Entradas con la etiqueta ‘Colombia’

Feria Internacional de Minería en Colombia – Agosto 2015

MINERÍA COLOMBIA

MINERÍA COLOMBIA

Sector: Minería
Fecha: Agosto 2015
Lugar: Bogotá, Colombia

 La feria Internacional de Minería busca fomentar el intercambio tecnológico entre productores, abastecedores y consumidores nacionales e internacionales de Sector Minero, en miras del posicionamiento de Colombia como país minero, bajo un desarrollo industrial sostenible y compatible con el medio ambiente. Dirigido a empresas de servicios, maquinaria e insumos para la Exploración, Explotación y Transformación de productos mineros como el Carbón, Minerales Metálicos, productos mineros no metálicos, minerales y piedras preciosas.

Más información en: http://www.mineriabogota-colombia.com

¿Qué ven los geólogos en el paisaje?

colombia-2010-1011

Cuando uno lleva muchos años ejerciendo la profesión, mira el paisaje como quien lee un relato de suspenso, tratando de resolver una secuencia de acontecimientos que tuvieron lugar en el pasado y que dejaron huellas que se pueden descifrar.

Y ahora les cuento una anécdota de las vacaciones, cuando hice alarde de poder “adivinar” la historia del hotel en el que estaba alojada en la isla San Andrés de Colombia.

Después de observar por la ventana de mi cuarto en el Sol Caribe Campo, y ver lo que les presento en la foto que ilustra el post, comenté en la cena, que estaba segura de que los niveles aterrazados que componen el complejo hotelero habían sido generados de manera artificial no más allá de los últimos 20 o 25 años, antes de lo cual, me jugaba la cabeza que existía una pendiente continua y bastante empinada donde hoy están las galerías de habitaciones en distintos planos.

Por supuesto recibí las correspondientes miradas de soslayo que significan “¿Qué pasó, te insolaste o qué?”, pero allá partí rumbo a la administración a preguntar si los desniveles eran naturales o artificiales, y de ser de este último origen, de cuándo databan.

La respuesta fue que se había cortado la pendiente original en pisos sucesivos alrededor de 18 años atrás.

Y ahora les cuento cómo me gané la fama de bruja (bueno, sí, tal vez ya la tengo de antes, pero se vio acrecentada por lo menos)

Primero vean lo que yo vi por la ventana: una palmera vieja y torcida, y otras jovencitas, bien derechas,  (al fondo y a la izquierda en la foto) y ahora déjenme contarles cómo se explica desde la geología esa postal.

Ustedes deben recordar que hace bastante tiempo, expuse algunas cositas acerca de los fenómenos de remoción en masa, tema que les recomiendo que repasen en el correspondiente post, antes de seguir adelante.

Uno de los fenómenos de remoción en masa es la reptación de suelos (o creeping como lo puse en el cuadrito del post que les mandé a ver), que ocurre lentamente por rodamiento de partículas individuales pendiente abajo.

Es más conocido en climas periglaciales, pero puede darse en cualquier superficie inclinada con materiales sueltos como sedimentos o suelos.

Cuando esto sucede, los árboles que comienzan su crecimiento en algún rellano más o menos plano, o en la cumbre misma, (Figura 1) se van moviendo hacia abajo porque son trasladados lentamente con el suelo que se desliza por gravedad.

paracarta

Mientras eso sucede van creciendo, porque es como dije un proceso lento.

Si todo siguiera su curso sin cambios, el árbol terminaría muy inclinado o casi acostado y colgante (Figura 2), pero como ésa no es una postura natural para él, a medida que crece va corrigiendo su posición para conservar la verticalidad, cosa que hace generando codos más o menos visibles. (Figura 3)

paracarta00paracarta01

Bien, eso es exactamente lo que vi en esa palmera vieja, y deduje que había crecido en una pendiente en reptación.

Pero luego observé que había palmeras jóvenes que no habían debido corregir su postura, es decir que no habían padecido deslizamientos.

Ergo, la pendiente había dejado de moverse porque había sido cortada en sucesivos pisos de mayor estabilidad, primera deducción.

La segunda deducción fue el cuándo, y para eso debí preguntar a los lugareños qué edad podían tener las palmeras según su diferente porte, y me respondieron “como máximo 20 años”, para las pequeñas, y unos 30 fue la edad calculada para las grandes.

De donde se deduce que si la palmera joven nunca debió acodarse es porque en los  últimos 20 años ya se había estabilizado la pendiente.

Y no podía hacer mucho más, porque las palmeras “treintonas”  atestiguaban lo contrario, al haberse acodado por su movimiento hacia abajo.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Nos vemos en el próximo post.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo