Archivo de la categoría ‘Geología y literatura’

El oro en un texto literario.

Imagen1magiadela vidaEste párrafo fue rescatado de una novela, en la que fue lo único que me gustó. Se trata de “La magia de la vida” de Viviana Rivero, quien hace en un momento del relato, la siguiente descripción, interesante en sí misma, aunque ignoro cuál fue la fuente y desconozco también el grado de exactitud de las cantidades y dimensiones que se describen, aunque sí son reales las propiedades a las que se alude. Pero como sea, es pintoresco, y lo comparto con ustedes.

El oro era especial en muchos sentidos. Una onza-poco más de treinta gramos de ese metal- podía ser estirada en un alambre de cien kilómetros y ser martillado tan fino que una copa podía ser aplastada sobre un campo entero de fútbol. También servía para revestir los contactos eléctricos de los sistemas de air bag de autos lujosos como los suyos y hasta para fabricar los reflectores antimisiles del avión del presidente de los Estados Unidos….

… … … … … … … … …

…Aun su médico le había recetado una inyección con sales de oro para la artritis de su rodilla….

Cuando los geólogos escriben poemas.

XI fip Palabra en el mundo
                                   ¡festival internacional de poesía en todas partes!
 
 XI edición – del 1 al 31 de mayo del 2017
La poesía en acción universal por la paz

Hoy los voy a invitar a un evento virtual, que se realiza a nivel mundial, con el auspicio del Museo de la Palabra,  y al que fui convocada para participar en mi calidad de “Embajadora de la Palabra”.

Se trata de un mes dedicado a la Poesía, intentando colaborar con una atmósfera de paz en el mundo. En el marco de dicho evento, todos los sábados del mes de mayo, a partir de mañana mismo, subiré un poema de mi autoría en mi otro blog, el literario, llamado ¿Y si hubiera una vez?

Están invitados a pasar por allí todos los sábados de mayo, pues. Allá los espero. Un abrazo y hasta el próximo lunes. Graciela.

Sonnium, el primer cuento de ciencia ficción

Imagen1johannes

Tal vez no lo sepan, pero el que se considera como el primer cuento de Ciencia Ficción publicado en la historia, es Somnium (El sueño), escrito por el sabio Johannes Kepler, autor de las leyes que describen el movimiento de los planetas en el Sistema Solar.

El cuento, escrito en latín, narra un viaje onírico a la Luna, y en él se presenta el estado del conocimiento sobre el satélite, en el momento en que fue escrito, vale decir en 1630.

No obstante, la obra se publicó póstumamente, en 1634.

Debo confesar que no la he leído ni sé cómo acceder a ella, pero si alguien tiene conocimiento de la existencia de una traducción al castellano, inglés, alemán, francés, italiano o portugués, por favor ¡mándenme el dato de cómo conseguirla!!!

Por ahora, me limito a contarles el dato de color, pero si encuentro el cuento, (con la ayuda de ustedes) lo leeré  y comentaré con ustedes. Lo prometo.

La imagen que ilustra el post es de Internet, imágenes Google.

Un abrazo y hasta el lunes, con algo que está de actualidad y estoy segura de que les va a interesar. Graciela.

El alquimista, Jorge Luis Borges

El alquimista

Jorge Luis Borges.

Lento en el alba un joven que ha gastado
La larga reflexión y las avaras
Vigilias considera ensimismado
Los insomnes braseros y alquitaras.

Sabe que el oro, ese Proteo, acecha
Bajo cualquier azar, como el destino;
Sabe que está en el polvo del camino,
En el arco, en el brazo y en la flecha.

En su oscura visión de un ser secreto
Que se oculta en el astro y en el lodo,
Late aquel otro sueño de que todo
Es agua, que vio Tales de Mileto.

Otra visión habrá; la de un eterno
Dios cuya ubicua faz es cada cosa,
Que explicará el geométrico Spinoza
En un libro más arduo que el Averno…

En los vastos confines orientales
Del azul palidecen los planetas,
El alquimista piensa en las secretas
Leyes que unen planetas y metales.

Y mientras cree tocar enardecido
El oro aquél que matará la Muerte.
Dios, que sabe de alquimia, lo convierte
En polvo, en nadie, en nada y en olvido.

Al horizonte de un suburbio, Jorge Luis Borges

Una mirada poética sobre el paisaje, que en algún momento expone una enorme verdad geológica: la mutabilidad del espacio natural.

Pampa:
Yo diviso tu anchura que ahonda las afueras,
yo me estoy desangrando en tus ponientes.

Pampa:
Yo te oigo en las tenaces guitarras sentenciosas
y en altos benteveos y en el ruido cansado
de los carros de pasto que vienen del verano.

Pampa:
El ámbito de un patio colorado me basta
para sentirte mía.

Pampa:
Yo sé que te desgarran
surcos y callejones y el viento que te cambia.
Pampa sufrida y macha que ya estás en los cielos,
no sé si eres la muerte. Sé que estás en mi pecho.

Jorge Luis Borges
Luna de enfrente (1925)

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo