Archivo de la categoría ‘Equipamiento geológico’

20 ideas de regalos posibles para un geólogo

piqueta1Con motivo de acercarse el día del amigo e inspirada en la pregunta de una lectora que quería hacerle un regalo  a su padre geólogo, presento aquí el listado de veinte ampliado de obsequios que serían realmente apreciados por cualquier geólogo en ejercicio.

Instrumental y herramientas

  1. Un geonavegador satelital.
  2. Un estereoscopio de bolsillo.
  3. Una piqueta paqueta. Si el geólogo recién se inicia es “El” regalo; pero si lleva años de campo se debe preguntar antes si tiene una, porque lo más probable es que ya esté en su mochila.
  4. Una pequeña filmadora.
  5. Una brújula tipo Brunton, pero atención aquí también vale lo que se dijo respecto a la piqueta.
  6. Una buena lupa de mano. Ahora bien,  si lo que les sobra es plata, también puede ser una binocular para laboratorio.
  7. Un machete bien afilado, esto es especialmente apreciado por quienes deben atravesar montes densos.
  8. Largavistas binoculares.

    Indumentaria para el campo

  9. Un sombrero para el campo que tenga toda la facha, por ejemplo tipo Indiana Jones.
  10. Un chaleco modelo pescador con 50.000 bolsillitos para tener todo a mano cuando se trabaja en el campo.
  11. Borceguíes.
  12. Guantes de jardinero de los de cuerina, muy apreciados para atravesar zonas de monte tupido.
  13. Una capa impermeable bien finita que se pueda cargar en la mochila sin sumar demasiado peso ni volumen.
  14. Cualquiera de estas 101 remeras geológicas.
  15. Para las chicas, cualquiera de estas joyas inspiradas en dinosaurios.

    Otros

  16. Chocolates para combatir el frío en las campañas.
  17. Un vaso térmico.
  18. Una mesita con sus sillas plegables de las que se hacen valijita, para llevar al campo.
  19. Novelas de Jean S. Auel.
  20. Una buena navaja multiuso Victorinox o similar.
  21. Un cuchillo de monte con su estuche.
  22. Un set para asado, mejor si viene con asado incluido.
  23. Por supuesto, mi libro digital, que pueden comprar aquí mismo. 😀

         Bonus track para la casa del geólogo

Objetos de decoración de interiores ideales para geólogos – Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4 (se vienen próximas entregas!)

Y como no podía faltar, el post de lo que NO deben regalar a un geólogo.

El equipo de campo. Primera parte: la indumentaria

A continuación describiré una indumentaria que puede parecer excesiva si se está pensando en un paseo recreativo de un par de horas en la naturaleza, pero para el que va a pasar largo tiempo de trabajo al aire libre, con momentos de caminata y prolongadas paradas sin protección alguna, recolectando información o muestreando, puede hacer toda la diferencia entre una sensación confortable o definitivamente incómoda.

  • Graciela luce un modelito de Piedr Campin
  • Son elementos imprescindibles:

    Calzado adecuado.
    El mejor es el borceguí de caña alta que protege de espinas, humedad, ataques de ofidios y torceduras además de ser cómodo y duradero. De no contar con él, buenas zapatillas de trekking, o calzados deportivos en general. La modesta alpargata puede ser la última de las opciones aunque sólo por la comodidad ya que no es protección suficiente para ninguno de los riesgos mencionados.

    Mochila liviana, de tamaño adecuado al equipo a llevar y al físico de quien la cargue, preferentemente con numerosos compartimentos para ordenar el material de manera adecuada.

    Sombrero. Siempre, aun en días nublados, ya que no sólo sirve para evitar insolaciones sino también para no andar dejando media cabellera enredada en las ramas (quien la tiene, claro) si se debe atravesar un monte más o menos cerrado.

    (En la foto, Graciela luce un modelito de Piedr Campin)

    Ropa adecuada. Ello incluye normalmente el infaltable vaquero de jean. Si bien hoy se usa mucho también el jogging y prendas similares, aun a riesgo de parecer anticuada, sigo recomendando los pantalones de tela gruesa porque son mejor protección contra espinas y raspones en las rocas.

    Es conveniente el uso de mangas largas y pantalones largos, hasta en días de calor, para evitar quemaduras de sol, picaduras de mosquitos y arañazos con la vegetación. Cuando se para a comer y descansar en un lugar a la sombra y limpio de monte, se puede prescindir de esa protección, para lo cual conviene tener bajo la camisa de mangas largas, una prenda tipo musculosa que además absorbe la transpiración en las caminatas.

    Abrigo suficiente según el estado del tiempo. Aun en los días más calurosos, es importante llevar una campera extra, preferentemente impermeable y liviana por cualquier eventualidad.

    En zonas muy frías, el abrigo incluye guantes y eventualmente un cuello de polar que puede levantarse hasta cubrir la nariz y boca.

    Siempre es conveniente recurrir al sistema de capas superpuestas que permiten ir adecuando el abrigo a los cambios de temperatura a lo largo del día, y según se entra en calor con las diversas actividades.

    Es preferible usar, por ejemplo: remera, camisa fina, chaleco, pullover delgado, camperita liviana y camperón grueso, antes que una camisa de franela, un pullover gordo y una campera, que pueden resultar sofocantes a mediodía.

    La primera opción permite ir regulando el abrigo necesario sin perder nunca la sensación de confort, no así la segunda. Todas las prendas deben ser lo suficientemente livianas como para que no sea incómodo luego, cargarlas en la mochila.

    Cuando se habla de abrigo, además no se piensa sólo en la temperatura desde la cintura hacia arriba sino de todo el cuerpo, de modo que también debe atenderse al aislamiento debajo del vaquero, con una o dos medibachas las mujeres, y calzoncillos largos los hombres…o viceversa, bah, como más les guste.

    Las medias y plantillas de lana también deben tomarse en cuenta.

    Obviamente todo ese abrigo deberá adecuarse a la época del año y lugar a dirigirse. No irán a cargar todo eso si van a una campaña de verano en el trópico. ¡A ver si usan un poco su propio criterio! No esperarán que yo le solucione la vida a cada uno y en cada eventualidad…

    Cuando el clima es más benigno, una opción excelente como abrigo es la campera de jean, porque protege de todo y es terriblemente duradera. La que yo tengo,  y  que ven en el header, me acompaña desde la época en que estudiaba, y sigue gozando de perfecta salud, y eso que ya han pasado eones desde que la compré.

    Como medidas accesorias, los anteojos para sol serán útiles aun en días nublados, si se trata de zonas ventosas con sedimentos sueltos, para protegerse de las partículas de polvo.

    Lo que no conviene llevar al campo son anillos, cadenas o brazaletes que pueden engancharse en alguna rama y provocar accidentes muy tontos. Por la misma razón, también el cabello largo debe recogerse o colocarse dentro de la gorra, ya que además incomoda en el trabajo.

    Por supuesto, en situaciones muy especiales, habrá equipos de uso indicado de manera específica, tales como casco de minero para entrar en una caverna, galería o socavón, o zapatos claveteados para zonas glaciarias, pero eso ya será motivo de comentarios en otros posts.

    Ahora, si con todo esto todavía prefieren andar de bermudas y hawaianas cuando intentan subir al Aconcagua es su problema, yo ya los dejo advertidos, y nos vemos en el próximo post. Graciela.

    Buscá en el blog
    Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
    Archivo