Traducir en simultáneo no es fácil…

Imagentptumo y manglares 2010 156Esto que les cuento ahora se refiere a uno de los momentos más graciosos que sucedieron en el campo, que enumeré en otro post, y que les prometí que iría relatándoles en detalle poco a poco.

En este caso, estaba compartiendo una campaña en el marco de un proyecto de investigación conjunta con geólogos alemanes.

Éramos de la partida, un colega que solamente habla castellano, un colega alemán que también habla inglés y dos becarios, uno de los cuales sólo hablaba en un  dialecto alemán, pero  muy cerrado, de modo que para él, el idioma de comunicación era el inglés. El otro becario hablaba alemán únicamente.

En definitiva, yo quedé al medio, y debía traducir todo lo que hablábamos en castellano al inglés y al alemán, y viceversa.

Llegó un momento que ya tenía una linda ensalada en la cabeza.

Cuando pasamos por una estación de servicio, mi colega argentino preguntó a la empleada que vendía en el minishop:

-¿Cuánto cuesta ese mapa de ruta?

Y yo me di vuelta y le dije a la vendedora:

-El señor le pregunta cuánto cuesta ese mapa de ruta.

A lo que mi colega estalló en carcajadas, ante la perplejidad de todos los demás y exclamó:

-¡Graciela, estás traduciendo de castellano a castellano!!!!

¡Y sí, ya ni sabía en qué idioma estaba hablando!

Cosas que pasan en el campo…

Un abrazo y hasta el próximo lunes, con un post científico. Graciela.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo