10 Consejos para visitar muestras y museos de ciencia con niños

imagentptumo-y-manglares-2010-124Entre las publicaciones del blog muchas han tenido como tema museos de Ciencias de la Tierra y muestras privadas sobre dinosaurios.

Pero curiosamente en muchos de los comentarios se han dejado ver más las preocupaciones y quejas de los padres (que van desde el costo de la entrada hasta el clima), que una actitud positiva ante el plan para el paseo familiar.

Es por eso que creemos necesario acercarles una mini-guía para hacer de una visita de este tipo,  un auténtico disfrute.

Dayana aportó toda la base a partir de sencillas reflexiones del más puro sentido común, y yo le estoy sumando la experiencia de madre, abuela y profesional en una carrera afín.

Antes de visitar la muestra

1- Elegir paseos adecuados a los intereses y posibilidades de comprensión de los niños: puede que a usted le fascinen los barcos antiguos, pero si a sus hijos no le interesan en lo más mínimo se van a aburrir muy rápido.

Otro de los puntos es tener conciencia  de que no todas las actividades son aptas para cualquier edad y que los niños muy pequeños pueden cansarse con facilidad o ser muy sensibles al ambiente (frío, calor, demasiada gente, demasiado ruido o hasta asustarse del montaje del material expuesto).

2- Mentalizarse positivamente: si la actitud es de fastidio porque prefiere quedarse viendo un partido de fútbol por TV antes que estar con sus hijos, ya estará creando negatividad sobre el paseo. Póngase en el lugar de sus hijos o recuerde su propia infancia ¿Le gustaría salir con un padre rezongón y enojado? Seguramente, no.

3- Anticipar algo de la actividad: darles a los niños información sobre el lugar donde se hace la muestra, les ayudará a saber qué se espera ver pero también cuál debe ser su comportamiento en el lugar.

4- Conocer del tema de la muestra: no hace falta estudiar como si se fuera a rendir un examen, pero al menos servirá para crear una conexión entre lo que se charló en casa y lo que se verá en la muestra. De esta manera se pueden leer libros, ver películas o buscar en internet algo de información confiable sobre algún aspecto de lo que se verá exhibido. Hacer esta preparación previa no le autoriza sin embargo a amortizar el esfuerzo, discutiendo con los guías expertos,  y haciendo gala de un conocimiento  limitado y recientemente adquirido .

Así sea usted un profesional galardonado en el tema, tampoco es el lugar de demostrarlo, porque ninguno de los demás asistentes espera escuchar una conferencia petulante y cargada de términos científicos.

5- Elegir el momento adecuado: no ir en la hora pico, cuando el tránsito es caótico ni cuando el adulto está cansado porque recién sale de trabajar, puede hacer una gran diferencia en el ánimo del grupo.

6- Contagiarse del entusiasmo y la alegría de los niños: puede que para un adulto ver un robot de dinosaurio no tenga nada de interesante y que sea sólo un pedazo de hierro y plástico pintado. Pero los niños los ven con otros ojos y con otras expectativas según sea su edad, por supuesto. Es el adulto el que tiene que entrar en el universo infantil para compartir su asombro, no contagiar al pobre chico de su eventual falta de imaginación.

Si no tiene la habilidad de hacerlo, arruinará la visita del niño, y lo privará a él mismo de una posibilidad de disfrutar la actividad compartida.

Durante la muestra

7- Armarse de paciencia: para lidiar con sus niños, los niños ajenos, las situaciones imprevistas y los demás adultos que no hayan leído este maravilloso post 😀

8- Si es una visita guiada indicar las normas de comportamiento: explicar cuándo puede hacer preguntas y cómo debe comportarse con la persona que está efectuando su trabajo de guía. Por supuesto, es imprescindible que el adulto predique a través del ejemplo.

9- Buscar el feedback con el niño: hacer preguntas abiertas sobre lo que se va viendo, por ejemplo “”¿Qué es lo que más te gustó de ese dinosaurio?”, “¿Cuál ha sido el animal más raro que viste?”, etc. El adulto también compartirá sus opiniones de una manera positiva.

10- Permita que el niño haga preguntas: ya sea al guía o a usted. Si pregunta es porque hay un interés o una curiosidad; y por medio de respuestas directas o de la deducción puede ayudarlo a descubrir las respuestas. No tema reconocer que no sabe algo, y recurra en ese caso al guía, antes que inventar respuestas falsas que se graban indeleblemente en el cerebro infantil. La actividad lúdica que la visita conlleva actúa como un sello en la memoria del niño.

Tips para salir con niños

– Tiempo: los paseos no deben durar más de una o dos horas, sobre todo con niños pequeños.

– Ropa: tanto los adultos como los niños deben ir con ropa cómoda y calzado apropiado para un recorrido confortable. Si una mamá recorre escasamente veinte metros sin buscar una silla porque los tacones aguja la están matando, nadie estará contento. Lo mismo si van excesivamente abrigados, o por el contrario se mueren de frío en el aire acondicionado, en el caso de que lo haya.

– Descansos: a lo largo del paseo, los niños pueden necesitar momentos de descanso, para ir al baño o para comer algo; tenga previsto esto como algo natural.

– Actitud: recuerde que no es una “clase”, sino un paseo de esparcimiento, de modo que su niño tiene todo el derecho de distraerse y manejar sus propios ritmos, deteniéndose donde quiera y hasta salteando las cosas que no despiertan su interés.

–  Hay lugares para todos los bolsillos: los museos de Ciencias de la Tierra suelen ser muy baratos, muchos de ellos cuentan con precios especiales según el día y algunos hasta tienen visitas gratis.
Las muestras privadas, por otra parte, suelen ser más caras pero presentan actividades lúdicas y entretenimientos que no se encuentran en los museos. Tenga en cuenta, además que esos entretenimientos extra pueden tener un costo sobreagregado, y si no está dispuesto a gastar más que en la entrada, advierta de ello a sus hijos con anticipación, para evitar malos momentos en el paseo mismo… o quejas y lamentaciones posteriores.

La foto que ilustra el post es de una visita a un acuario en el archipiélago Rosario en proximidades de Cartagena de Indias, y pueden ver muchos niños, perfectamente integrados al grupo.

Otro post recomendado sobre el tema en Viajeros.com

8 comentarios para “10 Consejos para visitar muestras y museos de ciencia con niños”

  • Mirian dice:

    aceptan tarjeta d credito Visa? Gracias

  • Graciela L.Argüello dice:

    Hola, Mirian, deberás recurrir al teléfono que figura en el post correspondiente a la muestra que te interesa visitar para obtener esa información, nosotros no tenemos nada que ver con la empresa y todo lo que nos informaron está ya en el post. Saludos Graciela

  • Sandra dice:

    Muy buenos los consejos!! los voy a aplicar ahora que pienso llevar a mis niños a un museo de geología de una universidad peruana (UNI).

  • rocio dice:

    Quería saber si hay estacionamiento dentro del predio! muchas gracias!!

  • Graciela L.Argüello dice:

    ¿De qué predio estás hablando , Rocío? De todos modos, lee por favor la respuesta a Mirian

  • Angie dice:

    Excelente los consejos!!! Soy mamá de Santino de 5 años y se interesa mucho cuando con el jardín realizan distintas visitas a los museos de la ciudad.Ahora en vacaciones voy a llevarlo a una muestra de dinosaurios que es un tema que lo atrapa y me sivió mucho leer estos consejos.Pienso que lo escencial es disfrutar el paseo con tu hijo y no que sea una obligación… Muchas gracias!!

  • Graciela dice:

    Encantada de haberte ayudado, Angie, espero que disfrutes el paseo. Graciela

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo