El concepto de tiempo en Geología

imagen1reloj-de-arenaHace algún tiempo, y a pedido del Pulpo, les presenté un marco referencial del tiempo para los cambios geológicos.

En esa oportunidad ya les adelanté que hablaríamos del tiempo más de una vez, tanto por su importancia como por su interés. Y ahora ha llegado el momento de presentar un nuevo post sobre ese tópico tan apasionante.

¿Qué es el tiempo?

Si lo analizamos a fondo, el tiempo no es otra cosa que un concepto, una abstracción, una idea.

Por eso mismo, si uno no está pensando en adentrarse por los caminos de la filosofía ni la metafísica, el primer gran escollo, es la dificultad real de medir algo que no es concreto.

Para salvar ese problema, el ingenio humano lo materializa a través de eventos, hechos o acontecimientos que ocurren en él.

Así, por ejemplo, un año -que se entiende como medida de tiempo- en realidad está comprendido entre dos sucesos que marcan un ciclo medianamente regular: los dos pasajes sucesivos de la Tierra por el mismo punto de su órbita alrededor del Sol.

Hay otras formas de medición, tales como considerar una hora igual al tiempo requerido para que la arena de un aparato especialmente diseñado (el reloj de la figura) pase desde una parte a la otra del mismo.

Y de nuevo, para aprehender el concepto de tiempo, necesitamos llenarlo de acontecimientos que lo representen.

¿Qué es el tiempo para la física Newtoniana?

Isaac Newton escribió que el tiempo…” fluye igualmente sin relación con nada externo”. Si uno cuestiona en profundidad ese aserto, la independecia de toda entidad externa, le permitiría tanto ser uniforme como variable, ya que no hay patrón comparativo.

Noción un tanto incómoda, sobre la cual se caminó en puntitas de pie durante mucho tiempo, ya que era más confortable imaginar el tiempo como algo inmutable, seguro y referencial en sí mismo.

Claro, hasta que vino Einstein a embarrar la cancha. Cancha que hoy está más cuestionada que nunca por el tema de moda de los neutrinos, pero ésa es otra historia que por hoy no vamos a tocar…

En cambio, nos quedaremos por ahora con ese primer sacudón de estantería que le debemos a Albertito, el despeinado.

¿Qué es el tiempo en la Teoría de la Relatividad?

En primer lugar digamos lo que NO es. Después de la formulación de la Teoría, el tiempo dejó de ser una noción absoluta e invariable.

Pasó en cambio a convertirse en una cuarta dimensión, dependiente en parte de un marco de referencia, como por ejemplo la posición del observador.

Además depende de las velocidades implícitas y las masas involucradas. Ahora bien, cuando el marco referencial es un único cuerpo planetario, la variación del tiempo es imperceptible, y es con esa premisa que nos manejamos en la medición del tiempo en Geología.

¿Qué es para la Geología?

La Geología se interesa en el tiempo como una continuidad de cambios que van perfilando las características del planeta que habitamos, y abarca intervalos que escapan a la percepción corriente.

En efecto, la historia conocida del planeta se remonta, según los cálculos actuales, a unos 4.500 millones de años, intervalo que no es fácil de imaginar ni dimensionar.

Pero lo más interesante, aunque problemático,  de este tema, es que ese larguísimo tiempo transcurrido sólo puede reconocerse a través de los registros  o huellas que dejan los eventos que ocurren en él.

Y allí es donde se complica todo más de lo que parece a simple vista.

Porque se suman los siguientes elementos:

  • Durante largos períodos pueden ocurrir cambios casi imperceptibles que no dejan marcas visibles.
  • Puede que haya marcas que no perduran en el tiempo, pues la erosión, la tectónica, eventos catastróficos, etc,. tienen una gran capacidad para obliterarlas.
  • Puede que las marcas estén y no se las encuentre, porque están en lugares inaccesibles o inexplorados.
  • Puede que las marcas se encuentren y no se interpreten de manera correcta.
  • Puede que en un breve intervalo se sucedan eventos de tal magnitud que los registros se sobreimpongan unos a otros, enmascarando los sucesos que marcan el transcurso del tiempo.

Por todo eso, si volvemos a la enunciación original de este post,  (el tiempo es una concepción abstracta) entendemos por qué la Geología tiene tanta dificultad para interpretar el tiempo, cuando no hay un registro más o menos continuo de las marcas que dejan los eventos que acontecen en él.

Por eso, también, los geólogos deben recurrir a “relojes” que les son propios.

¿Qué son los relojes geológicos?

Se usa esta denominación en sentido lato para designar a todos los medios que permiten establecer relaciones temporales entre los acontecimientos geológicos reconocibles.

Así hay relojes estratigráficos, paleontológicos, tectónicos, isotópicos, etc., etc., que permiten hacer dataciones relativas (las que establecen secuencias de eventos comparando si son “más viejos” o “más jóvenes”) y dataciones absolutas, que asignan un número de años definido a un material o a un proceso.

Pero esto ya abre muchas disquisiciones más que me obligan a decirles:

…Continuará…¡chán… chán!

Espero que estén de acuerdo conmigo en que este tema se las trae y espero también que hasta aquí les haya gustado.

Por eso mismo los espero de regreso en el blog. Un abrazo. Graciela

La figura que ilustra el post la tomé de este sitio

4 comentarios para “El concepto de tiempo en Geología”

  • terox dice:

    Casi no tuve TIEMPO de comentar…

  • Ciertamente el concepto de tiempo en geología es tan distinto del habitual en la vida de los seres humanos que su compresión es un paso inicial imprescindible para poder entender el resto de esta ciencia. Cuando explico cosas a gente sobre el terreno la principal dificultad es entender la inmensidad de tiempo disponible para que procesos muy lentos produzcan efectos espectaculares: las caras de los que te escuchan son indescriptibles al hablar de algo ocurrido en los últimos 5 m.a. como algo reciente y espectacularmente rápido! Se requiere mucha reflexión…

  • Graciela L.Argüello dice:

    Así es Òscar, y eso genera mucha confusión en temas sobre los que la gente siempre quiere opinar, y termina haciéndolo desde una perspectiva de muy corto alcance. Eso pasa con el cambio climático, los sismos, la erosión, la contaminación, la extinción de especies y tantas cosas en las que se atribuye a la influencia humana un rol que en realidad le excede absolutamente, cosa que se demuestra con facilidad cuando se mira el tiempo con otros ojos. Un gusto haber recibido tu visita. Saludos. Graciela

  • Quizá el ser humano se siente más tranquilo pensando que tiene el control, ignorando el hecho de que sólo lo breve de nuestra vida frente a la escala geológica nos permite ignorar que, en realidad, estamos inermes frente a fuerzas que destruirán la civilización humana tal y como la entendemos en un plazo muy breve (geológicamente hablando, claro).

    Saludos!

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo