¿Qué es un atolón? ¿Qué es la Gran Barrera de Coral? Parte 1.

arrecife coralino En el post de hoy, estoy ya preparando información para el que sigue, que será bastante pintoresco, pero que requiere algunos conocimientos previos, y que son precisamente los que presento aquí.

¿Qué es un atolón?

El atolón es una forma particular de arrecife, que por ser la más compleja es también la más mencionada en la literatura en general, aun cuando a veces se usa su nombre de manera inapropiada.

Efectivamente, es bastante habitual que se extienda el uso de la palabra atolón a todos los arrecifes, aun cuando no cumplan el más básico de los requisitos que tal nombre exige y que más abajo detallo.

¿Qué es un arrecife?

Existen por lo menos dos aproximaciones distintas al término, una biológica y otra geológica.

Para los biólogos un arrecife es un ecosistema extremadamente complejo que alberga una gran biodiversidad, ya que proporciona -ya sea en su propia constitución o en su entorno dinámico- el espacio vital de casi un millón de especies marinas diferentes.

Los arrecifes incluyen actualmente un conjunto de organismos marinos sésiles y coloniales, principalmente corales y algas, a los que se agregan esponjas, bivalvos, etc. Todos prosperan en zonas someras de temperaturas cálidas, y forman estructuras rígidas resistentes al oleaje.

Los geólogos, en cambio, consideramos a los arrecifes como un modo de construcción sedimentaria y organógena de terrenos y paisajes, particularmente interesantes como geoindicadores climáticos y como relojes geológicos. Su valor como ecosistema es solamente uno más para nuestro abordaje.

En definitiva, geológicamente, un arrecife es una masa rocosa carbonática, restringida lateralmente y con relieve topográfico positivo sobre el fondo marino en el que se asienta.

Los más antiguos de los arrecifes estaban compuestos exclusivamente por algas verde- azuladas, o cianofitas (hablamos de dos mil millones de años atrás) y los terrenos que generaban se conocen como estromatolitos.

Más tarde se le fueron adicionando foraminíferos, briozoos, espongiarios, etc. y mucho más tardíamente, hace unos 480 millones de años, aparecieron los corales, que casi se apropiaron del nombre “arrecife” por ser tan llamativos y valiosos como gemas.

En el glosario geológico, el arrecife se denomina también biohermo, término derivado del griego: bio (βίος) =vida y herm (ἕρμα) = barrera o escollo.

Los biohermos resultan dominantemente calcáreos porque la mayoría de los organismos que los componen generan exoesqueletos de carbonato de calcio a partir de las sales disueltas en el agua. Por esa razón se trata de estructuras marinas, ya que requieren aguas saladas, que además deben ser someras, ya que la energía para producir los cambios es solar, y por ende la profundidad de formación de un arrecife se ve limitada por la de la penetración de la luz desde la superficie, y no va más allá de los noventa metros.

Siempre desde la mirada del geólogo, el arrecife, pese a que muchas veces se menciona como “arrecife coralino” sólo en un diez por ciento aproximadamente está formado por corales activos, el resto es material detrítico resultante de la rotura por el oleaje de las colonias biológicas primitivas, más todo depósito químico o terrígeno que quede atrapado en el complejo. A esa masa se la conoce también como biostroma o biostromo.

¿Qué tipos de arrecifes existen?

Toda vez que les presento una clasificación les recuerdo que siempre hay muchas diversas posibilidades a la hora de confeccionarla, según cuáles sean los criterios seleccionados. Y este caso no es una excepción, ya que en efecto la terminología varía de autor en autor y a veces se llega a una profusión de categorías tal, que sólo se genera confusión.

Por eso yo limito los tipos de arrecifes a los tres clásicos, que la mayor parte de los autores incluyen ineludiblemente en sus propias taxonomías.

  • Arrecifes Costeros O Bordeantes: se extienden desde la orilla continental o insular hasta el mar abierto. Son los más comunes, y por su ubicación son los que se encuentran más amenazados por las actividades humanas. El más extenso se encuentra en el Mar Rojo y se prolonga aproximadamente por 400 Km.
  • Los Arrecifes Barrera: son aquéllos que no bordean las costas actuales, sino los límites de la plataforma continental. Por esa razón se encuentran a veces a gran distancia de la línea de la orilla, y dejan entre ésta y el arrecife mismo, espacios suficientes para albergar lagunas generalmente profundas, en cuyos fondos se depositan sedimentos de variados orígenes. La Gran Barrera de Coral de Australia pertenece precisamente a este grupo, y es el más grande de los existentes, ya que alcanza unos 2.000 Km de longitud paralelamente a la costa, un ancho de entre 15 y 350 km,  y cubre un área estimada en 225.000 km2.
  • Los Atolones: crecen en forma de anillo rodeando una laguna, que para que el arrecife se considere un verdadero atolón, debe tener no menos de 30 metros de profundidad. Por lo general se encuentran lejos del continente y pueden elevarse desde profundidades de cientos o miles de metros desde el fondo. Como esto parece contradecir las exigencias biológicas de los corales- que enumeré en el post que les mandé ya a visitar- amerita una explicación que será motivo del post que subiré el próximo lunes como continuación del presente.

En ese post responderé a las siguientes preguntas:

¿Cómo es la estructura común de un atolón?

¿Cómo se forman los atolones?

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

P.S.: La foto que ilustra el post la he tomado en el arrecife costero de Isla Mujeres, en el Caribe Mexicano.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo