Otra controversia de la historia: Plutonistas versus Neptunistas.

La historia de la geología está jalonada por numerosos debates, donde posiciones extremas y aparentemente imposibles de conciliar enemistaron a brillantes científicos, sólo para que al avanzar el conocimiento se comprobara, que ambos grupos tenían una parte de razón.

En efecto, cada uno más que equivocarse, lo que hacía era defender una porción pequeña de una realidad que incluía todas esas visiones parciales, y otras muchas más, en un rompecabezas mucho más grande.

Como si un grupo dijera “el gato es una cola”, y otro dijera “el gato es un bigote”, simplemente porque cada uno tiene en la mano esa parte del cuadro; pero el dibujo con la figura entera del gato incluye tanto la cola como el bigote, y también el lomo, las orejas, las patas etc.

Y eso es lo que pasó también con esta controversia histórica , pero vayamos por partes.

¿Qué postulaba el Neptunismo?

Esta escuela de pensamiento surgió hacia finales del siglo XVIII y sostenía que las rocas se debían a la cristalización de minerales en los océanos muy poco después de la Creación.

Por esta razón, recibió su nombre en alusión al dios Neptuno, que los romanos consideraban la representación del mar.

Este pensamiento, que luego sería desafiado por otra corriente antagónica, fue en su momento verdaderamente revolucionario, porque de alguna manera se despegaba de las concepciones bíblicas según las cuales, el mundo había sido diseñado como un todo completo en el acto mismo de la Creación. Además, no se fundamentaba en las Escrituras, sino en pruebas recopiladas, como los fósiles, por ejemplo.

No obstante, aun cuando no haya sido ésa la intención, de algún modo reforzó otras teorías dominantes, como ya veremos en seguida.

¿Quién lideraba el Neptunismo, y a quiénes atraía?

El padre fundador de esta teoría fue Abraham Gottlob Werner quien en ese tiempo se desempeñaba como inspector de minas  en Sajonia. Era además profesor de minería y mineralogía en el centro más destacado de estudios geológicos de la época: la academia de minería de Freiberg.

Los fundamentos de la teoría Neptunista aparecen en su texto “Breve clasificación y descripción de las rocas” (1787), en el que reemplaza el criterio de clasificación geológica basada en los diversos minerales presentes, por una aproximación con más pretensiones genéticas, y de allí la interpretación del origen de las rocas.

Toda su concepción parte de asumir un planeta originalmente cubierto de agua, medio en el que se habrían formado las diversas rocas, ya sea por sedimentación mecánica o cristalización química.

Si bien esto no responde a la postura eclesiástica de un único acto creativo, sí resultó atractivo como fundamento “científico” para demostrar la ocurrencia del diluvio universal, razón por la cual consiguió la adhesión de muchos estudiosos que intentaban conciliar religión y ciencia.

¿Qué postulaba el Plutonismo?

Esta teoría resulta inicialmente opuesta al Neptunismo, ya que asume que las rocas se originan mediante procesos  de cristalización y enfriamiento de los materiales (inicialmente sometidos a gran presión y temperatura) que alimentan a los volcanes, razón por la cual es también común denominarla Teoría del Vulcanismo.

El nombre le fue asignado como una simetría al de la teoría opuesta, y hace referencia al dios de las profundidades de la Tierra: Plutón, según los griegos. Tiene su correspondencia en Vulcano de la mitología romana, y de allí los dos nombres que se usan para esta escuela de pensamiento.

¿Quién lideraba el Plutonismo, y a quiénes atraía?

Si bien ya se la reconoce en las descripciones de Anton Moro (1687-1750), al informar sobre sus estudios en islas volcánicas, fue James Hutton quien la sistematizó y formuló más acabadamente, en su publicación editada por la Royal Society Transactions de Edimburgo en 1788.

Este modo de mirar la realidad fue particularmente atractivo para  los grupos con mayor independencia de la religión, ya que mientras el Neptunismo daba sustento a narraciones como el diluvio, el Plutonismo implicaba ciclos y tiempos reñidos con la “verdad revelada”

De hecho, el propio Hutton fue más atacado bajo el estigma de ateo, que refutado con pruebas científicas.

¿Quién era Hutton?

James Hutton es sin duda una figura de primera magnitud en la Historia de la Geología, y a él se debe también la Ley del Actualismo de la que ya les he hablado, y que es fundamental para la ciencia que nos ocupa.

Nació en Edimburgo el 14 de junio de 1726, y murió en la misma ciudad el 26 de marzo de 1797. Fue geólogo, médico, naturalista, químico y granjero.

Revolucionó el concepto de tiempo, al postular edades que excedían con mucho la antigüedad aceptada ´para la Tierra.

Tan revolucionaria fue su concepción científica que su obra en tres Tomos, Theory of the Earth sólo terminó de publicarse más de 100 años después de su fallecimiento, cosa que se atribuye a una especie de censura no abiertamente declarada.

Tal vez, uno de los rasgs que lo distinguieron de casi todos los restantes naturalistas de su época, fue su afán por recopilar pruebas y su intento generar con ellas una teoría integradora, sin ideas preconcebidas.

¿Cómo y cuándo se cerró el debate?

Digamos que con un empate, como casi siempre pasa.

Efectivamente, la controversia se prolongó en el tiempo, y sólo hacia 1862, se definió al fin la parcialidad de ambas, puesto que hoy se sabe que algunas rocas se originan en el mar, o en todo caso, con más amplitud, en fenómenos de sedimentación;  otras en el magma, y hay otras que ninguna de las anteriores escuelas había mencionado: las metamórficas. Y eso sin contar algunas interesantes transiciones.

La definición final de los tres grandes grupos de rocas fue por primera vez presentada por el Prof. Bernhard von Cotta.

¿Quién era Cotta?

Carl Bernhard von Cotta, más conocido como Bernhard von Cotta fue un geólogo alemán nacido el 24  de Octubre de 1808y se educó en la Universidad de Heidelberg, donde fue inicialmente botánico, para luego dedicarse a estudiar rocas y yacimientos.

Entre 1842 y 1874 fue profesor de Geología en la Bergakademie y publicó. entre otros numerosos trabajos, su “Rocks Classified and Described: a Treatise on Lithology”  (traducción que se debe a Philip Henry Lawrence en 1866)-

Murió en Freiberg, Sajonia el 14 de Septiembre de 1879, dejando como legado la clasificación tripartita de rocas todavía vigente en lo esencial.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente.

La foto que ilustra el post es de Hutton y la tomé de Wikipedia.

Un abrazo, y los espero el miércoles. Tengan Feliz Navidad. Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo