Sudáfrica y sus recursos minerales. Parte II

pagpara-oro35

Hoy hablamos del oro.

En este caso, la zona mineralizada en Sudáfrica se ubica alrededor de Johanesburgo, y se trata de yacimientos de tipo placer de los que ya hablamos en el post anterior.

El material aurífero se viene extrayendo desde 1886 y durante mucho tiempo produjo más del 50% del oro extraído en el mundo.

El metal se encuentra alojado en conglomerados insertos en el sistema denominado Witwatersrand, y pese a que se le atribuye (con algunas opiniones en contrario) un origen de concentración mecánica, el espesor y emplazamiento de los conglomerados es tal que la explotación supone perforaciones de más de 2800 m en profundidad y algunas decenas de miles de kilómetros en galerías subterráneas.

Una característica interesante es que entre la ganga (mineral acompañante sin valor) presente hay hasta 10 o 20 % de pirita, conocida como fool’s gold (oro de los tontos) por su extremo parecido con el mineral valioso.

Así pues, fanáticos del fútbol que visiten Sudáfrica, tengan ojo si quieren comprar alguna piedrita de recuerdo, no les vayan a vender pirita (sulfuro de hierro) en lugar de oro, o lo que es lo mismo, no les vayan a meter gato por liebre.

Un beso y nos vemos el sábado próximo.

 He tomado la foto que ilustra el post del siguiente sitio:

http://www.editec.cl/mchilena/sep2003/Articulo/evaluacion.htm , pero en realidad no es la más pertinente porque no se parece en nada a la forma de explotación sudafricana, y sólo la pongo porque es la idea más difundida y romántica que suele asociarse a los buscadores de oro. 

En realidad, en el Witwatersrand, no hay buscadores independientes, sino fuertes capitales que ejercen un dominio a veces bastante brutal sobre el recurso.

2 comentarios para “Sudáfrica y sus recursos minerales. Parte II”

  • Octavio dice:

    Mmmm… Me cuesta entender como un yacimento tipo placer puede alcanzar tal profundidad. Es quizas por el tiempo que lleva el placer depositando mineral?

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Octavio, es muy razonable tu inquietud y me obliga a aclarar cosas que ahora pienso que debería haber escrito en el mismo post. No lo hice por no complicar la comprensión para el lector no versado en el tema, pero ahora te explico:
    Cuando digo que es genéticamente un placer, tal vez he inducido, sin querer, a pensar que es un río reciente el que lo ha generado, pero no, el sistema de Witwatersrand es precámbrico (2000 a 2800 millones de años de edad calculada), y en él alternan numerosos materiales, entre los cuales está el conglomerado que contiene las pepitas de oro que en su momento (hace esa ponchada de millones de años) se acumularon como un placer. Pero con posterioridad se fueron sucediendo otros eventos, como tectonismo (hay pliegues en ese material), más sedimentación, metamorfismo, etc. etc, con lo cual el conglomerado portador del metal noble ha quedado enterrado a esa profundidad. Es decir fue un placer hace millones de años, por lo cual ése es el tipo genético de yacimiento, pero hoy debe explotarse a gran profundidad por toda la diagénesis posterior, o sea todo lo que le pasó después, incluyendo el apilamiento sobre el conglomerado con oro, de muchísimos materiales estériles. ¿Quedó más claro ahora? Te agradezco la lectura crítica que me permite aclarar mejor el tema Un beso Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo