Harry Potter y la geología

Fragmento del libro Harry Potter y la piedra filosofal de J. K. Rowling

A Harry le escocían los ojos de las ráfagas de aire frío, pero los mantuvo muy abiertos. En una ocasión, le pareció ver un estallido de fuego al final del pasillo y se dio la vuelta para ver si era un dragón, pero era demasiado tarde. Iban cada vez más abajo, pasando por un lago subterráneo en el que había gruesas estalactitas y estalagmitas saliendo del techo y del suelo.

—Nunca lo he sabido —gritó Harry a Hagrid, para hacerse oír sobre el estruendo del carro—. ¿Cuál es la diferencia entre una estalactita y una estalagmita?
—Las estalagmitas tienen una eme —dijo Hagrid—. Y no me hagas preguntas ahora, creo que voy a marearme

Bueno, con esto, no cabe duda de que el tema de las estalactitas y estalagmitas se impone para un próximo post. Un abrazo, Graciela

Un comentario para “Harry Potter y la geología”

  • terox dice:

    Yo hubiera supuesto que con esos anteojitos, Harry era un ratón de biblioteca que podría dar conferencias en esos temas… aunque de magia no supiera nada!

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo