Créanme que no les miento… tanto

eric oches
Como pretendo conducirlos un poco por el conocimiento geológico, les sugiero que vayan a ver en la correspondiente pestaña, una muy breve síntesis de mi currículum vitae para que no piensen que esta conductora los va a estrellar de entrada en cualquier esquina.

Podré equivocarme muchas veces, pero la trayectoria que les sugiero ir a curiosear, les garantiza que también estoy capacitada para acertar algunas otras.

En definitiva si van a venir a consultar estas páginas de vez en cuando, sepan que hablo con algún fundamento.

No tendré el basamento de las Sierras Pampeanas, pero tampoco soy un cultivo hidropónico, no se crean.

En la foto, el Dr Eric Oches, un referente de Suelos en el mundo, me está presentando, cuando yo estaba por dictar la conferencia central invitada en un workshop sobre loess en Hannover, ¡¡¡pa’que veaan!!!

Eso me lleva a algunas digresiones: hace muchos años, cuando recién me iniciaba en esto de la investigación, un ex profesor mío, me señaló que una de las grandes ventajas de este tipo de trabajo es que le permite a uno viajar como si fuera rico, aun sin dejar de ser pobre.

Y tenía razón, la foto es un ejemplo entre muchos otros. En ese caso, fui invitada para un evento de dos días, en uno de los cuales debía dar la conferencia central. Durante el resto de la semana que permanecí en Alemania esa vez, fui agasajada como una reina y paseada por ciudades cercanas, llenas de historia y bellísimos paisajes, sin desembolsar un solo euro.

Y por si ello fuera poco, conocí gente fantástica de todo el mundo, con quienes compartí el workshop, todos autoridades en sus respectivas áreas, y de quienes aprendí un montón. (Cosa que espero se me note, al menos de vez en cuando)

Así pues, la moraleja de este cuento, especialmente dedicada a los jóvenes geólogos que se preguntan si valdrá la pena dedicarse a la investigación, es que si bien puede ser una tarea extenuante a veces, mal rentada otras muchas, y siempre exigente, depara también muchas satisfacciones.

En sucesivos posts, irán desfilando anécdotas, y artículos relacionados con este tema.

Por el momento, como habrán sabido apreciar, estoy todavía en actividades de precalentamiento, para ir lentamente entrando en materia, como quien prueba la temperatura del agua antes de largarse a la pileta.

El próximo post es propio de un kamikaze, ya van a ver. Si vienen, claro, si no, nunca sabrán por qué.

Chaucitooooo Graciela

2 comentarios para “Créanme que no les miento… tanto”

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo