¿Cuántos y cuáles son los movimientos de la Tierra como planeta? Parte 2.

Este post es continuación del de la semana pasada, de modo que deberían empezar por leerlo antes de internarse en el de hoy.

La semana pasada las preguntas que nos planteamos fueron:

¿Cuáles son los movimientos de nuestro planeta?

¿Qué es la traslación y qué efectos tiene?

¿Qué es la rotación y qué efectos tiene?

Hoy retomamos el tema desde ese punto y la primera pregunta es:

¿Qué es precesión y qué efectos tiene?

Ya hemos visto la semana pasada que la Tierra gira alrededor de su eje. Si fuera una esfera perfecta, homogénea, rígida y aislada en el espacio, podría girar eternamente en torno a un eje que a su vez, se mantendría en una misma posición determinada por la misma rotación. Ya que ninguna de las condiciones enumeradas se cumple, el planeta se balancea.

Principalmente debido a que la Tierra no es una esfera perfecta, sino que tiene un ensanchamiento ecuatorial, la atracción gravitacional del Sol y de la Luna, se acentúa en esa zona, con lo que el eje de la Tierra se mueve describiendo un “cabeceo” parecido al de un trompo, y cuya trayectoria podría representarse como si se tratara de dos conos unidos por el vértice.

Los correspondientes círculos que así describe el eje, se cierran en un ciclo de aproximadamente 26.000 años, y a ese efecto se le llama precesión de los equinoccios, ya que implica que los equinoccios se atrasan o adelantan continuamente, ocurriendo a la misma hora  y día sólo cada 26.000 años.

Este movimiento tiene importantes consecuencias sobre el clima terrestre, ya que suma o resta su efecto al que la forma elíptica de la órbita terreste, con el sol en uno de los focos provoca, fundamentalmente en las temperaturas planetarias.

En efecto, ya dije la semana pasada que a veces la Tierra está más cerca del Sol y a veces más lejos (afelio y periehelio respectivamente), y además, por la inclinación del eje, en un hemisferio es verano y en el otro invierno (esto ya dije que será post detallado próximamente).

Agreguemos ahora que si cuando en un hemisferio dado, el afelio coincide con la posición del eje en que la precesión lo acerca al Sol, los veranos serán más cálidos que cuando en el afelio, la precesión  lo aleja de él.

Inversamente, si en el perihelio, el hemisferio donde reina el invierno se ha inclinado apartándose del astro, el invierno es más crudo que si el planeta cabecea acercándolo.

En resumen, los inviernos progresivamente más fríos o más cálidos no son sino el resultado natural y esperable de los movimientos planetarios, de modo que a) no debemos atribuirlos a la actividad humana, y b) no deben causarnos asombro ni justifican teorías apocalípticas. Sólo se trata de condiciones que cambian progresivamente, y sólo son casi idénticas en lapsos de miles de años. (Y eso si no ocurren otras cosas que iremos develando de a poco en el blog).

¿Qué es la nutación y qué efectos tiene?

La nutación se produce porque, por las razones expresadas más arriba, el  círculo recorrido por el eje en la precesión tampoco es perfecto, sino que se mueve aproximadamente como ven en el dibujo, en una forma ondulatoria, que se debe principalmente a la relación de la Tierra con su satélite.

Efectivamente, la atracción de la Luna cambia ligeramente con el tiempo, ya que unas veces está más cerca de nuestro planeta que otras, debido a que ambos cuerpos recorren órbitas elípticas y no circulares.

La pequeña onda, que se suma a la precesión  y se repite cada diecinueve años, aproximadamente, fue descubierta en 1748 por James Bradley, quien la denominó nutación, que es la palabra latina correspondiente a “balanceo” o cabeceo.

¿Qué es el período de Chandler y qué efectos tiene?

En 1892, Seth Chandler descubrió otro movimiento más o menos circular de los polos, definido, obviamente por algún cambio en la inclinación del eje.

Este período consiste en pequeños desplazamientos, que completan un ciclo en alrededor de 430 días, cerrando un círculo que no es tampoco perfecto.

La causa de este corrimiento se explica por los movimientos de masa en la propia Tierra, que desbalancean la posición de equilibrio del eje. En este peródo de Chandler, las desviaciones del polo respecto del centro teórico no superan los 9 metros.

Los que tienen algunos años y jugaron con trompos en su infancia, recordarán que si esos juguetes manifestaban alguna tendencia no deseada a inclinarse en alguna dirección, para corregirla, le pegábamos masilla en lugares bien seleccionados. Si cambiábamos de lugar esos lastres agregados, el cabeceo cambiaba. Algo semejante ocurre cuando las masas corticales se desplazan por la superficie del planeta, ya sea a favor de la Tectónica de placas, o de manera abrupta a veces, de resultas de un sismo importante.

¿Qué es el cuarto balanceo y qué efectos tiene?

Al avanzar las técnicas de medición, con métodos cada vez más sofisticados, pueden detectarse cambios de posición planetaria de hasta cinco centímetros. En razón de estas nuevas investigaciones, se ha dado a conocer un cuarto balanceo que completa su ciclo en tiempos que van de dos semanas a dos meses. La medida de máximo diámetro de este círculo es de sesenta centímetros, y su ocurrencia se atribuye a las movilizaciones de masas fluidas, como corrientes atmosféricas, volúmenes de agua o hielo, vientos, etc. sobre el planeta.

Puede llamar la atención que siendo el sexto movimiento descrito, se lo numere como “cuarto”, pero ello es porque los dos primeros (traslación y rotación) no son asignables a balanceos.

¿Qué procesos geológicos pueden modificar estos movimientos?

Como señalé más arriba, movimientos sísmicos de gran intensidad pueden modificar el período de Chandler, lo que suele mencionarse como que “provocaron el corrimiento del eje de la Tierra”.

Importantes huracanes afectan también al cuarto balanceo.

Y cabe consignar que ya que todos los movimentos responden a sistemas dinámicos regidos por la gravitación universal, cada modificación de uno de ellos, altera- a veces imperceptiblemente y a veces de manera muy notable- a todos los demás.

¿Por qué es tan importante conocerlos a todos?

Porque es en gran medida el conjunto de esas interacciones quien regula los cambios climáticos que acontecen en el planeta, y de los que ahora podremos empezar a informarnos mejor en futuros posts. Vale aclarar que además de estos procesos, hay muchos otros inputs para la regulación climática planetaria. Y ya verán que todo el tema es apasionante.

Bibliografía:

Argüello, Graciela L. 2006. ” La Tierra como planeta integrante del Sistema Solar” Cuadernillo didáctico Nº II, Capítulo 1. Para circulación interna en la U.N.R.C. 17 páginas.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es tomada de este sitio.

4 comentarios para “¿Cuántos y cuáles son los movimientos de la Tierra como planeta? Parte 2.”

  • Fernando dice:

    Graciela, muy buena la serie de post. Leyéndolo, me surgió la duda si la posición de los continentes y el agua de los océanos influencian de alguna forma estos movimientos. Mas específicamente, se me ocurre que la deriva continental coloca a los continentes en distinta posición continuamente y me pregunto si esto no estaría “obligando” a la tierra a microbalancear continuamente sus movimientos para ajustar a los cambios de masa. Digo “microbalancear” porque los movimientos son pequeños, salvo en los mega terremotos, y los cambios mas significativos se ven solo en el marco de millones de años. Gracias.

  • Graciela dice:

    Sí, por supuesto , Fernando, es lo que explico en el post, precisamente. Por favor leelo completo y atentamente

  • Sebastian dice:

    Graciela, primero que nada, quiero saludarte y agradecerte por tanta divulgación científica que tan desinteresadamente haces llegar a nuestras casillas de correo 

    Leyendo tu nota sobre los movimientos de la tierra, me llamó mucho la atención tus comentarios sobre precesión del eje terrestre y su influencia sobre las estaciones. Tanto así fue mi interés, que dediqué algún tiempo a buscar más información del tema y por lo que he leído hasta ahora, estoy realmente sorprendido de la poca difusión que tiene el tema. Entiendo que actualmente estamos pasando por periodo “cálido” del clima global justamente relacionado al ángulo de precesión actual, versus los puntos de perigeo y apogeo. Quizás estoy malinterpretando algo de la tonelada de información científica que he leído (si bien son ingeniero, la climatología no es mi campo), pero entiendo que la incidencia de los factores mencionados quizás sea igual o superior a la acción del hombre en referencia al cambio climático global del que tanto se habla últimamente.
    Soy un adepto a cualquier medida que podamos tomar cada uno de nosotros para vivir en un mundo mejor y dejarlo tal cual lo encontramos para nuestros hijos, por lo que no pongo en tela de juicio el impacto las actividades humanas sobre el clima, pero realmente este tema de los movimientos de la tierra y su impacto sobre las estaciones me ha dejado boquiabierto, insisto, por la falta de difusión, y quizás por carencia de un análisis comparativo mas profundo.

    Sé que la climatología quizás no sea tu campo, pero tu claridad para divulgar información científica quizás pueda ayudar a que muchos entendamos un poco más estos procesos que tanto parecen influir en nuestro clima. Te animas a escribir un artículo específico de la relación entre los movimientos de la tierra y el clima, versus el impacto de la actividad humana sobre el mismo?

    Nuevamente, muchas gracias por el tiempo que nos dedicas!!!

    Sebastián

  • Graciela dice:

    Precisamente, Sebastián, si navegás un poquito por el blog, verás que SIEMPRE señalo que la acción del hombre está sobrevalorada, de resultas de la mentalidad antropocéntrica. Y sobre el cambio climático en particular he señalado ese punto más de una vez, en diferentes temas.
    A los movimientos planetarios los he subido precisamente para preparar la información necesaria para abordar el tema del clima y el cambio climático con mejores herramientas.
    Hay todavía varios temas preparatorios que voy a ir subiendo y después, con todas las nociones previas a mano (y debidamente linkeadas) llegará el post que me estás pidiendo. Un abrazo Graciela.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo