mensaje hay un estudio interesante acerca del Diluvio Universal que relata la Biblia discutido desde un punto de vista geológico. Hay puntos muy interesantes, otros (según mi humilde opinión) discutibles, en fin leanlo a ver que opinan…un poco extenso nada mas pero vale la pena…

    http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/objecionesgeo.html

  • Miguel y Cristian, debo decirles a ambos que no les temo a las críticas que pueden llegar a lloverme, después de todo, soy una iconoclasta por vocación. De hecho, en mi otro blog, estoy subiendo por capítulos mi libro “Un dios para cada uno”, que ya es motivo suficiente para que algunos clamen por mi incineración en la hoguera.
    A Miguel, le cuento que estuve en agosto en Perú,y he vuelto enamorada de esa tierra, y a Cristian, gracias por el link; ya paso a verlo (el diluvio es parte de los mitos sobre los que quiero hablar )
    Un beso a ambos, Graciela

  • Sandra dice:

    Una excelente explicación Graciela. En el Perú somos creyentes de mitos y leyendas por tradición, asi que no es de extrañar la fe en Cuzco al “Señor de los Temblores” asi que no creo que los devotos se opongan a conocer la verdad sobre el orígen de su patrono (asi llamamos aqui a los santos.

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Sandra, esas cosas le dan sal a la vida, siempre que uno no las tome como verdades científicas. Un abrazo, Graciela

  • Rubén Tupayachi dice:

    Buen artículo, yo vivo en Cusco y me agrada saber que la geología desmiente el “milagro”. Comparto tu artículo.

  • Graciela dice:

    Gracias, Rubén, a mí me encantó Cusco, y allí conocí la leyenda, y por eso quise explicarla. Un abrazo Graciela

  • Ana Luz dice:

    Dos veces he ido a Cusco me gusta mucho y si Dios quiere estaré nuevamente por esa linda ciudad por el mes de Octubre. Sus ruinas, Machupichu Saysahuaman, sus templos todo maravilloso, su religiosidad es muy grande y se respeta la fe mueve montañas.
    Para todos un fuerte abrazo y suerte.

  • Graciela dice:

    También a mí me apasionó Cusco, Ana Luz.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo