Archivo de la categoría ‘Geología en la vida cotidiana’

Breve comentario sobre el sismo en las proximidades de Carlos Paz.

Imagen1carlsopazNo hace mucho se produjo un sismo de mayor magnitud que el de anoche, en las proximidades de Deán Funes, y con ese motivo subí un post en el que expliqué varias cosas que vienen de nuevo a cuento hoy.

Como no quiero repetirme, les paso el link para que vayan a leerlo ahora y tomen de él todo lo que es de nuevo aplicable a lo acontecido anoche.

Pero como siempre es posible dar una vuelta de tuerca a cada tema, dada la gran complejidad de los sistemas geológicos, hoy agrego un par de cositas que no había dicho antes.

¿Cuáles son los datos objetivos del evento?

Se trató de un temblor de intensidad y magnitud bajas, pero se sintió hasta en la ciudad de Córdoba porque fue de hipocentro muy próximo y  relativamente escasa profundidad (aproximadamente 49 km).

El epicentro se situó a unos  9 km al sur-este de Villa Carlos Paz, entre esta ciudad y el área de Falda del Cañete, distante a unos 30 km de la capital provincial. La zona corresponde a la provincia geológica de Sierras Pampeanas de Córdoba y San Luis, más específicamente en la zona del cordón de las Sierras Chicas.

La magnitud fue de 2,7 grados en la escala Richter, y la intensidad, aproximadamente II en la escala Mercalli.

El movimiento se produjo a las 00:12:49 hs y sólo duró unos pocos segundos.

¿Qué significa la Intensidad II en la escala de Mercalli modificada?

Como expliqué en uno de los posts cuyos links he ido señalándoles más arriba, la intensidad solamente observa los efectos posteriores al sismo, tanto sobre los seres vivos como sobre las construcciones y las estructuras y condiciones geológicas.

En este caso, los efectos observables para un grado II son realmente mínimos, tanto que solamente lo perciben las personas en reposo, las que tienen alteraciones nerviosas, y/o son sismosensibles. Los animales también lo sienten, y puede observarse la oscilación de lámparas y otros objetos colgantes, sobre todo en edificios altos. Algunos elementos pueden balancearse, por ejemplo las cortinas, los cuadros, etc. En realidad en estos casos, se observan movimientos relativos al marco referencial, como les conté al hablar de los sismógrafos y sismoscopios

Eventualmente algunos objetos de poca masa pueden deslizarse también. Y no hay mucho más que decir al respecto.

¿El origen del sismo se relaciona con el anterior en Deán Funes?

Sí, en términos generales, lo que les conté en ese momento es aplicable también aquí, de modo que no voy a abundar en este momento.

¿Hay una mayor frecuencia de sismos en este último tiempo?

No, en realidad no la hay, sucede que con nuestro habitual egocentrismo, al producirse cerca, lo notamos y pretendemos generalizar lo que es nuestra personal percepción.

De hecho, es tan habitual que ocurran movimientos telúricos, que casi todo el tiempo está ocurriendo alguno en algún lugar del mundo de alguna magnitud, aunque sea sólo perceptible por los instrumentos. Más o menos cada hora se produce un movimiento registrable en alguna parte del planeta.

Por esa razón, el Servicio Geológico de los Estados Unidos, que monitorea la red mundial de detección sísmica de manera continua, sólo publica en su página aquellos movimientos cuya magnitud supera los  5 grados Richter. Por debajo de esa magnitud sólo tienen notoriedad local, como pasó anoche.

A algunos de nosotros, los cordobeses nos dio tema para hablar, pero para el resto del mundo no existió, mal que nos pese.

¿Es preocupante que estos eventos se sucedan con tan poca diferencia en el tiempo?

Muy por el contrario, es un dato muy tranquilizador, ya que quiere decir que la energía se va liberando de manera inocua. Las placas están en movimiento constante, y sólo es alarmante cuando se traban y detienen por intervalos prolongados, porque es entonces cuando se acumula energía suficiente como para provocar un rebote elástico importante cuando finalmente vencen el obstáculo que las está reteniendo.

De hecho ese tiempo sin desplazamientos perceptibles en un sitio sísmico o perisísmico determinado, se conoce como “silencio sísmico” o “sombra sísmica”, y cuanto más se prolonga, más enciende las alertas, porque se sabe que cuando se reanude el movimiento, será de manera violenta.

En otras palabras, la falta de pequeños movimientos es “la calma que precede a la tormenta”, según dirían los marinos.

¿Qué deberíamos hacer si sentimos el sismo en un piso alto?

Nada, absolutamente nada, o a lo sumo, alejarnos de las ventanas que podrían romperse, o de estantes y bibliotecas, que nos podrían caer encima. Protegerse bajo una viga (en las aberturas, por caso) y esperar que pase.

Efectivamente, los sismos duran unos pocos segundos, de modo que intentar bajar por las escaleras es al cuete. Todo terminará antes de que lleguemos abajo, y correremos el riesgo de caernos, o de que una multitud en pánico nos arrolle.

Como siempre, la calma y el pensamiento frío, son nuestros mejores aliados, como en todos los órdenes de la vida.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de aquí.

Algo más sobre el sismo del noroeste de Córdoba.

Imagen1sismodeanfunesEsta mañana recibí una llamada telefónica de la producción del periodista Federico Tolchinsky, para realizar un reportaje con relación al sismo que había tenido lugar a la madrugada en nuestra propia provincia.

La nota se hizo finalmente vía twitter, pero basándome en esas preguntas decidí hacer un post en el blog, porque me permite extenderme mucho más.

En primer lugar, les aclaro que muchos conceptos ya los he ido presentando en posts previos, que les invito a ver en el tag correspondiente, y que por supuesto no repetiré aquí.

Pero como la Geología da mucha tela para cortar, siempre pueden agregarse cosas, sobre todo cuando ya nos referimos a circunstancias locales y hechos particulares. Conversemos sobre eso entonces ahora, pero no dejen de seguir los links que les dejo para completar el tema.

¿Cuáles fueron las características del sismo?

El movimiento tuvo lugar en la zona noroeste de la provincia de Córdoba, alcanzando, según el Instituto Nacional de Prevención Sísmica, una magnitud de 5,8 grados en la escala de Richter.

El epicentro se produjo unos 67 kilómetros al noroeste de Dean Funes, más específicamente en las proximidades de Quilino y  a una profundidad de 47,4 kilómetros. Respecto a la ciudad capital, donde también se lo percibió claramente, la distancia ronda los 160 km.

Ocurrió pocos minutos después de las 3 de la mañana, duró alrededor de 15 segundos y tuvo una réplica de cierta importancia unas dos horas más tarde.

Si bien el sismo se sintió también en provincias vecinas como La Rioja, San Juan y Santiago del Estero, no se han reportado víctimas hasta el momento, y los daños estructurales son menores.

¿Es común que tengan lugar estos eventos en la provincia de Córdoba?

Aclaremos que pese a la creencia generalizada, Córdoba no está libre de sismicidad. Ya en otro post expliqué que estamos en una zona penisísmica (el prefijo peni significa casi, es decir es  que es zona casi sísmica) o perisísmica (peri significa “alrededor de” , es decir que se refiere a que es aledaña a zonas sísmicas), pero ahora puedo agregar algo más.

En estudios de riesgos geológicos, hay mapas que evalúan la peligrosidad sísmica asignando números que crecen desde el 0 hasta el 5, según aumenta dicha peligrosidad. En esos mapas, la provincia muestra áreas de valor 0 en la llanura y hasta 2 en la parte inmediata a la provincia de Catamarca.

El área serrana y periserrana y el sudoeste se han caracterizado históricamente con un valor intermedio de 1, pero ya son muchos los resultados de investigaciones en curso que indican que  para el piedemonte y zonas vecinas el riesgo se ha subestimado, y debería asignársele el valor 2, que podría definirse como de peligrosidad sísmica moderada. El epicentro del evento de hoy cae dentro de esa área.

¿Existen antecedentes previos en la zona?

Sí, por lo menos deben mencionarse los terremotos de Deán Funes de 1908, con magnitud de 6,5 y de Cruz del Eje en 1955, con 6,7 grados, siempre en la escala Richter.

¿A qué se debió el terremoto?

La causa última se relaciona con la subducción de la placa de Nazca, pero como eso ya lo he explicado en otro post, hoy voy a hablar un poquito más sobre las condiciones locales.

En primer lugar, recordemos que el origen de las elevaciones montañosas puede ser erosivo, volcánico o tectónico, en términos generales. Los sistemas más extensos y elevados responden normalmente a la combinación de vulcanismo y tectonismo, y las Sierras Pampeanas no son la excepción.

Así pues, nuestras áreas serranas cordobesas están formadas por bloques resultantes de grandes fallamientos regionales que responden en sus causas profundas a las movilizaciones de las placas que ya les mandé a revisar más arriba; y que localmente se manifiestan como fracturas de rumbo norte- sur aproximado, a lo largo de las cuales se producen los desplazamientos que modelan las sierras y que se observan muchas veces como resaltos topográficos que pueden seguirse por cientos de kilómetros.

La mayor parte de esas fallas se han movido recientemente (en geología, recientemente puede significar hasta un millón de años) y se consideran por ello,  todavía activas.

Al moverse las placas profundas, como ocurre con la subducción de la de Nazca bajo la Sudamericana, la energía se libera preferentemente a lo largo de las superficies de contacto entre los bloques fallados, que son las líneas de debilidad del paisaje.

Todas esas áreas afectadas por sistemas de fallas localizados en las Sierras, son las que se desplazan en los eventos sísmicos.

¿Tuvo este sismo relación con los eventos recientes en Chile y en Salta?

Sí, por supuesto, como lo mencioné en los correspondientes posts, esos sismos rompen un equilibrio que se restaura a través de nuevos acomodamientos, provocadores de otros terremotos. Les sugiero ir a revisar lo que adelanté en ese momento, sobre todo porque ya en octubre escribí que las Sierras Pampeanas podían verse afectadas.

¿Qué puede pasar ahora?

Ya sabemos que puede haber réplicas, pero son las que menos me preocupan porque en todo caso la energía se irá disipando y las magnitudes serían decrecientes, pero ( y esto tampoco es la primera vez que lo advierto), hay que prestar atención a la posible ocurrencia de fenómenos de remoción en masa y flujos densos, como corrientes de barro, por ejemplo.

Esto puede pensarse por el hecho de que se han juntado una circunstancia predisponente, como la sobresaturación de los suelos de resultas de las intensas precipitaciones acontecidas, con un  agente disparador como son las vibraciones sísmicas.

Allí donde hay pendientes en equilibrios metaestables, debe ejercerse estrecha vigilancia.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

El efecto Streisand y la Geología.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f6/Streisand_Estate.jpgEsta nota de color me fue sugerida hace ya mucho tiempo por el Pulpo, pero la fui postergando porque siempre se me ocurren montones de ideas, y no puedo menos que dejar muchas en lista de espera.

Hoy pondré manos a la obra:

¿Qué es el efecto Streisand?

El efecto Streisand es un fenómeno según el cual un intento de ocultar, remover o censurar una determinada información, tiene precisamente el resultado contrario. es decir el de una difusión no deseada y mucho más amplia, facilitada inicialmente por Internet.

Debe su nombre a un sonado caso que fue protagonizado por la actriz y cantante Barbra Streisand, y quien lo empleó con el sentido que hoy tiene, por primera vez, fue Mike Masnick de la empresa Techdirt .

¿Cómo se produjo dicho efecto?

En el año 2003, Barbra Streisand intentó suprimir fotografías de su residencia en Malibú, California alegando una invasión de su privacidad, y llegó a judicializar el tema, querellando (sin éxito) al fotógrafo Kenneth Adelman  y  Pictopia.com por montos que rondaban los 50 millones de dólares.

No obstante, fue precisamente la información de ese reclamo, lo que inesperadamente generó la mayor publicidad, llegando a ser en su momento trend topic.

Seguramente, de no haber existido la reacción de Barbra, las fotos habrian pasado sin pena ni gloria, y al poco tiempo se habrían olvidado, situación totalmente opuesta a la que tuvo lugar en realidad. En lenguaje nada tecnológico, y muuuuuyyyyy coloquial, diríamos que el efecto Streisand ocurre cuando querés eliminar cierta información de los medios, y te sale el tiro por la culata.

Los hechos estadísticos así lo demuestran: la foto cuestionada era una entre 12.000 y llevaba el número 3850, que hasta el momento del reclamo había sido descargada seis veces, dos de ellas por los propios abogados de la Streisand.

Una vez conocido el reclamo judicial, la foto fue visitada, en el término de un mes, por más de 420.000 personas.

¿Por qué se relaciona el efecto Streisand  con la Geología?

Porque el objetivo original de Adelman al fotografiar la zona fue documentar la erosión costera en la playa de malibú, para el Proyecto de Registros Costeros de California, cuya intención era a su vez, tener algún grado de influencia sobre los funcionarios gubernamentales que generan políticas de uso del territorio.

¿Qué interés geológico particular tiene el paisaje fotografiado?

La Playa de Malibú, donde se encuentra la propiedad casualmente fotografiada entre otras muchas, está enclavada en la bahía de Santa Mónica (en inglés: Santa Monica Bay) que por ser bastante cerrada, suele considerarse también como una ensenada sobre el océano Pacífico, situada  en la costa sur de California, Estados Unidos.

Se encuentra rodeada de las montañas de Santa Mónica, y comprende más de 30 kilómetros de playa, que exhiben altos acantilados, de una dinámica muy activa y rápidamente cambiante. Por ende, los acantilados deben ser monitoreados para definir el consecuente riesgo geológico. De este tema y otras yerbas hablaremos en más de un post en su momento.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

 

 

Tweets, lemures y sismos

Entre mis eclécticas lecturas, figura la revista Reader’s Digest, de la que soy suscriptora.

Hace más de un año, tomé nota de esta pequeña información que tiene más que ver con un fenómeno comunicacional que con la ciencia, pero como tiene relación con los sismos, me pareció una nota colorida digna de ser un post de viernes.

Aquí el texto original:

El 23 de agosto de 2011 un sismo sacudió la costa este de los Estados Unidos. Nadie lo vio venir, excepto los lemures y los neoyorquinos adictos a Twitter. El epicentro se localizó en el norte de Virginia y, de acuerdo con el Zoológico Nacional, sus lemures  en cautiverio alertaron sobre el movimiento telúrico, 15 minutos antes de que el resto de la zona lo sintiera.

En cuanto a los humanos, algunos supieron del temblor antes de que se produjera. Al sentir que la tierra se estremecía, mucha gente en las zonas de Washington D.C. y Virginia dio aviso por Twitter de inmediato. Los twitts viajaron con mayor rapidez que el sismo: algunas personas en Nueva York y Boston dijeron haber leído los twitts sobre el temblor entre 15 y 30 segundos antes de sentirlo.

Vale aclarar que no es que la gente se enterara “antes” de que el sismo ocurriera, sino solamente antes de que la transmisión de las ondas desde el epicentro llegara a lugares donde ya los Tweets habían arribado. El sismo ya había tenido lugar, pero a gran distancia, y sus efectos demoraron en llegar más que la comunicación cibernética.

Espero que tengan un buen fin de semana, y nos vemos el lunes. Graciela.

P.S.: la imagen que ilustra el post es de este sitio.

¿Qué es la lluvia ácida?

Imagen1lluvia ácida¿Qué se entiende por lluvia ácida?

Es esencialmente una precipitación pluvial, (aunque puede ser también nival o sólida, en caso de tratarse de granizo, y hasta generarse como sublimados en ausencia de verdaderas precipitaciones) cuyo pH es inferior a 5,6. Les recuerdo que precisamente es el agua pura la que se usa como referencia del valor neutro de pH que corresponde a 7. Por arriba de ese punto, las sustancias son básicas, y por debajo, son ácidas.

Ciertamente, conviene agregar que el agua de lluvia nunca es químicamente pura, según explicaré más abajo, de suerte que su pH normalmente ronda valores en un  intervalo entre 6 y 5,6.

¿Cómo se produce la lluvia ácida?

De manera muy esquemática pueden verlo en la foto, que seleccioné entre las muchísimas posibles que me ofrecía Internet, porque fue la única en la que encontré las fuentes naturales (los volcanes, por ejemplo), además de las artificiales, como responsables de emisiones que acidifican el agua de lluvia.

Algo digno de celebrarse, sin duda, porque siempre se ve un sesgo muy pronunciado y antropocéntrico en la información ambiental. Por eso me gustó, y aprovecho para repetir una vez más: no somos los únicos contaminadores, ni los más poderosos, aunque eso nos duela en el amor propio, que pretende hacernos el centro absoluto de cuanto ocurre en el planeta. Mal que nos pese, no lo somos, afortunadamente.

La lluvia ácida resulta de la combinación química entre la humedad contenida en el aire y los óxidos de nitrógeno, azufre, y hasta carbono, que en estado gaseoso forman parte de la composición atmosférica en un  momento y lugar dados.

Esa interacción entre los mencionados óxidos y los oxidrilos presentes en la humedad atmosférica y/o el agua de lluvia. genera los siguientes ácidos: nítrico, sulfuroso, sulfúrico y más habitualmente carbónico. Cuando esos compuestos químicos caen a la tierra debido a las precipitaciones, se habla, en términos generales, de lluvia ácida.

¿Desde cuándo se conoce este fenómeno?

La primera descripción científica de este fenómeno data de 1965, y por su novedad llegó a suponerse que era totalmente causada por la actividad humana. Luego de algunos años de debates y profusión de investigaciones, pudo establecerse que existe un alto componente natural en el fenómeno, no obstante lo cual, es cierto que se ha visto incrementado desde los inicios de la era industrial

¿Cuáles son las reacciones químicas que producen lluvias ácidas?

Comenzaremos por analizar las reacciones y transformaciones químicas a partir del azufre (S), nitrógeno (N) y carbono (C) que se encuentran en la atmósfera, e inicialmente se combinan con el oxígeno, que es uno de los dos componentes principales del aire. La procedencia del S, N y C será motivo de la siguiente pregunta y su correspondiente respuesta.

Cuando hay azufre presente en el aire, éste se oxida a dióxido de azufre.

S + O2 = SO2

Puede ocurrir también que el dióxido de azufre llegue a la atmósfera directamente como tal.

El dióxido de azufre se oxida desde su fase gaseosa por reacción con el radical hidroxilo, generando trióxido de azufre que  se convierte rápidamente en ácido sulfúrico (H2SO4) al reunirse con el agua, todo según las siguientes reacciones:

SO2 + OH= HOSO2

HOSO2 + O2 = HO2 + SO 3

SO3 + H2O = H2SO4

El  óxido nitroso (NO) se forma por reacción entre el oxígeno y el nitrógeno, que son precisamente los dos componentes principales y naturales de la atmósféra, cuando hay elevadas temperaturas.

O2 + N2 = 2NO

Hay luego más oxidación, y posteriormente el óxido nítrico combinado con agua, genera ácido nítrico (HNO3), que por ser soluble, reinicia el ciclo, todo según las siguientes reacciones:

O2 + 2NO = 2NO2

3NO2 + H2O = 2HNO3 + NO

El carbono, que se libera en el aire como dióxido de carbono (CO2), se combina con el agua, generando ácido carbónico:

CO2 + H2O = CO3 H2

¿De dónde proceden los elementos químicos que causan la lluvia ácida?

Muchos de ellos son componentes absolutamente naturales, como es el caso del CO2 que es resultado de la respiración de los seres vivos, y su emisión crece con el aumento de la población.

También los compuestos de S y N pueden generarse sin que el hombre tenga injerencia alguna, directamente de los fenómenos volcánicos y postvolcánicos.

Todos esos compuestos, producidos naturalmente pueden recorrer grandes distancias desde el sitio de producción, a favor de los vientos, hasta alcanzar lugares a cientos o miles de kilómetros donde se precipitan como rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina.

Según el grado de concentración de los elementos acidificantes, el pH puede descender tanto como para alcanzar un valor de 3.

Otros generadores de compuestos acidificantes son las emisiones de residuos de combustión de hidrocarburos usados como fuente de energía, o contaminantes procedentes de fábricas, y vehículos de combustión.

Los incendios forestales y quemas de pastizales liberan también óxidos de nitrógeno, aun en zonas alejadas de la industrialización, y pueden ser naturales o provocados por el hombre.

 ¿Qué efectos tiene la lluvia ácida?

Sobre los suelos, el efecto depende en gran medida de la condición preexistente del material original. Si la precipitación ocurre sobre terrenos graníticos o del grupo de los granitoides, la acidez de la lluvia acentúa la del terreno original; mientras que en rocas basálticas hay algún grado de compensación entre acidez y basicidad.

En general la acidificación del agua en lagos, ríos y mares dificulta el desarrollo de vida acuática y afecta también a la vegetación y a toda la cadena alimentaria.

Existe además un efecto corrosivo, afectando paisajes carbonáticos y  monumentos y edificaciones construidas con mármol o caliza.

Por otra parte, el enriquecimiento de H+ en los suelos cambia su capacidad de intercambio catiónico, con lo cual afecta el balance de los nutrientes esenciales y su disponibilidad para las plantas.

¿Hay estrategias aplicables para su control?

Sí las hay, pero en muchos casos implican costos adicionales, como por ejemplo la instalación de catalizadores que disocian el óxido antes de emitirlo a la atmósfera, y la reducción al máximo del contenido de azufre en los combustibles.
Por supuesto el control de las emisiones fabriles y la ampliación del sistema de transporte eléctrico también aportan a disminuir la acidificación de la lluvia.

Otra estrategia posible es no agregar tantas sustancias químicas que pueden ser potenciales contaminantes, en los terrenos cultivados.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo