Archivo de la categoría ‘Geología y Mitología’

Mitos sobre la forma del planeta Tierra. Parte 2.

Imagen1formaEste post es la continuación del de la semana pasada, de modo que deberían ir a leer la primera parte antes de adentrarse en ésta de hoy.

En el post anterior contesté a las siguientes preguntas:

¿Qué creían los hindúes?

¿Qué forma atribuía a la Tierra la civilización griega?

¿Cómo veían la Tierra en la Edad Media?

¿Qué decía el Popol Vuh?

¿Qué pensaban los hebreos?

¿Y qué creían los indígenas de América del Norte?

Hasta aquí llegó la primera parte del post. Ahora veremos las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Cuándo se habló por primera vez de una tierra esférica?

Aunque puede parecer mentira y aunque haya debido redescubrirse muchos siglos después, ya Platón lo hizo en la antigua Grecia, muy a pesar de toda la compleja mitología imperante.

Por cierto, este filósofo es el primero que deja algún registro histórico, pero es muy probable que también en otras culturas haya habido quienes sentaran las bases de ese conocimiento.

Después muchas veces, antes del descubrimiento de América, hubo voces que anunciaron la redondez de la Tierra, como el propio Eratóstenes, que hasta llegara a medir su circunferencia, como les contaré en otro post.

¿Cómo dedujeron los antiguos estudiosos que la Tierra era aproximadamente esférica?

Observando y analizando básicamente lo siguiente:

  • la forma de la sombra que la Tierra proyecta sobre la luna durante los eclipses.
  • la forma en que dejan de verse los barcos al alejarse en el mar, desapareciendo su base, y sólo al último sus mástiles. Eso sólo es posible en una superficie curva, pues en un plano el cuerpo entero se va empequeñeceindo progresivamente hasta que se deja de ver.
  • la comparación con otros cuerpos visibles en el espacio.
  • la especulación teórica respecto a “la forma más perfecta”.

¿Cuándo se probó definitivamente?

El argumento irrefutable estuvo constituido por los viajes de circunnavegación del S XVI. Y mucho más acá, los viajes espaciales que nos permitieron por fin conocer la forma real del planeta.

¿Es de verdad esférica la Tierra?

No, no lo es, muy por el contrario tiene una forma única de la cual hablaré en un post que probablemente será el del lunes que viene.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio y no conozco al autor.

Mitos sobre la forma del planeta Tierra. Parte 1

Imagen1elefaDesde la más temprana historia de las civilizaciones, el hombre se ha preguntado acerca de todo lo que le rodea, y una de sus preguntas más recurrentes es acerca de la forma de la Tierra en la que vive.

Es por eso que cada cultura generó sus propios mitos al respecto, y ahora enumeraré sólo algunos de ellos, pero ya que son tantos y todos tan interesantes, es muy probable que vuelva sobre el tema más de una vez.

¿Qué creían los hindúes?

Como en muchas otras civilizaciones, para los hindúes la tortuga tiene una interpretación mítica y/o mágica.

Ello se debe en parte a su longevidad y seguramente también en parte a su morfología, en la que el caparazón cumple un rol que la hace aparecer casi invulnerable. Es por eso, que en la concepción hindú del Universo, la tortuga tiene un papel fundamental.

Según el hinduísmo, el mundo (la Tierra) está conformado por una enorme serpiente  que se muerde la cola, en clara alusión a la ciclicidad de los procesos naturales. Esa serpiente está suspendida en el vacío, encerrando en su interior un mar – de leche en algunas versiones- llamado el Mar de la Tranquilidad, en el que nada una tortuga que encarna el poder creador. Sobre la tortuga se posicionan tres elefantes que portan tres mundos.

El mundo inferior corresponde a los demonios y el infierno, mientras que el mundo superior  es el de los dioses y la felicidad. Es el mundo intermedio el que se atribuye a los hombres y representa a la Tierra,

¿Qué forma atribuía a la Tierra la civilización griega?

Para los griegos, la Tierra era un enorme cuerpo sustentado sobre pilares que la separaban del cielo y que reposaban sobre los hombros del titán Atlas.

Atlas había liderado una rebelión de los titanes contra los dioses olímpicos, generando la guerra que se conoció como Titanomaquia, y al ser derrotado fue castigado por Zeus, quien lo condenó a soportar por toda la eternidad el peso de la Tierra sobre sus espaldas. Precisamente el nombre Atlas se relaciona con ese mito, ya que ese término en griego (Àτλας) significa justamente “portador” y deriva de τλαω =portar, sostener o soportar.

De este titán hablaremos otras veces, ya que tiene que ver también con otros mitos que explicaban fenómenos y procesos geológicos.

¿Cómo veían la Tierra en la Edad Media?

Clásicamente se pensaba que se trataba de un disco plano, cuyos bordes estaban rodeados por un mar poblado de mosntruosas y amenazantes criaturas. Había ya algunos estudiosos enfrascados en develar la forma real, pero para la conciencia popular, el mundo era plano y limitado a Eurasia y el norte de África.

¿Qué decía el Popol Vuh?

El Popol Vuh debe su nombre a una expresión del idioma de la tribu k’iche’, popol wuj, que significa “libro del consejo” o “libro de la comunidad”. Esa expresión, a su vez, contiene los términos popol= reunión, comunidad, casa de todos, junta, y similares; y wuj= libro.

Se trata de una recopilación de narraciones míticas, legendarias y tal vez también de sucesos históricos que se narraban de forma oral y de generación en generación, en el seno de la cultura k’iche’, pueblo maya con asentamiento en la actual Guatemala.

En ese libro no hay demasiadas alusiones a la forma planetaria de la Tierra, como para citarlas todas, pero sí es interesante rescatar alguna explicación relativa al origen de su constitución geomorfológica, que les comparto en breves extractos, que permiten suponer que los antiguos mayas consideraban a la Tierra como un cuerpo originalmente semisumergido en alguna forma  oceánica existente bajo los cielos, y no mucho más que eso.

Primera Parte
Capítulo Primero
Esta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo.
Esta es la primera relación, el primer discurso. No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces, cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: sólo el cielo existía.
No se manifestaba la faz de la tierra. Sólo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión.
No había nada que estuviera en pie; sólo el agua en reposo, el mar apacible, solo y tranquilo. No había nada dotado de existencia.
Solamente había inmovilidad y silencio en la obscuridad, en la noche…

…Luego la tierra fue creada por ellos. Así fue en verdad como se hizo la creación de la tierra: — ¡Tierra! — dijeron, y al instante fue hecha.
Como la neblina, como la nube y como una polvareda fue la creación, cuando surgieron del agua las montañas; y al instante crecieron las montañas…

…Primero se formaron la tierra, las montañas y los valles; se dividieron las corrientes de agua, los arroyos se fueron corriendo libremente entre los cerros, y las aguas quedaron separadas cuando aparecieron las altas montañas.
Así fue la creación de la tierra, cuando fue formada por el Corazón del Cielo, el Corazón de la Tierra, que así son llamados los que primero la fecundaron, cuando el cielo estaba en suspenso y la tierra se hallaba sumergida dentro del agua…

¿Qué creían los hebreos?

Ellos pensaban que la Tierra era un vasto palacio creado por Jehová para morada del hombre, y que en su techo había pintado las estrellas, y de él había suspendido una inmensa lámpara, el Sol, destinada a dar luz y calor a todo lo creado.

¿Y qué creían los indígenas de América del Norte?

Notablemente, y tal vez por las mismas razones que expresé más arriba, en la concepción planetaria de algunas tribus indígenas de América del Norte, aparece también la tortuga.

Ella es la forma elegida para representar a la Tierra Madre y nutricia de la cual la raza ha aparecido.

En la mitología Cheyenne, Maheo, el Gran Espíritu, ordenó a la tortuga que cargue al mundo sobre su caparazón, debido a su fortaleza y longevidad.

Según cuenta la leyenda, en un principio no había nada hasta que  el Gran Espíritu creó una vasta extensión de agua salada y la llenó de seres vivos como peces, caracoles, gansos, patos, ánades y focas.

Salvo los peces, uno a uno los restantes animales fueron a decirle al Gran Espíritu que necesitaban un lugar firme para poder descansar, porque a veces se cansaban de nadar todo el tiempo.

Maheo a su vez, les pidió ayuda para encontrar un pedazo de tierra, y fue la foca quien extrajo del fondo del mar un poco de lodo, que Maheo hizo aumentar de tamaño, hasta que no pudo sostenerlo más.

Fue entonces que pidió auxilio a la Abuela Tortuga para colocar la tierra sobre su caparazón y sobre ella creó una gran colina que fue extendiéndose hasta generar la tierra sobre la que hoy vivimos.

Hasta aquí llega esta primera parte del post. La semana próxima subiré las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Cuándo se habló por primera vez de una tierra esférica?

¿Cómo lo dedujeron?

¿Cuándo se probó definitivamente?

¿Es de verdad esférica la Tierra?

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio y no conozco al autor.

Los tehuelches y su visión del cosmos.

Imagen1nubedemagallanesEstando en vísperas de las vacaciones de invierno, me pareció que se imponía un  post desacartonado y pintoresco, lo que me llevó a elegir este tema, relacionado con las creencias de los antiguos pobladores de la pampa argentina.

Ellos, como todos los antiguos pueblos, intentaron dar explicación a los fenómenos que los asombraban y deseaban comprender.

A diferencia del panteísmo propio de otras grandes civilizaciones,- es decir la tendencia a dotar de poderes divinos a todos los elementos y fenómenos de difícil explicación- los tehuelches relacionaron los procesos que observaban, con elementos de su vida cotidiana.

Su tendencia era pues, más irreverente, pero también más natural.

¿Cómo explicaban los tehuelches la Cruz del Sur?

Según los nativos, esa constelación era la huella de la pisada del ñandú cuando paseaba por el firmamento.

¿Cómo explicaban los tehuelches la visualización del planeta Marte?

Para ellos se trataba del carancho al acecho. Suponían que desde esas alturas se lanzaba en sus cacerías de pequeñas presas, como otras aves, roedores o reptiles.

¿Cómo explicaban los tehuelches la Vía Láctea?

Para los tehuelches, la Vía Láctea, era el resultado del polvo que levantaban los guanacos en sus migraciones y desplazamientos.

Si lo pensamos un poco, no es tan diferente de la explicación que daba la Iglesia Católica para la Galaxia a la que pertenecemos, ya que según su visión también se trataba del polvo que se producía por caminantes, en ese caso, humanos, tal como les expliqué en el post que les he linkeado más arriba.

¿Cómo explicaban los tehuelches las Nubes de Magallanes?

Para ellos, las nubes eran revolcaderos de guanacos, algo así como descansos especiales en su camino celeste.

¿Qué son las Nubes de Magallanes?

Las Nubes de Magallanes son dos galaxias enanas, pertenecientes al Grupo Local de galaxias, lo cual significa que están relativamente próximas, y hasta se verían afectadas en alguna medida por la Vía Láctea.

Las Nubes se distinguen entre sí por su tamaño, del que toman sus correspondientes nombres de Gran Nube de Magallanes y Pequeña Nube de Magallanes.

Si bien ambas se ven mejor desde el hemisferio austral en noches con cielo limpio y sin luna, los antiguos pueblos del Oriente Medio ya las conocían.

Fue el astrónomo persa Abd Al-Rahman Al Sufi quien las mencionó por primera vez en su Libro de las estrellas fijas, bautizándolas como Al Bakr (Buey Blanco). No obstante, el nombre con el que hoy se las conoce les fue dado en Europa, como homenaje a Fernando de Magallanes quien las observó durante su viaje de circunnavegación entre 1519 y 1522.

Las dos galaxias enanas están separadas entre sí por unos 21º, en la esfera celeste visible desde la Tierra, pero su distancia real es de unos 75.000 años luz.

Recordemos que la Vía Láctea es una galaxia en espiral, lo cual constituye la primera diferencia con las Nubes de Magallanes, que son irregulares, las otras diferencias residen en su masa significativamente menor, y su composición más rica en gas y más pobre en metales; y su población estelar  muy joven.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente, porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post la he tomado de Imágenes Google, que me direccionó a este sitio.

 

Las columnas de Hércules.

hercules02 Hoy voy a escribir un post que está sujeto a muchas especulaciones e interpretaciones históricas, ya que no hay acuerdo absoluto ni sobre el mito mismo, ni sobre el sitio geográfico al que ese mito aludía.

Pero no importa demasiado, ya que sirve de excusa para otra de nuestras charlas junto al fuego, solamente.

¿Quién era Hércules?

Heracles o Héracles, según cuál sea la fuente consultada, es un héroe de la mitología griega, (en griego antiguo el nombre se escribía  Ἡρακλῆς), que no fue originalmente llamado así, sino Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo.

Según cuenta la leyenda, era hijo del dios Zeus y Alcmena, una reina mortal, y fue adoptado por Anfitrión.

Cuando llegó a la edad adulta, se le dio el nombre con el que se lo conocía en Grecia, en homenaje a la diosa Hera. El término kleos que completa su apelativo significa “gloria”, vale decir que Heracles podía traducirse como “gloria de Hera”, y se atribuye a Apolo la decisión de apodarlo así, consagrándolo al servicio de esa diosa.

Es en su pasaje a la mitología latina, en Roma, cuando se lo empieza a denominar Hércules, nombre que se hizo muchísimo más popular, y con lo que se lo conoce mayormente hoy en día.

¿Por qué debía realizar trabajos especiales?

Otra vez se diversifican las versiones ya que sobre este punto tampoco hay acuerdo entre los diversos estudiosos de la mitología.

Según una de las vertientes, Hércules enloqueció por razones no especificadas y dio muerte a sus hijos. Al recuperar la razón,  acudió en busca de perdón al Oráculo de Delfos que le exigió para purgar su crimen que se pusiera al servicio del rey de Tirinto, Euristeo, durante doce años, a lo largo de los cuales el soberano le impuso otros tantos trabajos irrealizables para cualquier otro humano.

Una versión bastante más retorcida indica que Hércules era esclavo de Euristeo desde su nacimiento, y los trabajos eran el precio de su libertad. Las razones por las que Heracles era esclavo se relacionan con el típico puter embrollo que imperaba entre los dioses y humanos de esa antigua mitología.

Recordemos que Hércules era hijo de Alcmena, del linaje de Perseo, y de Zeus, quien profetizó que el niño por nacer reinaría sobre los demás descendientes de Perseo.

Hera, hermana y esposa de Zeus, (y sí ya les dije que lo de los dioses era un quil tanto complicado) urdió su propia trama porque estaba celosa de Alcmena, y adelantó el parto de la esposa del rey Esténelo- hijo de Perseo- de modo que su hijo Euristeo, nació antes que Heracles, que resultó por eso su sirviente.

¿Cómo surgió la denominación “Columnas de Hércules”?

Por supuesto, Euristeo no tenía la menor intención de liberar a Hércules, por lo cual le encomendaba tareas consideradas imposibles, y lo enviaba a lugares cada vez más distantes, aunque sólo fuera con la esperanza de que el viaje se le complicara lo bastante como para que no retornara jamás.

El décimo trabajo, entre los doce que debió cumplir,  fue ir a buscar el ganado de Gerión, también referido como Geríones. Es en este viaje donde llegó a los confines occidentales del mundo por entonces conocido, en la isla de Eritrea, lugar en el que debió enfrentarse con el famoso perro de dos cabezas emparentado con Cerbero (el guardián de los infiernos) y también con la Hidra, que cuidaban los bueyes.

Además tenía que enfrentar a Gerión, nieto de la legendaria  Medusa, y nada bonito, ya que según la leyenda tenía dos piernas, pero de la cintura para arriba tenía tres troncos, seis brazos y tres cabezas.

Un arduo trabajo sin dudas, pero ¿qué tiene que ver con las columnas?

Pues otras vez hay dos versiones por lo menos. Según la primera, Hércules en persona colocó las dos columnas que enmarcan el punto de su cruce hasta la isla de Eritrea, a modo de monumento recordatorio de su hazaña.

La otra versión es más exagerada, ya que según ella, Hércules  separó manualmente dos montes que antes estaban unidos (Abila y Calpe) dándole entrada al mar que desde entonces inunda el nuevo espacio así creado

¿Cuál es la ubicación geográfica de las Columnas de Hércules?

Las Columnas de Hércules constituían, como ya dije,  el límite del mundo conocido durante el florecimiento de la cultura griega antigua, y por serlo, también su posición geográfica está sujeta a diversas interpretaciones, pero la más aceptada las coloca  en el límite de la cuenca del Mediterráneo.

Su nombre griego era «Estelas de Heracles» (Στῆλαι Ἡρακλήϊαι) y fue cambiado por los romanos a Columnas Herculis, o sea, Columnas de Hércules.

La columna norte es casi unánimemente identificada con el peñón de Gibraltar (426 msnm), mientras que la columna sur podría ser tanto el monte Hacho (204 msnm) en Ceuta, España como el monte Musa (851 msnm) en Marruecos.

En este post indagaremos sobre la columna norte, es decir, Gibraltar.

¿Qué características especiales tiene el peñón de Gibraltar?

Se trata de un macizo de calizas jurásicas  de no más de seis kilómetros cuadrados y  paredes casi verticales, que se adentra en el mar, separando el Mediterráneo del Océano Atlántico, y permitiendo que África y Europa estén casi en contacto.

Se encuentra en la región que se conoce como Íbero-Moghrebí y que comprende la porción sudeste de la Península Ibérica y el Magreb, es decir la porción noroeste de África.
Toda la región se extiende desde el Macizo Ibérico hasta el límite sur de la cadena Atlas, y desde la costa atlántica de Portugal y Marruecos hasta Túnez, y está afectada por la zona de contacto de las placas Euroasiática y Africana entre Azores y Túnez.
Este emplazamiento le confiere una complejidad geológica que se manifiesta a través de fallas transcurrentes dextrales con carácter inverso en algunos lugares entre las Azores y los Altos de Gorringe. (Esto en criollo significa más o menos que son fallas que se mueven lateralmente, a veces montándose unos bloques sobre otros y con desplazamiento hacia la derecha)
Más específicamente en la zona de Gibraltar, que es la de nuestro interés hoy, el aspecto lineal del contacto desaparece complicándose con numerosas fallas, que cortan el contacto, y que atraviesan el sistema de las Béticas, que incluyen el Peñón mismo.

¿Cuál es su génesis?

Como señalé más arriba, el promontorio está compuesto por calizas del período Jurásico (hace unos 200 millones de años) tiempo en el que la placa tectónica africana colisionaba con la  euroasiática, cerrando el Mediterráneo, que se convirtió en un lago apto para el depósito de la calcita, mineral mayoritario en las calizas.

Respecto a la posición elevada que adquieren esos materiales, se debe seguramente al hecho de que el contacto entre placas, que ocurre en su mayor parte entre dos bordes oceánicos; en la porción entre Gibraltar y Túnez, en cambio, involucra litósfera continental a ambos lados.

Esto implica una complicación del curso evolutivo, que incluye un levantamiento continuado  a partir del Plioceno.

Las posteriores glaciaciones contribuyeron también al modelado erosivo de los acantilados casi verticales a lo largo del borde este del Peñón.

Esa acción glaciaria se agrega a la acción del mar y el viento, y todos juntos contribuyen a formar pendientes arenosas además del material calcáreo.

Comparativamente, la pendiente oeste es menos abrupta, probablemente porque la caliza responde allí más estrechamente al buzamiento original del peñón.

¿Qué otro rasgo importante conviene destacar?

La caliza que compone el Peñón de Gibraltar resulta soluble en determinadas condiciones, de las que hemos hablado otras veces en sendos posts, por lo cual no es de extrañar que ese emplazamiento geográfico aloje más de 100 cuevas, que constituyen un paraíso para arqueólogos, espeleólogos y naturalistas.

La cueva más conocida y promocionada turísticamente es la  de San Miguel aproximadamente en la mitad de la pendiente oeste del Peñón, pero no es la más interesante para los científicos, que aprecian mucho más la de Gorham.

La caverna de Gorham se encuentra en el lado este y muy cerca del nivel del mar. Fue descubierta en 1907 por el marino británico A. Gorham, en honor a quien se la denominó.

Actualmente el descenso está facilitado por una escalera tallada en la roca, pero antes de su existencia, Gorham realizó una exploración muy arriesgada. La cueva tiene 18 m de alto y 30 de fondo, y es un paraíso arqueológico en el que se cree que se refugiaron los últimos neanderthales antes de su extinción.

También se han encontrado evidencias de que en ese sitio los marineros fenicios y cartagineses realizaban ofrendas propiciatorias de un cruce exitoso del estrecho.

Suman a la riqueza del Peñón algunos hechos que merecen destacarse, como la presencia de los macacos que atraen al turista, y la existencia de 530 especies de plantas florales nativas, cuatro de las cuales no se encuentran en ningún otro lugar.

Para sumar al atractivo, de esas cuatro especies, una – la Silene tomentosa- fue descubierta allí por el equipo de John Cortés en el año 1994, después de haberse considerado extinta por mucho tiempo.

Si todo lo dicho parece poco, hay también razones históricas para valorizar Gibraltar, ya que fue allí, más específicamente a la bahía Rosia, adonde la flota británica llevó el cuerpo del almirante Nelson después de la batalla de Trafalgar en 1805.

Y por cierto, su emplazamiento como “llave de entrada” al Mar Mediterráneo desde el Atlántico le confiere también un plus estratégico mundial.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

Los indios navajos y el Cañón del Colorado.

Imagencañón colorado1Cuando uno conoce el Gran Cañón del Río Colorado en Estados Unidos, definitivamente se queda sin aliento, y por eso no es de extrañar que ese asombro conduzca hacia explicaciones míticas con respecto a su origen.

Hoy encontré entre mis muchas lecturas, la explicación que dan los indios navajos, modernos habitantes de la región, para ese fenómeno grandioso, y me pareció interesante compartirla con ustedes.

Pero empecemos con algunos conceptos previos:

¿Qué se entiende por un cañón en Geomorfología?

En general se trata de un valle de profundidad excepcional, muy estrecho y de paredes tan abruptas que pueden considerarse prácticamente verticales.

Puede o no estar recorrido por ríos, ya que en ocasiones se trata de estructuras heredadas de otros climas, cuando el suministro de agua era diferente, o bien responde a causas sólo parcialmente relacionadas con la erosión.

¿Cuál es el origen del término?

El término comenzó a utilizarse por su semejanza al tubo de una pieza de artillería. Se emplea de manera muy habitual en los países de habla hispana. Su versión inglesa, (canyon) en cambio, es de aplicación local. Su uso es muy generalizado en la zona oeste, pero es casi desconocido en el este, tal vez precisamente porque se trata de un rasgo más común en aquella parte que en esta última.

¿Qué dice la leyenda nativa respecto al Cañón del Colorado?

Según la tradición de los navajos, Ye, el más poderoso de los dioses estuvo en el principio del tiempo vagando de manera errática por la zona, mientras arrastraba un objeto no especificado, pero de aristas agudas, con el que fue abriendo un surco en el terreno primitivo.

Por cierto, el tamaño de ese surco se corresponde con la sobrenatural fuerza y tamaño excepcional de un dios tan omnipotente. 

 ¿Cuál es en realidad el origen?

Para hablar del Gran Cañón ocuparemos muchos posts, porque es muchísimo lo que la Geología tiene para decir sobre él, pero hoy valga una primera y sencilla explicación, al solo efecto de contrastarla con la magia de la leyenda.

Muchos fenómenos convergieron para configurar el cañón que hoy conocemos, entre los que se pueden mencionar: la estructura original, en parte de origen endógeno y en parte sedimentaria, el levantamiento tectónico de la meseta, y la posterior inscripción en ella de todos los ríos y arroyos que conforman la cuenca del Colorado.

Las formas que hoy se aprecian son relativamente recientes y muy dinámicas, siendo en su mayor parte el resultado de la erosión diferencial de litologías de distinta resistencia.

Los agentes que desgastan la roca son  dominantemente el agua y el viento, pero también cumplen un importante papel los fenómenos coluviales, o gravitatorios.

Espero que este aperitivo los mantenga interesados para cuando volvamos a referirnos a este verdadero parque geológico en posts futuros.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente, porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.

Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo