Causas y Azares, otro libro de Ciencia que ladra.

escanear0002Nuevamente vengo a compartir mi entusiasmo acerca de un libro de una de las mejores colecciones de divulgación científica que conozco.

Esta vez se trata del libro Causas y azares de Gabriel Mindlin, Doctor en Física, docente en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, e investigador del Conicet.

El libro es parte de la Colección Ciencia que Ladra de Siglo Veintiuno editores, y Universidad Nacional de Quilmes.  ISBN 978-987-629-037-1. Tiene copyright de 2008 y cuenta con 124 páginas.

¿De qué se ocupa este libro?

Básicamente de la teoría del caos y de la complejidad, pero más que el enunciado de la misma, es una brillante colección de anécdotas, historias y reflexiones que permiten comprender cómo los científicos se fueron  aproximando a la elaboración de esa teoría, y cómo en el trabajo cotidiano la van afinando, corrigiendo y enriqueciendo.

Ya se darán cuenta de que es un libro que a mí me encantó, sobre todo porque muestra de manera tan sencilla y realista cómo es la tarea cotidiana de los que hacemos investigación, por infinitesimal que sea nuestro aporte. Habla de todas las circunstancias que van conduciendo a la construcción del conocimiento, que muchas veces se hilvanan de manera azarosa, y entretejen todos los aspectos de la vida del científico, que al cabo y a la postre no es un extraterrestre.

¿Quiénes pueden beneficiarse con su lectura?

Todos, absolutamente todos, porque es entretenido, sencillo, bien escrito y presenta de manera amigable la génesis de una teoría que atraviesa todas las disciplinas de las ciencias naturales (o casi todas).

¿Qué párrafos merecen ser destacados y por qué?

Esta selección va a costarme, porque he llenado el libro de marcas, pues tantos son los apartados que merecen mi elogio (¿les dije ya que me encantó el libro?), que si me descuido, copio la obra entera.

No obstante, vean mis partes preferidas:

Primero, esta sencilla conceptualización acerca de sistemas complejos:

La historia que contamos es la de aquellos sistemas que aun asumida la ausencia de capricho y la existencia de leyes naturales que los rijan, se nos presentan, debido a nuestra capacidad de conocer el mundo con precisión finita, como impredecibles.

En un pie de página, y con letra pequeñita, leemos uno de los mejores homenajes a la que fue tal vez la más gigantesca personalidad del Siglo XX en el área de la ciencia:

Einstein escribió The evolution of Phisics (Nueva York, Simon and Schuster, 1939), junto a sus amigo Leopold infeld, con el propósito de que éste obtuviera un reconocimiento que se tradujera en la anhelada visa americana que salvaría su vida, y que su trabajo técnico no le garantizaba. Esta imperdible introducción a la física moderna es un subproducto de ese acto de amistad.

Otro punto que aparece muy bien expresado es el simple hecho de que el avance científico implica mucho coraje:

Matemática y clima… A mediados del siglo XX, la matemática y la predicción del clima no podían estar más distantes…¿Qué teoremas, qué demostraciones podían ser pertinentes ante el paradigma del capricho: el clima? Lorenz regresaba de la guerra. Con esa despreocupación de quienes no tienen miedo a lo desconocido enfrentó la cuestión con desenfado.

El primer acto de coraje de Lorenz fue, simplemente, plantearse el problema en términos matemáticos…

…El segundo acto de coraje de Ed Lorenz fue proponer el empleo de una computadora como mecanismo de solución de su problema.

Una definición imperdible de caos es la siguiente:

…Sin embargo es imposible subestimar el glamour que ganó el tema cuando fue bautizado como caos. Esta palabra evoca todo lo desorganizado, confuso, incoherente, oscuro…

…en realidad es algo matemáticamente muy preciso…La dinámica presentada por un sistema físico o matemático es denominada caótica si es atractora (esto es,  si convergemos hacia ella desde muchas condiciones iniciales distintas), si es hipersensible a las condiciones iniciales (esto es. si trayectorias vecinas se separan rápidamente)…y varias condiciones técnicas más.

Mucho más adelante, me encuentro con estas joyas, que es un placer compartir y que se refieren a la creatividad implícita en la labor de investigación:

…paso revista a mis historias con los sistemas complejos y el trabajo conjunto con colegas de distintos campos. Historias de incertidumbres, hallazgos, prejuicios viejos y nuevos. Pero sobre todo, historias de un fervor compartido.

…Acercarse a un tema nuevo, en ciencia, desde una perspectiva distinta, provoca adhesiones y rechazos y la sensación de transgresión de quien adhiere a nuevos paradigmas es difícil de transmitir hacia fuera de la comunidad científica.

…Pero es el corazón de la ciencia: la rebelión ante lo aceptado, ante lo consensuado…Es…su desparpajo para mirar donde no se miró antes, por no saber dónde “se debe” mirar. Ésa es la manera de enriquecer un área: con la diversidad de miradas.

Si todos estos párrafos no los han embriagado de entusiasmo por la enorme libertad que se respira en la investigación bien entendida, sólo puede deberse a que para capturar tanto entusiasmo deberían leer el libro completo.

Vuelvo a preguntar: ¿se nota que me gustó?

Un abrazo, y los espero el miércoles. Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo