10 comidas prácticas para llevar al campo

alemania-057Ustedes ya saben que Dayana no es geóloga, pero sabe muchísimo sobre comunicación en Internet, y por eso me va orientando sobre los temas que pueden interesar a mis lectores (he llegado a llamarla mi “directora de contenidos” :D )

De ella aprendí por ejemplo a consultar el stat counter para ver qué búsquedas traen gente. Y una pregunta que se ha repetido ya algunas veces es  ¿qué comida es cómoda para llevar al campo?

Bueno, pues hoy, ése es el tip que nos ocupa. Pero debo aclarar que se trata de las comidas ligeras de los mediodías, cuando uno sólo se detiene una media hora, saca algo de la mochila y lo come frío para seguir de inmediato con el trabajo.

En esa situación la comida debe ser fácil de transportar, fácil de consumir y fácil de digerir, para evitar, tanto la tentación de una larga sobremesa matizada de bostezos premonitorios de una siesta no planeada, como la terrible complicación de una gastroenteritis colectiva en el medio de la nada.

Porque no es en absoluto agradable que detrás de cada yuyo haya alguien gritando con voz estrangulada: ¡ocupado!

Otra cosa es la cena, cuando la campaña dura varios días, y uno puede darse el lujo de un buen asado  como el que ven en la foto, porque luego no debe retomar el trabajo hasta la mañana siguiente.

Antes de leer sobre las comidas, los invito a visitar mi post con el truco para mantener siempre frescas las bebidas que lleven al campo.

Ahora sí, para los mediodías de almuerzos frugales y apurados, éstas son mis sugerencias:

  1. Los consabidos y clásicos sandwiches, ya preparados con su correspondiente aderezo y  que pueden ser de variedades de fiambres y de carnes, pollo, quesos, milanesas varias, atún , etc. Son, sin ninguna duda la opción más cómoda y rápida, pero conviene tener otras alternativas para evitar el hartazgo cuando se sale más o menos frecuentemente.
  2. Comidas frías del grupo de las carnes, que comprenden milanesas de pollo o de vaca, peceto horneado, asado o hervido, debidamente cortado en rodajas finas, matambre relleno o arrolladoi, también en fetas o rodajas, presas de pollo asado o al horno. Aclaremos que para estas carnes, y para otras opciones que mencionaré más abajo, conviene llevar sachets individuales de mayonesa, mostaza, etc, de los pequeñitos que se usan en los fast foods.
  3. Tartas o pasteles y aun empanadas, de rellenos que acepten su consumo en frío, como son las de jamón y queso, choclo, pollo o atún. A mí personalmente no me gustan las de carne de vaca, verdura, zapallitos o cebollas si no son calientes, pero eso va en gustos.
  4. La pizza fría es buena opción para el que le guste a esa temperatura. A mí me encanta.
  5. Las latas de atún, viandada y choclo desgranado son buenas ideas por su comodidad, ya que no requieren otra cosa que un abrelatas y un cubierto.
  6. Picadas ya listas en un recipiente hermético, que pueden incluir salame y otros embutidos (una morcillita, por ejemplo), quesos, aceitunas, salchichas, etc y se complementan muy bien con bolsitas de chips como papas fritas, palitos salados, maníes, chizitos. No son recomendables para estómagos o hígados delicados, para dietas bajas en grasas o colesterol, etc.  Por suerte mi metabolisno es a prueba de balas, porque es una de mis opciones predilectas.
  7. Ensaladas de legumbres y hortalizas, eventualmente de brotes de soja, ya preparadas en recipientes herméticos. Las de lechuga y tomate no son recomendables porque resisten muy mal el calor y el paso de las horas en cualquier clima.
  8. Huevos duros. son un poco aburridos pero cómodos para transporte y consumo.
  9. Ensaladas de arroz o de fideos con pepinillos, aceitunas, puerros, champignones, morrones etc, todo finamente picado.
  10. Piononos de rellenos varios, tales como atún con morrones, fiambres con huevos picados, etc., etc.

Por supuesto existen muchas opciones más, y hasta hay quienes pasan el día con algunas frutas (no es mi caso) , pero con estas ideas ustedes pueden inventar sus propias variantes, y no pasarán hambre en el campo.

Yo personalmente siempre completo el menú con algunas golosinas para postre, porque de lo contrario, no me siento satisfecha. En ese caso se recomiendan alfajores, turrones, masitas y chocolates, pero sólo en invierno, porque nada es más feo que un chocolate todo derretido y chorreando.

Recuerden llevar bolsas para juntar los residuos y llevarlos con ustedes hasta la primera estación de servicio en que puedan arrojarlos en un tacho ad hoc.

La materia orgánica como cáscaras de frutas, o semillas se puede dejar en el campo siempre que haya suelos y no afloramientos de roca viva, porque en los primeros se incorporará rápidamente.

Dejar restos de comida sin bandejas ni envoltorios también es aceptable porque siempre habrá algún animal silvestre que los aproveche.

Por último, recuerden mi truquito para conservar las bebidas bien frescas, y a disfrutar la campaña. Un beso Graciela

4 comentarios para “10 comidas prácticas para llevar al campo”

  • Dayana dice:

    Las sopas instantáneas tipo Quick tienen alguna contraindicación o no están en la lista por no ser del gusto de la autora? :D

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Dayana, aunque no lo creas, las sopas Quick no me disgustan, ¡es que no me alcanzan! Pueden ser parte de un almuerzo pero no reemplazarlo (para mí, al menos) Y no me parecen tan cómodas como una porción de pastel que comés sin cubiertos ni platos, pero podemos incluirlas. Un beso Graciela

  • lizmary dice:

    se ve rico pero solo uno el anuncio decia 10 cosas

  • Graciela L.Argüello dice:

    ¿Cómo uno, Lizmary, no leíste el post?

Deja un comentario

Buscar en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo