Ciencia y Tecnologí­a – Luis María Pescetti

Cuento extraído del libro de literatura infantil ¡Buenísimo, Natacha!, que puede leerse en la web oficial del autor.

La escuela organizaba una Feria de Ciencia y Tecnologí­a. La maestra propuso una serie de trabajos precisos para introducirlos en el tema. El primero fue que averiguaran la diferencia entre ciencia y tecnologí­a.

La ciencia es por ejemplo la electricidad, los pararrayos, todo así­. Y la tecnologí­a es la leche, por ejemplo, que nos da queso, o los aviones.Natacha hace la tarea

Isaac Newton fue un gran inventor contra los rayos que protegió a todas las personas contra los rayos, inventando el pararrayos.

La ciencia es una gran necesidad, no como la tecnologí­a porque sin ella no podrí­amos vivir. Albert Einstein y Madame Curie son dos grandes inventores de la humanidad aunque sufrieron muchas injusticias, porque no sólo inventaban parte del dí­a y la otra tení­an que enseñar también.

Los alumnos los querí­an mucho porque los respetaban porque cuando entraban les decí­an: “Buenos dí­as, profesor Albert Einstein, ¡qué linda teorí­a!” o “Buenos dí­as profesor Madame Curie, ¡qué lindos rayos equis para una radiografí­a!”, porque ellos no se conocieron. ¡Vivan Albert Einstein y Madame Curie! ¡Aunque la humanidad los separe!

Natacha

4 comentarios para “Ciencia y Tecnologí­a – Luis María Pescetti”

  • Dayana dice:

    ¡Me encantan los libros de Natacha! En el Nuestro Planeta hubo varias menciones geológicas también, aunque las mejores partes son las de Natacha con su perro.

    Mi duda es ¿Qué tan parecido a los trabajos de tus alumnos es este cuento? jajajaja.

  • Graciela L.Argüello dice:

    Sí hay cosas muy divertidas en la serie de Natacha, ya voy a subir algunas que están imperdibles para los días viernes, tomadas del libro que me regalaste vos Dayana. ( Lo menciono a ver si cunde el ejemplo y me mandan regalitos 😀 ) Y tu comentario me recuerda que también tengo cosas cosechadas entre mis alumnos para esos posts.

  • terox dice:

    Obviamente no conozco los libros, pero si por la muestra podemos extrapolar, parece que los adultos pueden sacar más provecho de ellos, desde el punto de vista humorístico, ya que para niños puede resultar contrapoducentes…

  • Graciela L.Argüello dice:

    Sí, Terox, los adultos pueden disfrutar el humor, pero los chicos lo leen como aventuras de otros niños de su edad, y en realidad, no hay casi ninguna intención de divulgación científica en lo que leí, de modo que no creo que genere confusiones. Cuando yo era chica descubrí una serie (que ya era vieja por esa época) de Monteiro Lobato, donde se podía aprender muchísimo de gramática y matemáticas, pero con personajes que incluían un marlo y una muñeca parlantes, por ejemplo, y pese a mi corta edad, no confundía lo creíble con lo fantasioso. Se pueden disfrutar bien juntos. Yo considero más peligroso el límite cuando todo parece creíble y allí sí se generan confusiones. El guiño cómplice que indica, ojo esto es imposible, hace toda la diferencia.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo