Entradas con la etiqueta ‘magmas’

Película “La furia de la montaña”: un flujo piroclástico en el cine

imagendante-peak1Me pasa muchas veces que el exceso de entusiasmo me desborda y me cuesta decidir qué tema tratar primero  entre los miles tan apasionantes que la Geología ofrece.

Y debatiéndome en esas dudas estaba, cuando vino en mi auxilio la musa inspiradora que si bien es extrageológica, sabe de Internet más que don Guguel.

Si, ya se dieron cuenta:  fue Dayana, quien me sugirió la etiqueta Geología con pochoclo, que yo traduje como Geología en el cine, y   ya seleccioné, para empezar, esta película que siempre pensé que merecía un post

Un poco por la historia, un poco más por el protagonista 😀 , pero sobre todo porque uno de los fenómenos geológicos está magistralmente representado.

El título original de la película es Dante´s Peak, en una inteligente alusión al infierno de Dante, pero fue traducido al castellano como La furia de la montaña, con la caprichosa lógica que se emplea casi siempre en las traducciones de la filmografía.

Aunque debo reconocer que pese a lo alejada del título original, la versión en español no deja de ser pertinente, ya que un evento volcánico es de verdad furia desatada.

La película data de 1997, y estuvo protagonizada por  Pierce Brosnan (como el geólogo Dr. Harry Dalton) y Linda Hamilton (la alcaldesa de la ciudad en riesgo), mientras que  la dirección era de Roger Donaldson.

En su momento fue un éxito de taquilla aunque no de crítica.

A mí me encantó. Pero como no tengo idea de los aspectos técnicos del cine, mi valoración pasa por el fenómeno que allí se observa, que ignoro si es una filmación, una animación, o un efecto obtenido en laboratorio, pero que pinta de manera excelente un flujo piroclástico.

¿Qué es un flujo piroclástico?

Es una de las múltiples formas en que se manifiesta una erupción volcánica.

Por supuesto, en muchos posts iremos conociendo más sobre todos estos procesos, pero hoy estamos haciendo una mirada específicamente sobre lo que ha mostrado una película, y allí estará el acento del análisis de la fecha.

En un post sobre el volcán de Islandia, ya les aclaré que en una erupción hay distintos tipos de materiales: líquidos (lavas), sólidos (piroclastos)  y gaseosos.

De la interacción de ellos surgen estos flujos piroclásticos, también conocidos como coladas piroclásticas, nubes piroclásticas o nubes ardientes.

¿Cómo se genera un flujo piroclástico?

Primero aclaremos que magma es todo material fundido alojado en el interior de la tierra, y sometido por lo tanto a altísimas presiones y temperaturas.

Tan pronto como una erupción lo libera hacia la superficie,  el descenso de presión y de temperatura es muy acentuado y repentino.

Si el magma original tenía muchos gases disueltos, tales como dióxidos, sulfuros o vapor de agua, al disminuir la presión tienden a formarse burbujas de modo semejante a lo que sucede cuando se destapa una botella de gaseosa o de cerveza o champagne.

Esas burbujas no son otra cosa que los espacios porales que antes ocupaban los gases y quedan vacíos al escapar éstos.

Esas burbujas disminuyen la densidad total del material, con lo cual todo el conjunto tiende a levantarse.

Por otro lado, parte del material de la fracción líquida se solidifica por el brusco descenso de temperatura y da lugar a bloques, bombas y lápillis incandescentes.

A su vez, material ya sólido del propio aparato volcánico, finamente desmenuzado durante la explosión volcánica,  se dispersa generando un sistema coloidal.

¿Qué significa el término coloidal?

En química un coloide, suspensión coloidal o dispersión coloidal es un sistema físico-químico formado por dos o más fases: una de ellas mayoritaria y continua, y la otra, menos abundante y dispersa, en forma de partículas de tamaño inferior a las dos micras.

Ese tamaño es el que le confiere el comportamiento distintivo al que le debe el nombre.

En efecto, la palabra coloide proviene del griego kolas que puede traducirse como aglutinante o pegajoso, y precisamente formar agregados o flóculos es una tendencia habitual de las partículas coloidales .

¿Qué tipo de sistemas coloidales pueden estar presentes en un flujo piroclástico?

Las fases que constituyen un coloide pueden presentar cualquiera de los tres estados de la materia, y en el caso del flujo  que nos ocupa, generalmente se trata de sólidos dispersos en gas, es decir lo que constituye un aerosol sólido.

¿Cuál es el comportamiento de un sistema piroclástico?

Si las burbujas son suficientes y los materiales muy finos y relativamente livianos, el complejo puede ser levantado y expulsado hasta la estratósfera, donde puede permanecer por semanas en suspensión y /o ser arrastrado por los vientos. Fue lo que recientemente complicó los vuelos durante la erupción en Islandia.

Cuando en cambio los materiales son muy densos, no se elevan y  en lugar de hacerlo, ruedan  por las pendientes del volcán arrasando con todo a su paso.

En su mayor parte la colada está compuesta por el aerosol sólido, pero puede incluir materiales sólidos de mayor tamaño, tanto de origen en el mismo volcán, como adquiridos durante el descenso por las laderas.

A veces hay algo de lavas discurriendo en el conjunto, que como puede asumirse, es letal y devastador para las construcciones humanas.

¿Qué temperatura puede tener un flujo piroclástico?

Depende de la distancia desde el punto de emisión, pero en éste es de entre 600 y 1200º C.

¿Desde cuándo se conoce este fenómeno?

Si bien su generación, comportamiento y dinámica se ha establecido hace relativamente poco, se conocen descripciones desde la primera centuria de nuestra era: las famosas “hoces de fuego” que mencionaba Plinio para el Vesubio.

Es en su honor que las erupciones donde se alternan explosiones y flujos piroclásticos se conocen como plinianas.

¿En la pelìcula “La furia de la montaña”, lo que se ve es creíble?

Como ya adelanté al comienzo, el flujo piroclástico es perfecto,

Para más datos, es esa especie de río de humo, gases, y cenizas  ardientes que avanza sobre el pueblo a bastante velocidad, quemando, arrasando y sepultando todo a su paso.

Bastante creíble es también el conjunto de señales buscadas por los geólogos para establecer si se acerca o no una erupción. De eso hablaremos en otro post.

Pero el lago acidificado hasta el extremo de destruir un bote y digerir una persona, eso ya es pura fantasía.

Sobre todo porque si los compuestos volcánicos hubieran invadido un lago en concentración tal como para generar esas condiciones, el agua tampoco habría sido suficiente para bajarles la temperatura, y los sobrevivientes (según el guión) habrían muerto calcinados antes de que se produjera la corrosión del bote.

¿El flujo piroclástico que se ve en la película pudo ser la filmación de un hecho real?

Los detalles reales de la factura del film me son totalmente desconocidos, pero sí puedo decirles que existen desde la década del 70 métodos ópticos de registro a distancia segura, como para que algún evento de la vida real se haya usado en la película.

Antes de esa fecha, el calor reinante impedía acercarse con las cámaras lo suficiente como para hacerlo posible.

¿Cuál pudo ser el evento retratado en la película?

Probablemente sea la erupción volcánica  del Monte Santa Elena del 18 de mayo de 1980 que, si bien no fue la más violenta, sí fue la más mortífera en la  historia de los EE. UU, ya que se perdieron 57 vidas humanas.

Pero eso ya merece otro post…

Bueno, espero que esta nueva etiqueta de Geología con pochoclo  (pop corn, o palomitas de maíz, para algunos países distintos de Argentina) les haya gustado. Un abrazo, Graciela

P.S.: La foto que ilustra el post es de un sitio de comentarios de cine que se llama Rotten tomatoes (tomates podridos).

El verano del lobo rojo, de Morris West – Islandia y sus fenómenos volcánicos en la literatura

islandiaHoy, como todos los viernes, un post de esparcimiento.

En este caso se trata de una excelente descripción de Islandia y sus fenómenos geológicos, según los  relata Morris West (¡nada menos!) en su novela El verano del lobo rojo.

Este párrafo fue extractado del Capítulo 10.

…-¿Alguna vez estuviste en Islandia, seannachie?

-Nunca.

-Alguna vez tendríamos que ir juntos. Un país extraño y feroz, con fuego en el vientre y vapor y fango caliente que salen burbujeando del suelo. Allí el mar es un monstruo…bajíos y corrientes furiosas, y peñas con las cuales nunca soñaste, que se yerguen en la bruma, y la brújula enloquecida, de modo que no sabes si vas o vienes…

Esta alusión a la brújula  enloquecida se debe a que los materiales que permanentemente surgen desde las cámaras magmáticas son de carácter básico, con fuerte contenido en minerales  ferromagnéticos, y ferrimagnéticos.

Espero que les haya gustado lo que seleccioné para ustedes, tanto como me gustó a mí. Buen fin de semana, y hasta el lunes. Graciela

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo