Entradas con la etiqueta ‘Fenómenos famosos’

Diez preguntas comunes relativas al Huracán Sandy.

imagen sandy frankstormAnte los acontecimientos que en este momento están teniendo lugar en la costa atlántica de Estados Unidos, y que están acaparando la atención mundial, y sobre todo debido a la presión de Pulpo, que ya está exigiendo explicaciones, no tengo más remedio que ponerme a escribir este post fuera de programa.

A instancias del ut supra mencionado Pulpo, este post intentará responder lo que creemos que se está preguntando la gente en este momento.

1. ¿Qué es un huracán?

En realidad esta pregunta ya fue respondida en un par de posts anteriores, al menos en cuanto hace al concepto básico, y las características que lo distinguen de otros fenómenos igualmente espectaculares como los tornados, trombas y ciclones. Les recomiendo que vayan a leer esos posts.

Temas más complejos como la génesis y evolución posterior de los huracanes, quedaron como una deuda pendiente en aquella oportunidad,  y también en ésta, ya que exceden con mucho el objetivo propuesto hoy.  Pero habrá muchos posts en el futuro para saldarla.

2. ¿Cómo se mide la intensidad de un huracán?

La escala que se utiliza más comúnmente lleva el nombre de los dos científicos que la desarrollaron:  Saffir-Simpson.
Comprende cinco grados o categorías crecientes en su intensidad y capacidad destructiva en relación directa con el número asignado.

En el grado 1, la velocidad del viento varía entre 119 y 153 km por hora, y la marejada puede alcanzar entre 1,2 y 1,5 m de altura. Los daños son mínimos, salvo en la vegetación, y en estructuras precarias o botes y muelles.

En el grado 2 el viento se mueve en promedio a velocidades entre 154–177 km/h, con alturas de marea de  1,8 a 2,4 m, generando daños moderados sobre todo en muelles, y caminos costeros. Puede haber voladuras de techos y desprendimientos de ventanas, etc.

En el grado 3 los daños ya son extensos, pues se producen vientos de entre 178 y 209 km/h, con ascensos de marea entre 2,7 y 3,7 m, lo cual implica inundaciones en zonas bajas, con la consecuente necesidad de evacuación e interrupción del tránsito en los caminos afectados, lo cual muchas veces significa aislamiento de algunas comunidades.

En el grado 4,  con vientos de 210 a 249 km/h, y marejada de 4 a 5,5 m, los daños son extremos, en general centralizados en la planta baja de las edificaciones próximas a la playa, la cual a su vez puede sufrir erosión significativa.

En el grado 5, el viento se mueve a más 250 km por hora y la marea sube por encima de 5,5 m, todo lo cual genera efectos catastróficos, requiriendo desalojo masivo no solamente de los residentes de áreas cercanas a la playa sino también a kilómetros de distancia tierra adentro.

3. ¿Es el fenómeno conocido como Sandy Frankenstorm, un huracán?

Lo fue en su estapa inicial, pero al acercarse al continente y adentrarse en él se fue generando un sistema complejo por la confluencia con una tormenta invernal “temprana” procedente del oeste del continente, y una masa de aire ártico que avanza desde Canadá y Groenlandia.

4. ¿Por qué se le ha dado “nombre y apellido” a este fenómeno?

Normalmente los huracanes se bautizan con un nombre, de mujer casi siempre, con el que quedan registrados, pero en este caso, se le ha comenzado a denominar como Sandy Frankenstorm, lo cual es inusual, y responde a lo poco común de sus características. En efecto, no es corriente que tantas perturbaciones meteorológicas intensas se potencien entre sí, como en este caso, para abatirse al mismo tiempo en un lugar dado.

El mote de Frankenstorm le fue adicionado por los medios de comunicación, para aludir a una tormenta (storm) monstruosa (Frankenstein), ya que los efectos que se están haciendo sentir en la costa atlántica son de gran magnitud y están alterando desde las comunicaciones hasta la propia Bolsa de Wall Street.

5. ¿Cómo ha sido el desarrollo y desplazamiento de Sandy?

El Huracán Sandy se originó el día 18 de octubre como una zona de baja presión en el Mar Caribe,  que fue desplazándose lentamente hacia el oeste, manifestándose a través de lluvias y tormentas eléctricas. Cuatro días más tarde, ya se calificaba como un sistema de depresión tropical, y algunas horas más tarde ya era la Tormenta Tropical Sandy. Afectaba en ese momento una zona unos 640 kilómetros al suroeste de Jamaica.

El 24 de octubre a las 15:00 GMT Sandy se había convertido en un huracán de grado o categoría uno.

A lo largo de su desplazamiento hacia el norte se convirtió en un huracán de categoría dos, para tocar tierra en la provincia de Santiago de Cuba donde dejó cuantiosos daños materiales y se supone que también pérdidas humanas.

En este momento ya se ha convertido en el sistema que he detallado más arriba y está afectando a Nueva York.

6. ¿Por qué se lo considera un evento histórico?

Por la confluencia de condiciones meteorológicas que se mencionaron en las respuestas 3 y 4, y porque está afectando centros neurálgicos que definen la economía global.

La afectación de vuelos, trenes, caminos y actividades bursátiles, además de las actividades comerciales y educativas, y los efectos sobre la vida cotidiana de un centro tan densamente poblado, ya le han abierto a Sandy Frankenstorm, un lugar en la historia.

7. ¿Qué medidas precautorias pueden tomarse ante una alarma de huracanes?

Muchas de las medidas recomendadas tanto para los tiempos previos como simultáneos y posteriores al evento, son las mismas ya se trate de huracanes, sismos, actividad volcánica o casi cualquier otra contingencia natural.

Por esa razón, ya les he mencionado esas recomendaciones en un post (dividido en dos entregas por su extensión) que les aconsejo ir a leer ahora.

No obstante, hay algunas salvedades específicas para sumar a lo ya dicho en esos posts, para el caso de los huracanes. Dichos agregados son:

  • Averiguar si se vive en una zona inundable y en caso afirmativo extremar las correspondientes precauciones, tales como tener los documentos y valores, y algún equipo de emergencia básico en la planta alta, de contar con ella.
  • Localizar el refugio más cercano.
  • Hacer un inventario de la propiedad y tratar de asegurarla hasta el máximo de las coberturas disponibles.
  • Mantener las alcantarillas y canaletas limpias toda la temporada.
  • Asegurarse de tener bajo control las ramas de los árboles que podrían interferir con el cableado eléctrico.
  • Tener siempre disponibles protecciones de madera, aluminio u otro material similar para los vidrios de las ventanas y puertas.
  • Tener listo el equipamiento general y básico que les enumeré en los posts que les recomendé leer antes.
  • Siempre que se pueda, informarse sobre los fenómenos habituales en la zona de residencia. Conocer al “enemigo” permite generar estrategias para enfrentarlo.
  • Ante la proximidad del evento, al producirse las primeras alertas, cargar las baterías de los celulares y de todos los elementos que admitan carga, como luces de emergencia etc.  Si es posible tener baterías de respuesto, para el caso de carecer de suministro eléctrico, lo que impediría su carga posteriormente. Estar comunicados en la medida de lo posible y mientras se cuente con los servicios correspondientes, es básico, por lo cual radios y celulares son prioritarios.
  • Cargar combustibles en los vehículos disponibles para el caso de tener que evacuar la zona.

8. ¿Qué debe hacerse durante el desarrollo del evento?

Otra vez recuerden las normas generales para todos los eventos  antes de señalar las acciones específicas para huracanes, que serán las siguientes:

  • Cuando se ha producido ya el aviso de que el huracán se acerca a la zona de residencia, se deben asegurar las embarcaciones, si se cuenta con ellas en las zonas de costa, asegurar también todo material que quede fuera de la casa y que pueda convertirse en proyectil.
  • Hacer ingresar las mascotas al interior de la casa.
  • Moverse a un refugio si se cuenta con él y lo recomiendan las autoridades. El refugio puede ser  un sótano o  simplemente un lugar alejado de puertas y ventanas, o la planta alta si se esperan inundaciones.
  • Montar las protecciones conocidas como tormenteras y asegurar las puertas y ventanas expuestas al exterior.
  • Cortar energía eléctrica, agua y gas para evitar cortocircuitos o escapes.
  • Cuando ya el huracán ha alcanzado la zona en que uno se encuentra, se debe escuchar constantemente los avisos de defensa civil y otras autoridades, y obedecerlos a rajatabla.
  • Tener la precaución de mantenerse alejado de las puertas y ventanas expuestas al exterior.

9. ¿Qué se hace después del fenómeno?

Específicamente para los huracanes, además de lo señalado para otros eventos en los correspondientes posts, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Abrir puertas y ventanas para dejar escapar gas de tuberías que pudieron haberse roto.
  • No usar fósforos ni encendedores hasta estar seguro que no hay escapes de gas.
  • No volver a conectar la electricidad hasta asegurarse que no haya peligro de electrocución ni paredes haciendo efecto de masa.
  • No reconectar el gas hasta no estar seguros de que no hay escapes.
  • Desinfectar el agua, ya sea hirviéndola por 15 minutos o agregándole dos gotas de cloro por cada litro.
  • Hacer inventario de alimentos disponibles y  en buen estado.
  • No usar innecesariamente automóviles para mantener las vías disponibles para los equipos de rescate.
  • No utilizar puentes sin saber el estado en que quedaron luego del evento.
  • No andar descalzos.
  • No salir al exterior hasta que las autoridades no lo consideren seguro.

10. ¿Tiene ese evento alguna relación con los fuertes temporales en Argentina?

Éstos son los momentos en que lamento no haber avanzado más sobre algunos conceptos fundamentales relativos al clima. Pero bueno, por lo menos puedo decirles que son muchos los factores que definen lo que ocurre con él, y una buena parte de esos factores son absolutamente locales, de modo que los eventos como Sandy y la tormenta intensa que azotó el centro y este de Argentina no se relacionan entre sí de manera directa.

No obstante, hay también algunos elementos comunes que definen la tendencia climática global. Uno de ellos es la actividad solar. Y como ayer mismo les decía en el post anterior a éste, esa actividad solar tiene ciclos undecenales, a lo largo de los cuales la emisión de energía aumenta o disminuye. Estamos ahora en la parte de ese ciclo, de intensa actividad, de modo que no debe sorprendernos que los fenómenos meteorológicos se magnifiquen también en consonancia con esa situación.

Bueno, es bastante por hoy, espero no haberlos aburrido. Nos vemos el miércoles, entonces. Un abrazo. Graciela

PD: A los responsables y trabajadores de medios de comunicación que estén interesados en informarse para para realizar notas sobre desastres naturales, los invito a visitar el post que escribí sobre Geología para periodistas y comunicadores.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente.

P.S.: la foto que ilustra el post es una captura de pantalla del informativo de CNN que me envió Pulpo.

¿Tienen relación el sismo en España y la predicción hecha para Roma?

p3130103

Hoy, cuando se produjo el sismo en España, pensé que debía escribir algo al respecto, pero que no significara ni repetir lo ya señalado en otros eventos, ni adelantarme al análisis más sistemático que ya he iniciado por entregas, y así fue que se me ocurrió esta vuelta de tuerca sobre el tema, sobre la cual hay tanto para decir.

Pero vayamos por partes, y analicemos primero el sismo español con nuestra mirada geológica.

¿Cómo y cuándo se produjo el evento sísmico en España?

Se trata de un terremoto con dos liberaciones de energía separadas por menos de dos horas, que alcanzaron magnitudes de  4.5 grados y 5.3 grados, y que se registraron a las 17:05 y 18:47 (hora local) respectivamente.

El epicentro se situó en la ciudad de Lorca (Murcia), emplazada en el sureste de España, a 368 km de Madrid.

Se trata de un evento de poca profundidad, lo cual explica en buena medida los daños provocados, ya que la cantidad de energía liberada no es muy grande, sobre todo si se la compara con la de los terremotos de Chile o de Japón, de reciente ocurrencia.

¿Por qué se produjo el sismo en ese lugar?

La zona afectada yace sobre la costa mediterránea, y conviene recordar que toda esa región es muy activa, sobre todo volcánicamente, pero también en lo que a sismos se refiere.

Y esto es así, porque en esa zona corre un límite entre placas, y ya les he explicado que es precisamente a nivel de los contactos entre las mismas donde se producen una gran variedad de fenómenos espectaculares.

Si miran el mapa, el mar Mediterráneo es atravesado por la zona en que la placa Africana colisiona con la Eurasiática, y esta última se ha visto convulsionada últimamente por varios sismos acontecidos en su borde opuesto, de modo que su movilización no debería ser una sorpresa.

imagen-placas-etc11España registra un promedio de 2.500 terremotos anuales, casi siempre con magnitudes de entre 2 y 3 grados como máximo. Por esa razón, pese a la habitualidad de los eventos, su baja intensidad los hace pasar desapercibidos.

No obstante, un terremoto de energía modesta como el de la fecha, es muy destructivo por la alta vulnerabilidad de las edificaciones antiguas y no necesariamente sismorresistentes.

Con respecto al sismo registrado en la fecha, se encuentra entre los más graves acaecidos en los últimos sesenta años en España. El 20 de abril de 1956,  la provincia de Granada padeció un terremoto con el saldo de 12 muertos, más de 70 heridos y 500 edificios destruidos; mientras que en la provincia de Huelva, un evento de 7.5 grados de magnitud dejó cuatro muertos el 28 de febrero de 1969.

¿Qué se había predicho para el 11 de mayo de 2011?

En realidad se trata más de un rumor que de cualquier otra cosa, ya que se atribuye a Raffaele Bendandi (1893-1979), la supuesta previsión de un violento terremoto que debería haber tenido lugar hoy, 11 de mayo, en Italia, el cual habría dado por resultado la destrucción de la ciudad de Roma.

Pero, de hecho, no se presentó publicación alguna para probar tal predicción, y Bendandi no era tampoco un científico, sino un autodidacta que se había hecho conocido en la época de Mussolini por supuestos aciertos relativos a terremotos de ese tiempo, de los cuales tampoco hay registro fidedigno (me refiero a los aciertos, no a los terremotos)

¿Ese terremoto supuestamente previsto podría ser éste de España?

No, de ninguna manera, porque ni ocurrió en Italia, ni destruyó ciudad alguna, ni tuvo la entidad requerida para ser equiparable a ese megaevento anunciado.

Digamos que hubo una rara coincidencia en la fecha, pero nada más.

Eso sería como si yo le dijera a un amigo: “Mañana te vas a ganar el gordo de la lotería de Santa Fe”, y el cuñado del socio de ese amigo se ganara un asado en la feria de platos del Jardín de Infantes de su hijo. ¿Les parece que yo podría decir que acerté en la predicción?

Pero hagamos una salvedad importante: es probable que ahora sí se produzca alguno que otro movimiento más, si no  en Italia, en cualquier otro lugar del Mediterráneo, pero sencillamente como parte del acomodamiento de la placa que ya comenzó a dar señales de vida. El famoso efecto dominó del que tantas veces les he hablado. Eso no significaría que la predicción haya sido correcta, sino que ocurrido el primer desplazamiento notable, todo el conjunto debe reajustar su posición de equilibrio relativo.

¿Por qué no aceptamos esa predicción como un hecho científico más allá de sus diferencias con lo que ocurrió en realidad?

De por sí esas diferencias ya mencionadas podrían bastar para rechazarla, pero existe además otro cúmulo de razones:

  • Como ya lo expresé más arriba, no está documentada en ningún escrito serio.
  • Nunca Bendandi explicitó metodología científica ni técnica para predecir terremotos.
  • El conocimiento geológico en la época de actividad de este autodidacta estaba en pañales (y sucios para más datos), tanto es así, que ni siquiera se había entronizado el actual paradigma de la tectónica de placas.

  • El solo hecho de poner una fecha exacta a una predicción sísmica desmerece toda su credibilidad, aún a la luz de una ciencia muchísimo más evolucionada, como es la actual.

¿Hay posibilidades reales de predecir eventos sísmicos?

Hace ya bastante que se viene trabajando en esa dirección, y hay muchos datos que permiten esperar la ocurrencia de determinados eventos en un intervalo de tiempo no demasiado acotado.

Esto quiere decir que no se puede poner fecha, pero sí suponer que algo se aproxima o puede esperarse en un sitio determinado, en un plazo mediato y no estrictamente definido.

Sobre esas metodologías, vendrán muchos posts en el corto plazo, no lo duden, porque son sumamente atractivas.

A propósito de estos pronósticos, un ejemplo de razonamiento lógico y científicamente fundamentado lo vieron en este propio blog, cuando con motivo del terremoto de Nueva Zelanda, advertí que convenía mirar hacia algunas zonas como Filipinas, entre otras, porque hacia allí podían desplazarse las tensiones resultantes del acomodamiento de placas.

Desafortunadamente, a los pocos días, la naturaleza me dio la razón cuando ocurrió el sismo de Japón, país asentado entre tres placas, una de las cuales es precisamente la de Filipinas.

Por otra parte, el próximo lunes sube un post sobre Geoindicadores, que tangencialmente roza el tema, ya que no apunta estrictamente a predicciones sino a monitoreo de eventos y cambios actualmente en curso; pero es bueno hacer notar que a veces los llamados “signos precursores” de un terremoto, permiten dar alertas tempranas sobre su advenimiento.

En esos casos en particular, no se trata de una predicción en sentido estricto, sino de una detección con un margen de tiempo que puede a veces significar la diferencia entre una catástrofe y un evento inevitable, pero de consecuencias no tan luctuosas.

Para que se entienda mejor valga el siguiente ejemplo: los signos precursores son como el malestar y la fiebre que preceden a la erupción típica del sarampión: primero se sienten esos síntomas y uno o dos días después se ven las típicas manchitas. Pero cuando comienza la fiebre, la enfermedad ya está instalada.

De la misma manera, hay determinados acontecimientos que si bien se perciben antes de la sacudida principal, ya son parte integrante del fenómeno sísmico, y saber reconocerlos puede permitir la emisión de alertas tempranas con horas y hasta días de antelación. Pero, repito, no se está prediciendo en ese caso, sino sencillamente decodificando las señales más precoces de un terremoto.

Los animales lo hacen constantemente, y por eso el seguimiento de sus conductas es una de las tantas estrategias dentro de la metodología de prevención.

Pero todo eso ya es materia suficiente para numerosos posts en el futuro. Por hoy me despido hasta mañana, ya que éste es un post fuera de programa, dictado por los acontecimientos. Un abrazo Graciela.

PD: A los responsables y trabajadores de medios de comunicación que estén interesados en informarse para para realizar notas sobre desastres naturales, los invito a visitar el post que escribí sobre Geología para periodistas y comunicadores.

P.S.: La foto que ilustra el post es de las muchas que me envió mi amigo Paulino, y corresponde a efectos del terremoto de 2010 en Chile.

¿Por qué si hubo un tsunami en Japón, se ordenaron evacuaciones en lugares como Ecuador y Chile?

placas

Hola, otra vez, algo muy breve, para explicar algo que tal vez resulte oscuro al habitante que se ve sometido a una alarma a miles de kilómetros de distancia del lugar del evento sísmico de la fecha. ¿Por qué se dan alertas de tsunami en Chile y Ecuador, si el origen estuvo del otro lado del mapa?

No quiero volver a abundar en temas que ya hemos tratado, por eso los remito a los correspondientes posts, que pueden encontrar en este blog.

Eso los llevará a muchos textos donde les he ido explicando estas abrumadoras manifestaciones de la naturaleza.

Pero sí hay unos pocos puntos que merecen ser destacados: en primer lugar, recordarán ustedes que cuando se produjo en fecha reciente el terremoto de Nueva Zelanda, ya les advertí que cabía esperar una especie de efecto dominó sobre las placas involucradas, y eventualmente las adyacentes.

Entre los sitios a mirar con atención que señalé, además de la placa Pacífica, estaba la zona de Filipinas, hacia donde podía esperarse que se corriera la liberación de energía.

Pues bien, Japón se encuentra afectada por tres placas, las dos mencionadas (Pacífica y Filipinas), y la Eurasiática, de modo que no podía tomarnos tan de sorpresa lo acontecido en la madrugada de hoy.

Entonces, las réplicas que cabe esperar y los sucesivos sismos de acomodamiento, seguirán seguramente centralizados en esas tres placas y sus adyacentes.

Pero hoy nos convoca la alerta de tsunamis lanzada, que llega hasta América Latina, y definir si es o no razonable.

Pues sí, lamentablemente sí, yo diría que hay que estar vigilante y atento a todas las indicaciones de autoridad competente.

En esta situación es mejor exagerar las precauciones que ignorarlas, y les indico por qué: si bien en sitios como México, Perú y Chile, la Placa Pacífica ya no está directamente sobre el continente, sino que está separada de él por la de Nazca o Cocos según el caso, y sus movimientos en respuesta podrían tener un considerable retraso para producirse, el océano tiene en cambio su propia dinámica.

¿Esto qué significa? significa que no necesitamos un gran desplazamiento de las placas del lugar para que los efectos de un tsunami afecten una zona costera, puesto que la energía que moviliza la masa marina puede haberse liberado a gran distancia, y llegar de todas maneras.

Por supuesto, cuanto mayor sea la distancia recorrida, más energía se irá perdiendo y los posibles efectos pueden ser más moderados, lo cual es una fortuna, indudablemente.

Pero, lo que debe resaltarse es que el hecho de que aunque la placa convulsionada no sea la de los fondos costeros de Chile, por ejemplo, no implica que se esté absolutamente a cubierto de un posible maremoto, ya que la masa oceánica es continua.

Vale decir que aunque la corteza sobre la que se asienta el agua esté fragmentada, a la hora de agitarse el propio fluido, éste no presenta separaciones ni rupturas.

Mi consejo puede ser reiterativo, pero no está de más: escuchen a las autoridades competentes, no al murmullo popular; miren el mar, y si algo les llama la atención, reaccionen rápidamente; estén atentos a las actitudes de los animales, si migran hacia las zonas altas, síganlos. Si están encerrados y se agitan sin causa aparente, libérenlos y síganlos también.

Si no tienen motivos para ir a la costa, no vayan, y si tienen posibilidades de tomarse un tiempo en lugares más mediterráneos, no se priven de hacerlo.

Pero sobre todo, eviten el pánico innecesario, que lejos de ayudar sólo complica las cosas.

Alertas es la palabra, no alarmados. Un enorme abrazo, y espero que todo siga en calma. Graciela

PD: A los responsables y trabajadores de medios de comunicación que estén interesados en informarse para para realizar notas sobre desastres naturales, los invito a visitar el post que escribí sobre Geología para periodistas y comunicadores.

Video de la propagación del tsunami

El sismo de Nueva Zelanda, su interpretación geológica

imagen1para-nueva-zelanda1Hace tiempo que vengo hablando de terremotos y tsunamis, empujada por los acontecimientos, lo cual me ha impedido por el momento el abordaje sistemático que quiero hacer a la tectónica de placas, porque requiere muchos conocimientos previos que deseo presentarles con una secuencia lógica.

No obstante, hay ya algunos conceptos que debidamente simplificados, han ido apareciendo en el blog, y a los que los remito para no repetir detalles de un post a otro. Por eso, les recomiendo que usen los links que pongo a su disposición en cada caso, y repasen ideas ya presentadas.

Es decir que hoy sólo voy a referirme al caso específico de Nueva Zelanda (o Nueva Zelandia, si prefieren, como también se la puede seguir llamando), con las particularidades y consecuencias posibles que le dan color propio a la situación.

En el día de la fecha,  martes 21 de febrero,  a las 12 horas 51 minutos de la hora local, se produjo un terremoto con magnitud 6,3 de la escala Richter, que ha causado daños materiales y alrededor de un centenar de víctimas personales.

El hipocentro estaría situado a 5 km de la ciudad de Christchurch, la segunda en  importancia del país,  y a  4 km de profundidad, según el Servicio de Geofísica de Estados Unidos (USGS).

Comencemos por darle un contexto geográfico:

¿Dónde está ubicada la zona afectada por el sismo?

Nueva Zelanda forma parte de la región conocida como Oceanía, de la cual el país más conocido es Australia.

Precisamente al sudeste de Australia se encuentra este territorio largo y estrecho, que vemos en el mapa (tomado de Wikipedia) que comprende dos islas grandes y una cantidad de otras mucho más pequeñas. Esa configuración no es caprichosa, sino que responde a su historia geológica.

El conjunto abarca unos 268.000 km 2 y en él se destacan las Islas Norte y Sur, cuyos nombres en el idioma nativo maorí son Te Ika un Maui y Te wai Pounamu, respectivamente.

Estas dos islas mayores se encuentran separadas por el estrecho de Cook, que tiene un ancho mínimo de 22 km.

Si les interesa buscarlas en Google Earth, las coordenadas son entre 29° y 53° de latitud S y entre 165° y 176° de longitud  E.

¿Por qué tiene esta zona actividad sísmica recurrente y violenta?

Los invito a mirar en el mapa más abajo la posición en el marco de la tectónica de placas. Me tomé para ello el trabajito de marcar Nueva Zelanda con un recuadro, que si se fijan bien, está montado precisamente en una zona de límites entre dos placas, que como ya les conté con motivo del terremoto de Chile, es un tipo de emplazamiento de mucha movilidad y liberación de energía.

imagen1nz1

¿En qué se parece esta situación a la de Chile, y en qué se diferencia de ella?

En ambos casos hay convergencia entre placas, y un proceso de subducción, situación que implica en los dos sitios alta actividad tanto sísmica como volcánica.

Pero allí terminan las coincidencias y comienzan las diferencias.

En primer lugar, se trata de placas distintas no solamente por su ubicación sino por su carácter. En Chile estuvieron involucradas las placas de Nazca (oceánica) y la Sudamericana (continental); mientras que en este caso las dos placas en juego (Australiana y Pacífica) son de composición oceánica.

Esto no es en absoluto trivial, ya que toda la dinámica cambia por razones que en otros posts analizaremos con profundidad y detalle, pero que ahora debemos adelantar que básicamente tienen que ver con su densidad.

En el caso en que la colisión es entre una continental y una oceánica, la primera está destinada a permanecer en la superficie, y la otra a subducir por ser la más pesada.

Cuando las dos son oceánicas, el destino de cada una depende de juegos mucho más complejos en los que un detalle no menor es la velocidad de  su desplazamiento, pero una de ellas subducirá también.

En esta subducción con dos placas oceánicas ¿qué efectos se producen?

Por cierto que hay mil detalles que analizar, pero hoy nos centraremos en el caso de Nueva Zelanda, porque como ya les dije, toda la Tectónica de Placas se desmenuzará de manera más sistemática a lo largo de numerosos posts.

De manera sencilla y abreviada, digamos que cuando una placa se mete por debajo de la otra ( en este caso la Pacífica está en descenso) en la zona de ese ingreso rumbo al manto, se generan profundas fosas oceánicas (para este lugar las de Tonga- Kermadec), del otro lado de las cuales, el alivio de presiones propio de la zona de ruptura permite entre otras cosas el ascenso del magma que da origen a lo que se llama arcos volcánicos.

Podemos ya fácilmente deducir que todo el archipiélago es pues resultado de la actividad magmática, lo que lo hace volcánicamente muy activo. Si además hay subducción, no pueden tampoco asombrarnos los terremotos.

En efecto, cuando hablamos del sismo de Haití, dijimos ya que hay diversas causas para los terremotos, y aquí se conjugan dos de ellas, y las de más liberación de energía, precisamente.

¿Por qué fue éste un momento favorable para un sismo de gran magnitud?

En realidad los movimientos son continuos, y lo que varía básicamente es el monto de energía liberado en un único episodio.

Cuando, como ya expliqué en otros posts y sus respectivos comentarios, se ha producido un silencio sísmico, es decir un largo tiempo en que las placas se habían encontrado trabadas acumulando energía, se enciende la luz roja, porque en algún momento se producirá el gran salto.

Así fue hace un año en Chile, y ya en ese momento advertí en ése y otros posts, que se vendría un largo tiempo de agitación sísmica porque las placas habían abandonado una posición de precario equilibrio, y se moverían reacomodando sus límites, en una especie de efecto dominó.

Recientemente hubo un nuevo sismo de magnitud en Chile, en una placa que todavía se está acomodando y cabía esperar que algunas de las placas vecinas se movieran más bruscamente de lo habitual para  reacomodarse.

Algo así pasó hace un año, cuando México se vio afectada. En ese momento el mayor efecto rebote fue hacia el norte, afectando fundamentalmente a la placa de Cocos, pero también a la porción noreste de  la Placa Pacífica, colindantes  ambas con la de Nazca.

Ahora, parece que el corrimiento más importante se está dando en el otro extremo, pero de la misma placa Pacífica, perturbada por la de Nazca otra vez.

¿Por qué este terremoto, causó más daños que el del 4 de Septiembre de 2010, que era de mayor magnitud?

En efecto, en esa fecha ocurrió casi en el mismo lugar un sismo de magnitud 7, que sin embargo no fue seguido de pérdidas de vidas.

Esto se debe principalmente a que la profundidad de este sismo de hoy fue de apenas 4 kilómetros, es decir fue muy somero, lo cual implica que casi toda la energía liberada llegó prácticamente sin pérdidas hasta la superficie donde generó las ondas largas responsables de los daños.

Cuando el hipocentro del sismo es más profundo, mucha de la energía se va invirtiendo en deformaciones y rupturas de rocas subyacentes, pero en este caso, en tan breve recorrido, la fuerza del terremoto prácticamente estaba intacta por decirlo de una manera sencilla, cuando llegó a la zona urbanizada.

¿Cabe esperar más terremotos?

Lamentablemente sí. No solamente las réplicas de este movimiento principal, en sitios muy próximos, sino que cabe también prestar particular atención a todos los bordes de las placas que ahora se agitaron.

Por ejemplo, es importante monitorear lo que pueda estar ocurriendo en Nueva Guinea,  Australia, Indochina , Filipinas, etc.

No significa esto que haya que alarmarse, pero sí prestar atención a lo que indiquen los organismos específicos que seguramente están abocados al seguimiento de los cambios in situ.

Y no está de más, también ser sensible a los que muchas veces avisan sin ser escuchados: los animales domésticos y silvestres. De esto hablaremos en su momento, porque aunque no lo crean, forma parte de las estrategias de predicción científica.

¿Tsunamis son previsibles?

No sería demasiado extraño, ya que son placas oceánicas, precisamente, las que se están deformando.

Las fosas al oriente de la zona de convergencia de las placas, podría eventualmente actuar como barrera de disipación de la energía en profundidad, pero el occidente podría llegar a verse afectado. Lo bueno del caso es que los tsunamis pueden advertirse con horas de anticipación.

Y como siempre, pregúntenle a sus mascotas 😀

PD: A los responsables y trabajadores de medios de comunicación que estén interesados en informarse para para realizar notas sobre desastres naturales, los invito a visitar el post que escribí sobre Geología para periodistas y comunicadores.

Bueno, espero no haberlos aburrido con este tema, y los espero mañana con una gacetilla. Un abrazo Graciela

Tragedia de San Carlos Minas, ¿qué pasó el 6 de enero de 1992 y por qué?

Cada 6 de enero se cumple un nuevo aniversario de una tragedia que podría no haber ocurrido si se hubieran tenido en cuenta las condiciones geológicas y geomorfológicas del terreno antes de planificar su uso.

Conviene aclarar que la inundación en sí misma era, como casi todos los eventos geológicos, absolutamente inevitable, pero podría no haber tenido las consecuencias trágicas que ya conocemos, si se hubiera respetado la “vocación natural” del territorio, en lugar de intervenir inadecuadamente en él.
Es decir, que una vez más quedó demostrado que el concepto de catástrofe es antropocéntrico por excelencia como ya señalé.

¿Dónde se encuentra la población de San Carlos Minas?

En la Provincia Geológica Sierras Pampeanas de Córdoba y San Luis, geográficamente en la Provincia de Córdoba, Argentina, con coordenadas 31° 11′ latitud Sur y 65° 16′ longitud oeste, a 740 metros sobre el nivel del mar.

Su ubicación es sobre la pendiente occidental de las Cumbres de Gaspar, que son parte a su vez del Cordón Central de las Sierras Pampeanas de Córdoba.

¿Qué ocurrió el 6 de enero de 1992 en San Carlos Minas?

Nada menos que lo que hoy se recuerda como la peor catástrofe acontecida por causas naturales y en tiempos históricos, en la Provincia de Córdoba.

Según lo que comunicó en su momento la prensa, el Arroyo Noguinet, que por largas temporadas luce casi escuálido, creció a expensas de una fuerte tormenta hasta generar un frente de crecida de 300 metros de extensión lateral y ocho metros de altura, que se encajonó en el viejo puente, en buena medida ya obstaculizado por troncos y escombros arrastrados por la corriente.

De resultas de ello, parte del agua endicada aguas arriba se precipitó por lo que había sido su viejo cauce, justamente donde se había urbanizado intensivamente en las décadas anteriores.

El propio puente cedió también y el agua arrasó con aproximadamente 100 casas, muchas de las cuales fueron arrancadas con sus cimientos completos.

Otras 72 viviendas resultaron dañadas, y el barro se aposentó con espesores de hasta un metro en el propio centro del pueblo, que contaba con alrededor de mil habitantes entre permanentes y estacionales.

Todo el evento duró menos de dos horas, en las cuales algunos cuerpos fueron arrastrados hasta el dique Pichanas y otros no aparecieron jamás. Se calculó que se habían perdido unas 40 vidas humanas.

imagen1crecida-fotos-aerea

¿Qué características meteorológicas tuvo el evento que produjo la inundación de San Carlos Minas?

Se trató de una tormenta convectiva, característica del verano, ya que es producto del rápido ascenso de aire sobrecalentado hasta alturas en que la condensación de la humedad produce nubes de desarrollo vertical, las cuales a su vez generan precipitaciones intensas. (Ésta es una descripción muy breve de un tema que amerita futuros posts).

El área de influencia de la tormenta en ese momento fue de unos 400 km2, comprendiendo varias cuencas, entre las cuales estaba la del Arroyo Noguinet.

La Dirección Provincial de Hidráulica de Córdoba informó la caída de 240 mm de agua a lo largo de seis horas en la cuenca alta (Cumbres de Gaspar); 140 mm en siete horas en la cuenca media y 204 mm en seis horas en la parte baja.

Como es natural, las precipitaciones fueron variando su intensidad, pero tuvieron su pico en un lapso de tres horas aproximadamente.

El caudal estimado para el escurrimiento producido fue de 1900 m3 por segundo.

Estudios posteriores determinaron un tiempo de recurrencia de cinco mil años para eventos de esta magnitud.

Esto quiere decir que ocurre uno de ellos, en promedio, cada 5.000 años. Pero como todo cálculo estadístico puede resultar peligrosamente engañoso si no se comprende que el mismo resultado puede obtenerse con dos tormentas separadas por cinco mil años entre sí, pero también por dos tormentas semejantes en la misma semana, o lustro o década, seguidas de casi 10.000 años sin que se repitan.

¿Cómo puede describirse la inundación desde el punto de vista geomorfológico?

El detalle de los acontecimientos que arriba se describen de manera casi anecdótica, tiene un correlato geomorfológico que es el siguiente:

Luego de haber llovido copiosamente en toda la cuenca desde la madrugada, y cuando el caudal de agua que se desplazaba por ella superó el umbral de 1.000 m3 por segundo, alrededor de las 9 de la mañana el agua comenzó a ingresar al valle donde está emplazada la población, utilizando un paleocauce (cauce antiguo que hasta ese momento no era funcional y que fue reactivado en el evento) que está al este del pueblo, y que puede verse en la fotografía aérea de 1994, señalado con las trazas en rojo que marcan la dinámica de la creciente.

El paleocauce es el que aparece más a la derecha del lector y que se ve como un curso serpenteante, mientras que las otras flechas más rectas marcan desbordes desde él y desde el Arroyo, todos los cuales afectaron al poblado arrasándolo desde distintos frentes siempre de este a oeste. Aclaremos que el norte está hacia la parte superior de la foto aérea.

Este primer ataque cubrió la zona urbanizada con un espesor de aproximadamente un metro y medio de agua.

A continuación, el meandro (curva acentuada del río) que se ve al sur del pueblo se rompió con el avance de la creciente, abandonando así las aguas su curso habitual, para dirigirse hacia la parte de urbanización más reciente, un barrio de planes de vivienda, que fue el más afectado y donde más vidas y bienes se perdieron en todo el evento.

A la salida del meandro se localizaba el puente carretero que se mencionó más arriba y que se observa claramente en la fotografía aérea de 1970, el cual primero actuó como barrera que forzaba el agua hacia el pueblo, y luego, al ceder, liberó una corriente de agua, lodo, escombros, etc., sobre la ya devastada población.

En las Figuras que siguen, puede observarse la reconstrucción del evento.

San Carlos Minas

¿Qué factores condicionaron la magnitud del evento?

Hubo factores de diversa índole que generaron las condiciones para la producción de la inundación misma, y a ellos se sumó la intervención antrópica (humana) para que esa inundación fuera en definitiva catastrófica.

  • Factores meteorológicos fueron las características propias de la tormenta, tales como su intensidad, duración y distribución temporal.
  • Factor geológico dominante fue la constitución litológica, que corresponde en un 70% a rocas metamórficas de muy baja permeabilidad.
  • Factor geomorfólógico de alta incidencia es el relieve abrupto que se encuentra al este de la zona afectada, y que concentra los escurrimientos precisamente hacia el valle que ella ocupa.

  • Factor antrópico que además resultó determinante es el emplazamiento de la urbanización.

¿La tragedia pudo haberse evitado?

Sí, si se hubiese ocupado el terreno de una manera coherente con una planificación en que se hubiera tenido en cuenta el riesgo geológico.

Vuelvo a repetir lo ya dicho: el fenómeno de la creciente no podría haberse evitado, pero sí sus consecuencias.

Por ejemplo, la mala ubicación del puente, a la salida del meandro, y su diseño en el que no se atendió a la cantidad de agua que se debería evacuar en un evento extraordinario como el de 1992, son elementos que definieron el desarrollo de la tragedia, según ya se ha mencionado.

Por otra parte, los invito a observar la foto de 1970 y compararla con la de 1994:  en la última está resaltado en rojo el paleocauce que se reactivó en el evento, pero en la de 1970 es también visible, sobre todo para un ojo entrenado.

Por mínima que hubiera sido la participación de los técnicos (geólogos por ejemplo) en la planificación urbana, ese rasgo habría sido una señal de alarma al rojo vivo.

En efecto, la urbanización se encuentra claramente  encerrada entre un canal que actúa como lecho episódico (de esto habrá posts en el futuro, pero se trata de un cauce que se activa  solamente en crecidas extraordinarias) en el límite este del valle y el canal actual activo, sobre el límite oeste.

La mera presencia de señales de antiguas inundaciones (el paleocauce y los niveles de terrazas) indica que esa zona debe ser liberada al río porque éste lo reclamará en algún momento.

Instalar allí un barrio es suicida, o como muchas voces dijeron en su momento, una prueba de avaricia, corrupción o tal vez ambas cosas, en las personas responsables de aprobar los planes de vivienda y llevarlos a cabo.

Ojalá esta dramática experiencia sea tenida en cuenta por los planificadores urbanos.

Espero que no les haya aburrido un post tan extenso. Un abrazo Graciela.

PD: A los responsables y trabajadores de medios de comunicación que estén interesados en informarse para para realizar notas sobre desastres naturales, los invito a visitar el post que escribí sobre Geología para periodistas y comunicadores.

Bibliografía consultada:

Barbeito, O. y Ambrosino, S. 1993. Estudio geomorfológico de la catástrofe de San Carlos Minas. Pcia de Córdoba. Rep. Argentina. X Simposio Brasileiro de Recursos Hídricos. I Simposio de Recursos Hídricos do Cone Sul Anais 3. 78-97

Barbeito, O. y Ambrosino, S. 2005.Evaluación de umbrales de inundaciones extremas y desastres, mediante el empleo del criterio geomorfológico, las técnicas de teledetección e información histórica. RIOS 2005: Principios y Aplicaciones en Hidráulica de Ríos. H. D. Farias, J. D. Brea y R. Cazeneuve (Editores). ISBN 987-20109-4-3 (CD-ROM) & 987-20109-5-1 (libro). Segundo Simposio Regional sobre Hidráulica de Ríos, Neuquén, Argentina, 2-4 nov. 2005

Las tres figuras pertenecen al trabajo citado en primer término, mientras que la comparación entre fotografías aéreas que ilustra el post es del segundo de los trabajos mencionados.

Agradezco la gentileza de ambos colegas, Barbeito y Ambrosino, quienes me facilitaron el material bibliográfíco detallado más arriba.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo