Los quilates del oro

DSC02866

Hace ya bastante tiempo, subí un post explicando qué es el quilate, cuando se lo aplica al diamante, y adelanté en ese momento que el concepto cambia cuando se habla de oro. Ha llegado el momento de hablar pues de esa diferencia de concepto.

Pero antes les aclaro que he puesto este post en la etiqueta Gemología porque el oro se usa en joyería para engarzar gemas, entre otras cosas, pero NO es una gema él mismo, sino que cae bajo la denominación de metales nobles o preciosos.

¿Qué es el oro?

Ya les adelanté que es un elemento químico del grupo de los metales, pero podemos agregar algunas cosas más: se lo encuentra normalmente en estado nativo, porque es muy poco propenso a generar compuestos con otros elementos, de allí su consideración como “metal noble”, ya que entre otras cosas no se oxida. Su número atómico es 79, lo que lo sitúa en el grupo 11 de la tabla periódica. (Ahora que lo pienso de esa tablita también tendremos que hablar un día)

Su nombre procede  del latín aurum,  que puede traducirse como brillante amanecer, nombre que hace alusión a su intenso brillo amarillo  metálico. De ese nombre porviene su símbolo químico Au

Tiene además gran maleabilidad y ductilidad, es decir que se puede reducir a planchas finas y hasta a hilos. Esa versatilidad y su aspecto llamativo lo colocaron en el pedestal del sistema econónomico, ya que es el patrón universal de las monedas de las sociedades modernas.

Por otra parte, tiene también por todas esas cualidades, gran aplicación en medicina, odontología y por supuesto joyería, orfebrería y otros usos ornamentales.

Pero como no existe nada perfecto, su talón de Aquiles es la dureza. Efectivamente es un metal muy blando, lo que quiere decir que se raya y desgasta con suma facilidad.

Por eso mismo, es que no se lo utiliza en su máxima pureza, sino que para elevar su resistencia al rayado, se lo combina con cobre o plata, y allí es donde surge el uso del término quilate en el contexto del oro.

¿Qué es el quilate para el oro?

Si se toma la máxima pureza del oro, vale decir 100% oro, se habla de 24 quilates. Pero como ya lo dije más arriba, salvo como patrón de moneda, que se guarda en un sitio definido y protegido, donde el riesgo de rayado o  desgaste es mínimo, ese grado de pureza implica un alto riesgo de pérdida de material.

Por eso no se lo emplea puro en joyería sino en combinaciones ya normalizadas que arrojan las siguientes calidades:

Oro 18 quilates, que es el valor  más alto empleado en joyería, implica 18 partes de oro y 6 de plata y cobre ( 3 y 3 por lo general). Es lo mismo decir oro al 75%, o bien tres cuartas partes de oro.

16 quilates implican 16 partes de oro y 8 de plata o cobre. lo que es aproximadamente  lo mismo que decir 70% de oro, y así sucesivamente.

¿Qué características le confieren esas combinaciones, además de mayor dureza?

En general, afectan algo al brillo y el color, de manera tal que la moda, siempre oportunista, ha llegado a generar “oros” de diversos colores, según se los conoce en el mercado, aunque ninguno de ellos es ya oro de mucha pureza, porque se parte del oro 18 quilates (que como dijimos ya está combinado), y se lo mezcla con diferentes elementos o compuestos para obtener el color deseado. Convengamos también en que esos “colores” no son más que matices sobre el dorado original, no esperen un oro azul francia ni cosa que se le parezca.

¿Cuáles son esos oros combinados para dar distintas coloraciones?

Oro amarillo, que es el más puro, y corresponde a los 18 quilates que definimos antes, implica cada 1000 g de oro compuesto, la incorporación de 125 g de plata y 125 g de cobre.
Oro rojo 1000 g de oro rojo contienen 750 g de oro 18 k,  y 250 g de cobre.
Oro rosa por cada 1000 g, tiene 750 de oro 18, 50 g de plata y 200 g de cobre.
Oro blanco es el único que sí pierde totalmente el color original y se ve de verdad blanco, porque cada 1000 g tiene agregados 160 g de paladio y 90 g de plata.
Oro gris por cada 1000 g, se le han agregado a los 750 g de oro 18, aproximadamente 150 g de níquel y 100 g de cobre.
Oro verde, que por supuesto no es verde cata, sino un simple dorado con tonalidades verdosas,  lleva 750 g de oro 18 y 250 g de plata, cada 1000 g.
Oro azul = 1000g de oro azul contienen 750 g de oro 18 k y 250 g de hierro.

O sea, en fin, que no es oro todo lo que reluce.

La foto fue tomada por Pulpo en su viaje a Los Ángeles aunque me encantaría poder decirles que es de mi vitrina personal, y que fuera cierto. 😀  Espero verlos de nuevo por aquí el miércoles, con información de interés para colegas y estudiantes

7 comentarios para “Los quilates del oro”

  • Pablo dice:

    Hola Graciela, soy un lector silecioso del blog y estudiante de geología en la FCEN.
    Te quería preguntar si tenías ganas de escribir alguna opinión o comentario acerca de la “reestatización de YPF” y como eso podía afectar a los geólogos de combustibles.

    Saludos

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Pablo, de hecho he pensado en subir información acerca de los yacimientos petrolíferos desde el conocimiento geológico, pero respecto a la estatización específicamente, la veo como producto de una política y una tendencia ideológica, acerca de las cuales prefiero abstenerme de opinar en este espacio, porque pretendo ser objetiva y ecuánime. De todos modos, sí habrá muy pronto, te repito, posts relativos a los yacimientos y reservas, porque ese tema es importante.

  • terox dice:

    Pues siempre se aprende algo nuevo… yo siempre tuve sospechas del oro blanco… a fin de cuentas, es tan distinto… pero quedó muy claro con tu explicación… creo que nunca me he topado con oro verde, azul o gris…

    Por cierto, ¿y el platino? ¿cómo se compara con el oro? Creo que tampoco se oxida ni se mancha… y prácticamente vale igual, ¿no?

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Terox, el platino también es un metal noble, y será un post en el futuro porque también es muy interesante. Toda la geología lo es, en realidad, por eso los temas no se agotan nunca 😀 Un beso.

  • alexis dice:

    Sería genial si se publicara en el blog las imágenes de distintos tipo de oro en kilates con aleaciones de cobre y con plata para calibrar el ojo. gracias.

  • Graciela dice:

    Nunca podrías calibrar el ojo con imágenes en la pantalla, Alexis, porque el color se distorsiona mucho de una pantalla a otra. Para eso te recomiendo ir a una joyería, y ver las distintas aleaciones en vivo y en directo.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo