Archivo de la categoría ‘Glosario geológico’

¿Cuál es la diferencia entre la Geodesia y la Geología?

Para mi sorpresa, en conversaciones sociales descubrí que mucha gente cree que Geodesia y Geología son términos sinónimos, cuando en realidad hacen referencia a dos disciplinas científicas diferentes, aunque estrechamente relacionadas en muchos puntos

¿Qué es la Geodesia?

El término Geodesia procede de tres vocablos griegos:  γη ( que corresponde a ge, significa tierra y reconoce la derivación geo), δαιζω ( que corresponde al verbo daiein: dividir) y finalmente el sufijo ία  (=ia que significa cualidad o pertenencia.

Esta composición se debe a Aristóteles (384-322 a. C.) y fue aplicada a dos contextos diferentes: por un lado a las divisiones geográficas del cuerpo terrestre, y por el otro a la división catastral que definía propiedades.

Su impulso más importante es debido a la Escuela de Alejandría, donde sabios como Eratóstenes lograron las primeras mediciones planetarias, de las que ya vendrán posts en su momento.

Tal como hoy se la entiende, la Geodesia se ocupa del relevamiento y la representación de la forma  global  de la Tierra, y de los espacios que la componen, con sus modelados naturales y artificiales.

Tiene también una aplicación matemática para la medición y el cálculo sobre superficies curvas.

¿Cuántas disciplinas menores componen la Geodesia?

Existen dos ramas principales, desde las cuales, a su vez, surgen numerosas áreas de especialidad.

La principal división es entre la Geodesia Superior o Geodesia Teórica, y la Geodesia Inferior o Geodesia Práctica.

¿De qué se ocupa la Geodesia Teórica?

En general su objetivo es la Tierra, comprendida como un cuerpo unitario, por lo cual se aboca a medirla y representarla en términos globales.

Se divide en Geodesia Física y Geodesia Matemática, siendo la primera de ellas la encargada de definir la figura terrestre y sus variaciones locales. Se la conoce también como Geodesia dinámica, Geodesia por satélite, Gravimetría, Geodesia astronómica, Geodesia clásica, o Geodesia tri-dimensional.

Su objeto más importante de estudio es la observación y descripción del campo de gravedad y su variación temporal y espacial.

La Geodesia Matemática, en cambio,  establece métodos y técnicas para la construcción y el cálculo de las coordenadas de redes de puntos referenciales básicos para el levantamiento cartográfico de un país o  región.

¿De qué se ocupa la Geodesia Inferior, o Geodesia Práctica?

De representar porciones menores de la Tierra donde la curvatura planetaria no resulta sensible, y por lo tanto las superficies medidas pueden serlo como si fueran planas.

Cuenta con ciencias auxiliares como la Cartografía, la Fotogrametría, etc.

Disciplinas menores dentro de esta rama se ocupan específicamente de la administración territorial. Ellas son: la Cartografía sistemática, el Catastro inmobiliario, el Saneamiento rural, etc.

Una disciplina muy reciente es la Arqueogeodesia, propuesta en 1990 por James Q. Jacobs, y redefinida por él mismo en 1992, en su tratado “Archaeogeodesy, A Key to Prehistory”, como la determinación de la posición de lugares y puntos, la navegación, la astronomía y la medición y representación de la Tierra en tiempos prehistóricos o antiguos.

¿Cómo se relacionan Geología y Geodesia?

La Geodesia analiza la configuración y magnitud del espacio físico terrestre, por lo cual es quien da la referencia geométrica y de localización para todas las demás geociencias, entre ellas la Geología, la Geomorfología y  la  Geografía; pero también para los instrumentos de los que todas ellas se valen, como la Geomática y los Sistemas de Información Geográfica entre otros.

En otras palabras, la Geodesia se encarga de establecer los sistemas de referencia para la planimetria y altimetría de que se valen las geociencias.

¿En qué se diferencian esencialmente Geología y Geodesia?

Mientras que la Geodesia es una ciencia cuantitativa y principalmente de observación y medición, la Geología es una ciencia interpretativa que pretende comprender los por qués de los espacios  y formas que la Geodesia describe, intentando establecer su pasado pero también su evolución posterior.

Geodesia es, en una simplificación máxima, una ciencia de formas y espacios, y Geología, una ciencia de procesos; pero ambas están profundamente interdigitadas, y se condicionan mutuamente.

En efecto, toda interpretación de un paisaje parte de una descripción de él; y a la inversa, el paisaje que se describe y mide es enteramente dependiente del momento en que se realiza, porque es una “foto” que en realidad compone una película en las que los procesos se entrelazan permanentemente.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de Wikipedia.

¿Salares o salinas? ¿Qué son, cómo se generan?

DSC01080

Este post responde a un juichu de Dayana, y debo confesar que se viene retrasando bastante porque siempre se me ocurre algún otro antes, pero los compromisos deben honrarse, de modo que allá vamos.

¿Qué son salares y salinas?

Tanto salinas como salares son ambientes evaporíticos, es decir, aquellos sitios donde el proceso de intensa evaporación da lugar a determinados depósitos químicos y minerales a los que genéricamente se conoce como evaporitas o más vulgarmente, depósitos salinos.

Las evaporitas son pues, sedimentos químicos precipitados a partir de salmueras preexistentes, lo que las diferencia de los materiales clásticos.

Los depósitos clásticos provienen de la destrucción de una roca anterior y son transportados hasta un nuevo ambiente deposicional, que les confiere en parte sus características.

Las rocas evaporíticas en cambio, no son transportadas al lugar en que se depositan, salvo en forma de soluciones de composición no necesariamente igual a la roca luego resultante, sino que se generan en él, al precipitarse determinadas sales.

Genéricamente puede decirse que sales son aquellos compuestos químicos cuya forma iónica incluye un catión diferente del H + y un anión distinto de  OH‾, o bien O¯². Su característica más importante es la capacidad de disociarse en soluciones acuosas, y los cationes más comunes que componen las sales son: sodio, potasio, magnesio, calcio y litio.

Los ambientes evaporíticos, si bien han sido comparativamente poco investigados en nuestro país, reconocen antecedentes históricos que se remontan a los propios indígenas, que comerciaban y se disputaban las sales que se formaban en ellos.

Por otra parte, desde un punto de vista estrictamente científico proveen mucha y muy valiosa información acerca de las condiciones químicas de las cuencas cuyas aguas aportaron a la salmuera en que las evaporitas se originaron; sobre su grado de aislamiento y hasta sobre condiciones climáticas del tiempo en que se formaron.

¿Qué tipos de depósitos salinos existen?

Los depósitos salinos se clasifican, según su ambiente de formación, en tres categorías principales: continentales, marinos y mixtos, todos los cuales, a su vez, pueden ser subdivididos en actuales o fósiles.

Tanto salares como salinas son casos particulares de evaporitas continentales.

¿Qué es un salar?

Un salar es una cuenca continental y cerrada en la que se han precipitado sales en cantidades que justifican su explotación económica, la que puede realizase por medio de labores a cielo abierto o subterráneas, según sea la localización del yacimiento mismo.

¿Qué es una salina?

Una salina es una acumulación de sales en la que predomina el cloruro de sodio por sobre toda otra composición química.

¿Cómo se forman salares y salinas?

Como ya he dicho más arriba, existe una amplia gama de depósitos evaporíticos, de los cuales salares y salinas son sólo algunos ejemplos posibles, pero a su vez son también variadas las condiciones de formación de las cuencas en las que surgen los salares y salinas, tanto en lo que hace a su emplazamiento como a su antigüedad, extensión, composición etc.

Por ello, más que generalizar, conviene analizar de manera particular cada uno de los salares a los que se desee hacer referencia, y ésa es una tarea que iré realizando en posts futuros.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

P.S.: La imagen que ilustra el post es del salar de Antofalla en la provincia de Catamarca, Argentina. Se tomó desde el puesto Vega Botijuela donde sólo vive su cuidador, Simón. La foto la tomaron Pulpo y Dayana en su viaje en marzo de 2015.

¿Es lo mismo loess que limo?

alto Fierro y Ruta 36 015Supongo que mis lectores son lo bastante listos como para darse cuenta de que si me tomo el trabajo de aclararlo es porque existen diferencias que es necesario considerar.

¿Por qué a veces los propios profesionales confunden entre sí los términos loess y limo?

Porque ambos materiales tienen rasgos físicos medianamemente coincidentes, aun cuando las exigencias genéticas para definir el loess no son aplicables al limo.

¿Qué es el limo?

El término limo se refiere a un concepto granulométrico, exclusivamente. Es decir que se trata de un material sedimentario detrítico no consolidado cuyo tamaño es mayor que el de la partícula de arcilla, pero menor que el de la arena muy fina.

Es verdad que una definición mejor implica necesariamente un rango de tamaño, no obstante, debo decirles que hay un cierto grado de variabilidad en la definición de los límites, según qué clasificación se aplique.

En la figura 1, les muestro un par de esas clasificaciones, que sirven como ejemplo de lo que les digo. Vale, no obstante asumir que el tamaño del limo comprende un intervalo entre 0,05 y 0,002 milímetros, aun cuando algunos autores estrechen ese rango, como puede verse en la derecha de la tabla.

Imagen1cuadrotext

Figura 1

Por tratarse de una definición exclusivamente granulométrica, toda partícula individual que exceda los tamaños definidos, deja de llamarse limo.

Ahora bien, en un conjunto de partículas, habrá siempre mezcla, con porcentajes más o menos abundantes de granos de arenas y de arcillas. En ese caso, el término limo sigue usándose para el sedimento que las reúne, si el tamaño dominante queda dentro del intervalo que lo define.

En cuanto a la composición mineral del limo, así como la del loess, es variable, e incluye todo material que haya sobrevivido a los procesos  meteorizantes y erosivos que le hayan dado origen antes y durante el transporte previo a la depositación final.

¿Qué es el loess?

El loess es parte de mi tema de investigación, razón por la cual tengo muuuuuchos posts para ir subiendo sobre sus diversos aspectos, pero hoy voy a limitarme a darles una definición y a distinguirlo conceptualmente del limo.

Si bien el término loess data de 1823, cuando fue empleado por Von Leonhard para referirse a depósitos limosos y friables yacentes a lo largo del valle del Rhin, debieron pasar más de cien años hasta que se contara con una definición medianamente universal.

Y digo medianamente, porque todavía hoy hay bastantes discusiones al respecto.

Probablemente la más aceptada y sintética de las definiciones es la de Pye (1995), para quien el loess es “un sedimento clástico terrestre, compuesto predominantemente de partículas tamaño limo y formado esencialmente por la acumulación de polvo aportado por el viento”. Agrega como requisito que la acumulación debe ser subaérea.

Como ustedes pueden ver, aquí salta a la vista la diferencia entre el loess y el limo, ya que a éste último sólo se le exige un rango de tamaño, mientras que al loess se le exige también una historia particular, en la que el viento es el agente primordial de transporte, y el depósito inicial no puede ocurrir en cauces ocupados por el agua.

Así pues, un sedimento con granulometría del tamaño del limo, pero que ha sido transportado por un río NO es un loess, aunque hay algunas complicaciones, que veremos en seguida.

¿Qué  otras características distinguen al loess?

Entre los autores considerados referentes de la temática, debe mencionarse a Pecsi (1990) quien define al loess “típico” como un depósito suelto, no estratificado, poroso y permeable, predominantemente formado por limo grueso que resulta estable en paredes verticales, y es fácilmente erodible por el agua.

Puede presentarse ligeramente estructurado y suele ser de color amarillo pálido, con cuarzo como principal mineral constituyente (40- 80%), contenido subordinado de feldespatos y cantidades variables de minerales de arcillas (5- 20%) y carbonatos (1- 20%).

¿Existe un solo tipo de loess?

El mismo Pye en 1987, en reconocimiento a la gran variabilidad granulométrica de los materiales que se estaban agrupando bajo la denominación de loess, propuso una clasificación  (si se quiere, arbitraria), según la cual, aquellos loess que contienen más del 20% de arenas deberían llamarse loess arenosos, mientras que aquéllos que contienen más del 20% de arcillas deberían llamarse loess arcillosos.

Luego de esa primera clasificación se propusieron muchas más, inclusive algunas que atendiendo a la historia posterior a la primera depositación generaron una serie de códigos tales como: loess secundario, loess degradado, loess redepositado y loess retrabajado.

¿Por qué es tan importante el estudio del loess?

Porque es un material parental habitual de los suelos más productivos del mundo, entre los que se cuentan los de la pampa argentina y las praderas estadounidenses.

Además, son excelentes indicadores de cambios climáticos y existen numerosas técnicas que permiten “interrogarlos” acerca de las variaciones en las condiciones ambientales y climáticas. Pero de eso ya vendrán numerosos posts, además de los que ya están apareciendo en la categoría “Lecturas para colegas y especialistas”.

Bibliografía consultada.

ARGÜELLO, G. L.; DOHRMANN, R.; MANSILLA, L. 2012 Loess of Córdoba (Argentine) Central Plain, Present State Of Knowledge And New Results Of Research. Chapter one of Argentina: Educational, Geographical and Cultural Issues. Editores Rossi y Miranda. ISBN 162081319X, 9781620813195 Nova Science Pub Incorporated. New York. pp 1-49.

PECSI, M. 1990. Lössverbraitung, Lössenentstehung, Lösschronologie. En Lietdke, H.(Hrsg) Eiszeitforschung: 270-284; Darmstadt (wiss. Buchges.) Citado en SGIBNEV, V. (1999).
PYE, K. 1987. Aeolian Dust and Dust deposits. Academic Press, London, 334 pp. Citado en PYE (1995).
PYE, K. 1995. The nature, origin and accumulation of loess Quaternary Science Review, Vol 14: 663-667.
SGIBNEV, V. 1999. Löβ und löβähnliche Sedimente am Mittel und Niederrhein: Probleme der genetischen Definition und ihrer paläogeographischen Zugehörigkeit.  (101-119). En Terrestrische Quartärgeologie. Logabook. Köln. Alemania.
VON LEONHARD, K. C. 1823-4. Charakteristik der Felsarten. Engelman, Heidelberg, 3. vols. Citado en Pye (1995).

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente, porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

El 5 de junio ¿deberíamos festejar el Día del Ambiente o el Día del Medio ambiente?

para medioUna de las efemérides de interés de este blog es la del 5 de junio que recuerda el Día Mundial del Medio Ambiente.

Este término es un tanto polémico ya que divide a la comunidad  de las ciencias naturales en dos partes muy bien definidas, y a veces bastante beligerantes: las que abogan por desterrar y las que bregan por mantener la combinación “medio ambiente”.

La expresión medio ambiente tiene tantos defensores de su uso, como puristas que desean su erradicación.

Personalmente -con ciertas especificaciones- me enrolo entre los últimos, y voy a explicar por qué.

Primero definamos el contexto en que me opongo al empleo de los dos términos. En el lenguaje coloquial admito la libertad de elección de acuerdo al uso, la costumbre, el lugar del mundo, y los gustos personales.

Me pongo en cambio más exigente a la hora de una presentación científica, y es en ese supuesto que debe leerse todo el post.

¿Qué significa medio?

Se trata de una palabra que admite hasta treinta distintas acepciones, de muy diversos significados. De todas ellas, son aplicables en el contexto a que nos referimos aquí, y con variados grados de especificidad, por lo menos las siguientes:

  • Espacio físico en que se desarrolla un fenómeno determinado.
  • Conjunto de circunstancias culturales, económicas y sociales en que vive una persona o un grupo humano.
  • Conjunto de circunstancias o condiciones exteriores a un ser vivo que influyen en su desarrollo y en sus actividades.

Todas esas definiciones y las que constan en la siguiente pregunta están en wikipedia.

¿Qué significa ambiente?

La etimología de la palabra ambiente es a partir del latín ambiens, que a su vez deriva del verbo ambere, que puede traducirse como “rodear”, o  “estar a ambos lados”.

También tiene más de un significado ( se enumeran hasta siete), de entre los cuales son más relacionados con nuestro objeto de estudio, los siguientes:

  • Fluido que rodea un cuerpo.
  • Aire o atmósfera.
  • Condiciones o circunstancias físicas, sociales, económicas, etc., de un lugar, de una reunión, de una colectividad o de una época.

¿Por qué es cuestionable la combinación “medio ambiente” desde el punto de vista meramente semántico?

Primero les pido que comparen las definiciones enumeradas arriba y notarán que básicamente se refieren a lo mismo, con lo cual, en determinadas acepciones, medio y ambiente se pueden considerar como sinónimos.

Entonces, sería redundante reunir ambos términos en la misma expresión. Casi como designar a un choripán como “comida alimento” . Y sí, es la misma cosa, cuando de choripanes hablamos, por lo cual en ese sentido se trata de un pleonasmo.

Y ya que estamos, definamos pleonasmo, que también tiene dos circunstancias diferentes:

Puede tratarse de un error involuntario donde se incurre en un exceso o redundancia; o bien de una figura retórica intencional en que se emplean más palabras de las necesarias para dar énfasis a un contenido.

Si yo digo “hijo filial” es una redundancia nada bonita; pero si digo ” me lo gritó en mi propia cara” es una forma de enfatizar la idea, porque es obvio que mi cara es mía propia, aunque yo no lo aclare.

En el contexto técnico, medio ambiente no es una figura literaria, sino una redundancia lisa y llana. Entonces, se impone la siguiente pregunta:

¿Por qué y cómo se extiende la expresión “medio ambiente”?

Porque en el lenguaje corriente y no técnico ni científico, son tantas las acepciones de ambas palabras, sobre todo las de “medio”, que podría surgir alguna confusión, si no se atiende al contexto en que están inmersas.

Por ejemplo, podría entenderse que la expresión “los efectos recayeron en el medio” se refiere a una de dos cosas:

  • que no tuvieron lugar ni muy arriba ni muy abajo,  ( ni muy cerca ni muy lejos, etc.) sino en el centro.
  • que impactaron en el ambiente.

Por ese motivo, en el hablar corriente, combinar ambas palabras no tiene por qué ser condenable, ya que puede responder a la intención de especificar el sentido en que ambas se aplican, lo que no está de más para términos con tanta cantidad de significados como vimos antes.

Y por eso mismo, se ha extendido tanto el uso, que hasta hay organismos e instituciones oficiales que se denominan “Departamento de Medio Ambiente”, “Ministerio de Medio Ambiente”, etc.

¿Por qué geológicamente es innecesario referirse al “medio ambiente”?

Porque como ya me he cansado de explicarlo, la Geología hace un abordaje sistémico en sus investigaciones, y en teoría de sistemas, el ambiente está muy claramente definido como “un complejo supersistema de factores externos que actúan sobre un sistema y determinan su configuración y evolución”

Una vez definido el sistema de interés, el ambiente incluye todos los  parámetros, físicos o de otra naturaleza que sin ser parte directamente integrante del sistema en análisis, conforman su entorno e interactúan con él.

El ambiente puede también ser entendido en sí mismo como un sistema y cada uno de sus integrantes como un subsistema sobre el cual el sistema general influye.

En ambos casos, – ya se entienda al ambiente como sistema o supersistema- difícilmente se pueda malinterpretar cuál es la acepción en uso.

Decididamente en este aspecto técnico científico, los términos quedan en sí mismos claramente definidos, ya que no se podrían confundir con significados metafóricos como “ambiente festivo” o “estaba medio dormido”.

¿Cuál es la conclusión?

La valoración de correcto o incorrecto para el empleo de la expresión “medio ambiente” depende del contexto en que se use.

En el lenguaje corriente es más que aceptable; mientras que en un paper científico (geológico más específicamente) es una redundancia que cuando actuamos como revisores de potenciales publicaciones, tendemos a cuestionar seriamente.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente, porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

P.S.: La imagen que ilustra el post la he tomado de un mail y no sé a quién pertenece.

¿Es lo mismo una tormenta eléctrica que una tormenta magnética?

rayos2He notado que con motivo de los luctuosos sucesos acaecidos en la playa de Villa Gesel, muchos lectores han entrado al blog a través de la búsqueda “tormenta magnética”, lo cual me induce a pensar que diferenciar entre ambos fenómenos no sería ocioso.

Casi todo lo que quieran saber acerca de las tormentas magnéticas ya lo he detallado antes en otro post, que les recomiendo leer también; pero hoy quiero resaltar en qué residen las diferencias entre esos eventos y las tormentas eléctricas.

¿Qué disciplina estudia las tormentas magnéticas y por qué?

En general es parte del conocimiento de astrónomos y astrofísicos, ya que se trata de eventos que se originan en el Sol, y no en nuestro propio planeta.

¿Qué disciplinas estudian las tormentas eléctricas y por qué?

Las tormentas eléctricas son abordadas tanto desde la Climatología, porque las tormentas son parte de los elementos constituyentes del sistema climático; como desde la Meteorología, porque caracterizan el estado del tiempo en un momento dado.

En cualquier caso, esto está señalando que se trata de fenómenos generados dentro de la propia atmósfera del planeta Tierra.

En el marco de la Meteorología, existe además una especialidad que estudia todo lo relacionado específicamente con los rayos, que se denomina Ceraunología.

¿Qué grandes diferencias puede notar una persona no versada en ninguna de ambas ciencias?

Pues es muy sencillo: en una tormenta eléctrica, habría que ser muy nabo para no darse cuenta de que está teniendo lugar.

No es así en cambio con las tormentas magnéticas, cuyos efectos pasan desapercibidos a la población, afectando en cambio a numerosos aparatos e intrumental electrónico, eléctrico y electromagnético en general

¿Cuáles son las manifestaciones de las tormentas eléctricas?

Casi todos las podemos enumerar sin problemas: el rayo (del cual hay varios tipos),  el relámpago, el trueno (ambos estrechamente vinculados con los rayos) y las centellas. Sobre estas últimas suele discutirse si son o no un fenómeno que de verdad puede separarse de los rayos, o si simplemente se trata de un caso particular de ellos.

¿Qué es el rayo, específicamente?

El rayo es una poderosa descarga electrostática natural que genera también  emisión de luz  (relámpagos) y estruendos acompañantes (truenos).

La explicación misma y detallada de la producción de la descarga ha causado serias divisiones entre los científicos que se decantan por una u otra de diversas hipótesis, que exceden nuestras líneas, pero que en términos muy generalizados intento sintetizar más abajo, rescatando exclusivamente los puntos que casi todas ellas comparten.

Básicamente se trata de una gran descarga eléctrica que responde a su vez a una diferencia de potencial generada entre dos nubes, o entre las nubes y la tierra. Obviamente al existir una diferencia de estado energético entre dos porciones del medio, las partículas cargadas tienden a moverse desde las zonas de alto potencial a las de bajo.

Así nace la corriente de descarga, es decir el rayo, que en definitiva no es otra cosa  que eso.

Ahora bien, cómo se produce la diferencia de potencial  (que puede llegar a valores de millones de voltios) es el tema siempre en discusión y para el cual existen numerosas hipótesis.

¿Cómo se relaciona con el trueno?

El trueno es el resultado sonoro del rayo, que surge porque ante el paso de la corriente eléctrica, las moléculas de aire se ionizan, y se desarrollan ondas de choque.

Antes de dejar este tema, les recuerdo que a veces los rayos pueden producirse en las nubes de cenizas de erupciones volcánicas, como ya expliqué en otro post.

¿Hay precauciones especiales que pueden tomarse en las tormentas eléctricas?

Sí, por supuesto, y esencialmente residen en tratar de hallar refugio en construcciones cerradas. Aun dentro de ellas, es mejor abstenerse de utilizar aparatos conectados a la red eléctrica, como por ejemplo el teléfono, salvo que sea inalámbrico.

Cuando uno está en espacios abiertos (como nos pasa muchas veces a los geólogos), pero con el vehículo cerca, lo mejor que puede hacerse es entrar en él y cerrar todas las ventanillas, porque el auto se constituye en ese caso en una “jaula de Faraday” que conduce la electricidad por la superficie, protegiendo el interior.

Si nada de eso es posible, y uno está a campo abierto, debe tenderse en el suelo, porque la energía busca el camino más corto, y toda superficie alta o elevada es una vía preferente para la descarga. Inclusive es mejor tirarse en el fondo de una zanja o barranco, y es bueno alejarse de los elementos metálicos, como la piqueta que uno siempre carga, por ejemplo.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente, porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

P.S.: La imagen que ilustra el post la he tomado de este sitio.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo