Un chistecito científico

imagen1pulgar-arriba1Este chistecito lo distribuyó por mail el Ing. Pedroni. Ignoro si es o no de su autoría, pero me pareció tan delicioso que no puedo menos que compartirlo.

Cierta vez, todos los científicos ya muertos y que estaban en el cielo,  se propusieron jugar a las escondidas. En el sorteo le tocó a Einstein comenzar contando. La idea, por supuesto, era que él contara hasta 100, mientras todos se  escondían, y luego se dedicara a encontrarlos.

Al comenzar Einstein su cuenta, todos salieron corriendo en distintas direcciones buscando un escondite. Todos menos Newton.

Newton se dedicó simplemente a dibujar en el piso un cuadrado de 1 metro de lado y se paró dentro de él, justo a espaldas de Einstein.

Einstein terminó su cuenta:  ……. 97, 98, 99, 100.  Abrió los ojos, dio media vuelta, y se encontró a Newton parado justo delante suyo. Entonces Einstein dijo (como se acostumbra): -“¡¡Piedra libre para Newton !!, ¡¡Piedra libre para Newton !!”

Newton, negando con la cabeza, dijo: – No, no, tengo que discrepar: yo no fui encontrado, ya que no soy Newton.

Ante el estupefacto Albert, que miraba seriamente a Isaac, todo el resto de los científicos salieron uno a uno de sus escondites, entre intrigados y sorprendidos, para finalmente escuchar una explicación de Newton con la que se vieron obligados a coincidir.

Newton dijo: – Como verán, yo estoy parado sobre un área de 1 metro cuadrado, por lo tanto, soy un Newton por metro cuadrado; en definitiva…. yo soy Pascal.

Supongo que coincidirán conmigo en que es un chiste digno de ser puesto en un marco. Los espero el Lunes, con algo bien diferente. Un abrazo, Graciela.

2 comentarios para “Un chistecito científico”

  • terox dice:

    Bué… está regular… me gustó el cuántico que contaron en “Big Bang Theory”… por si no lo viste:

    “Un físico entra todos los días en una heladería y pide dos helados. Uno lo pone sobre el mostrador a su lado y el otro helado se lo come.
    Sorprendido, un día el camarero le pregunta que por qué hace eso. El físico le contesta:
    — Como aquí hay cierta cantidad de materia, según la ¡Mecánica Cuántica! (enfatiza Penny), hay una cierta probabilidad de que aparezca una hermosa mujer, que al probar el helado y gustarle, se enamorará de mí.
    — Pero aquí todos los días entran mujeres hermosas — le contesta el camarero –. Si invitara a alguna a helado, tal vez ella sí se enamoraría de usted.
    El físico suspira y le contesta:
    — Sí, claro, ¡y qué probabilidades hay de que eso suceda!”

    Al parecer, el chiste se los contó (a los productores de la serie) George Smoot, premio Nobel de Física…

  • Graciela L.Argüello dice:

    Aunque soy fanática de esa serie, pocas veces tengo tiempo de verla, de modo que no conocía el chiste, Terox. Está muy bueno, pero en realidad me sigue gustando más el otro, porque hasta incluye la fórmula, eso me pareció muy creativo. Un beso Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo