El hombre y los procesos geológicos.

bolivia-059

Hace bastantes posts atrás, presenté los dos grandes ciclos (endógeno y exógeno) que constituyen la geología toda.

Una vez comprendidos ambos, es el momento de colocar la relación “hombre- procesos geológicos”, en su justo encuadre, al margen, tanto del alarmismo exagerado, como de la total prescindencia con que muchas veces se alude a ella.

En primer lugar, si bien los ciclos endógeno y exógeno  interactúan, y se modifican mutuamente, la influencia humana está en la práctica, por completo ausente en el primero.

 En efecto, el hombre sólo habita sobre la piel de la Tierra. Sus más profundas perforaciones (por otra parte, insignificantes puntos apenas, en la vastedad de la superficie terrestre) apenas sobrepasan los 10 Km; mientras que el radio terrestre es de aproximadamente 6.380 Km, y la mayor intensidad de los procesos geológicos internos se centraliza entre los 100 y los 700 Km. de profundidad.

 En segundo lugar, aún en el ciclo exógeno, los procesos cursan con o sin el hombre.

 La erosión existe desde hace miles de millones de años, mientras que el hombre como tal, (es decir como Homo sapiens sapiens) ha llegado al mundo en los últimos miles de años.

 Otro tanto ocurre con la contaminación, de la cual un claro ejemplo del que no puede acusarse al hombre, tuvo lugar recientemente, cuando el volcán Chaitén cubrió de cenizas vastas áreas del sur del continente, afectando a los suelos, la vegetación,  la fauna y el agua.

En suma, el hombre es sólo un factor modificador del conjunto de complejas interrelaciones que se entretejen para modelar el paisaje.

 Por cierto, es un factor muy activo, y capaz de intervenir sobre los demás, alterando delicados equilibrios, que a la larga deterioran su propia calidad de vida. Pero no es en definitiva, más que un término más, en una ecuación que lo excede.

 Ahora bien, no debe por esto entenderse, erróneamente, que la actividad humana es al fin, irrelevante.

 Si del futuro del planeta como tal se trata, sí lo es, mal que nos pese, porque la naturaleza tiene sus propios controles para alcanzar estados dinámicos de equilibrio.

Si parte del requerimiento para ese fin, es la desaparición de la especie humana, ésta sencillamente se transformará en un mero registro fósil más, entre los de tantas especies extinguidas.

No obstante, para los seres humanos, el interés  y la preocupación prioritaria no es, en última instancia el equilibrio planetario- que como ya se señaló, escapa de sus manos, y para el cual es prescindible -, sino la continuidad de la especie, y el mejoramiento o al menos la conservación de su propia calidad de vida.

En este sentido, sí es más que relevante lo que haga en la piel de la Tierra, porque esa piel es en definitiva la casa del hombre, y la única fuente accesible de todos sus recursos, por lo menos hasta el presente.

En suma, pese a su prácticamente despreciable capacidad para alterar la historia del cuerpo planetario, la responsabilidad humana sobre algunos aspectos de su evolución y estado  en la superficie- que es precisamente donde habita y a donde recurre para solventar sus necesidades- es tan alta, que hoy  muchos científicos definen la frontera Pleistoceno-Holoceno en función de la aceleración antrópica de los procesos exógenos.

Este texto ha sido extractado y ligeramente modificado del libro de mi propia autoría, que debe citarse como:

ARGÜELLO, Graciela L. 2002. Libro de texto para el Programa de Postitulación en Ciencias Naturales de la F.C.E.F y N. Dpto de Enseñanza de Ciencia y Tecnología. Universidad Nacional de Córdoba. Proyecto: Módulo LOS RECURSOS SUELO Y AGUA. Trayecto: Ciencias de la Tierra. Nivel II. I.S.B.N.: 987-9406. Versión corregida, aumentada y actualizada. 86 pp.

En caso de usar el texto, les ruego que citen la fuente, por las claras razones que enumeré en su momento en el post sobre publicaciones científicas.

Bueno, espero que este post les haya aclarado algunas realidades, para que no anden por ahí culpando al hombre de todos los males, aun  de los que no es, ni siquiera a propósito, capaz de provocar. Un beso y hasta el próximo miércoles. Graciela

2 comentarios para “El hombre y los procesos geológicos.”

  • Ana Forte dice:

    Estoy de acuerdo en un punto, el humano es tan egoísta que dice afectar el mundo, cuando en realidad afectaría solo su propia habitat.. ¡¡y si..!! no somos tan importantes como pensamos.

    Y con respecto a la evolución, algo de lo que pocas veces escuche hablar es de como una rama de tecnología alteraría la evolución natural del hombre.. yo creo que sii.. el hombre involuciona gracias a las comodidades que cada día nos hacen mas intolerantes e inútiles en varios aspectos..

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Ana, pues me has tirado tod un tema, y vaya si es interesante. Lo anoto en el interminable listado de futuros posts. Un abrazo Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo