Archivo de la categoría ‘Ecología’

Geología en mi jardín: apreciación de procesos geológicos, para niños

Imagen1geología en mi jardinHoy vuelvo con un post para los más pequeños, porque sé que son los que mejor van a entender cuántas maravillas se esconden en cada centímetro cuadrado de nuestros propios jardines. Y seguramente se van a prender en la propuesta de explorarlos y verlos de otra manera.

¿Les gusta la idea de ser conmigo, exploradores de la naturaleza?

Empecemos por contestar una pregunta previa al tema que quiero contarles hoy.

¿Qué son los niveles de apreciación de los procesos geológicos?

Así se le llama a la “amplitud” de la mirada que observa los procesos, que puede abarcar desde el planeta entero hasta el mínimo espacio que se puede mirar a través del objetivo de un microscopio.

Estos niveles diferentes son comparativos, vale decir que si el mayor tamaño que se toma como referencia es el mundo, los otros pueden llegar a ser hasta continentes enteros; pero si en cambio el nivel referencial desde el que se parte es una montaña, el que sigue hacia abajo puede ser tal vez un simple estanque, allí donde la montaña se pone más plana.

Ahora, si querés entenderlo mejor te pongo ejemplos de tu vida diaria:

Si yo te digo que vamos a suponer que tu dormitorio es lo más grande que existe (como si fuera el mundo= nivel megascópico), entonces, tu cama puede ser equivalente a un continente (nivel mesoscópico). Pero si te digo que sólo cuenta tu cama (mega), entonces el nivel mesoscópico puede ser tu almohada. ¿Lo entendés?

Eso es lo que te quiero decir cuando digo que los niveles de apreciación se definen de manera relativa, y por supuesto, depende de cómo nos pongamos de acuerdo primero.

¿Cuáles son los niveles posibles de apreciación?

Los niveles posibles-que como te digo son variables, pero siempre respetan el mismo orden de tamaños- son:

  • Nivel megascópico, palabra que viene del vocablo griego “megalos”, y quiere decir muy grande o importante.
  • Nivel mesoscópico, palabra que surge a partir, también del griego, de meso que significa intermedio, o entre. Se la aplica para designar lo que está entre lo muy grande y lo grande.
  • Nivel macroscópico, deriva del griego macro, que significa grande.
  • Nivel microscópico, del griego, micro, que significa pequeño.

¿Cuál es el nivel megascópico?

Es el más grande entre los posibles. La mirada que abarca más espacio. Si no empezamos desde espacios más chiquitos, previamente acotados, el nivel megascópico comprende el planeta todo, y los procesos típicos de ese nivel son los de la tectónica de placas.

¿Nos vamos entendiendo?

¿Cuál es el nivel mesoscópico?

Es el espacio que sigue hacia abajo en tamaño, y si ya dijimos que todo el planeta es el nivel megascópico, el mesoscópico puede ser por ejemplo la Cordillera de los Andes, o la Isla de Pascua, y hay que establecerlo formalmente en cada caso de estudio.

Pero también puede tratarse de tamaños considerablemente menores, como una estancia que estemos estudiando, o la ribera norte de un río, o una laguna como la de Mar Chiquita, por mencionar ejemplos.

¿Cuál es el nivel macroscópico?

Si hemos establecido como nivel mega el mundo, y meso una cordillera, macroscópico puede ser un volcán de esa cadena o cualquier cosa de menor tamaño, como por ejemplo la ladera oeste de un monte en ella.

Si era, en cambio meso la laguna, macroscópico puede ser una porción de sus playas, de tamaño definido.

Si en cambio, el nivel de observación megascópico comenzó en la laguna, el meso puede ser la porción de su costa entre dos localidades definidas, y el macro un balneario dado.

Se puede seguir así cambiando sucesivamente las áreas a observar, hasta llegar hasta cosas tan pequeñas como un simple canto rodado.

Pero eso sí, siempre tiene que ser algo observable a simple vista, porque todo lo que se vea solamente con lupa o microscopio, entonces ya cae (siempre) en el nivel de observación conocido como microscópico.

¿Cuál es el nivel microscópico?

El microscópico es el nivel al que la vista humana no alcanza sin ayuda de artefactos especialmente diseñados para ver lo que es demasiado pequeñito.

En Geología, son por ejemplo los cristales de minerales que no se ven a simple vista, o las partículas de arcilla.

No dejes, sin embargo que te confunda la partecita de la palabra “micro”, porque ese prefijo también puede usarse en términos más abstractos para referirse a algo que tiene límites estrechos, pero no tanto, como cuando decimos por ejemplo “microclima” y nos estamos refiriendo al ambiente que en tu dormitorio genera el aire acondicionado, y cuya temperatura es distinta a la de toda la ciudad allá afuera.

En este caso, como la apreciación no tiene que ver con la vista, podemos usar el prefijo micro para cosas bastante grandes en realidad.

Pero cuando le agregás lo de “scopía”, ya hablamos de ver, y allí el uso es estricto: te hace falta un aparato para mirar algo que es muuuuuyyyyyy chiquito.

¿Qué niveles podemos apreciar en nuestro jardín?

Según el contexto en que lo pongamos, puede ser desde microscópico hasta megascópico.

Si decimos que vamos a entender mi jardín como lo único que nos importa, él mismo, todo entero, te marca el nivel megascópico. En la figura, es la foto en la que ves a mis perritas jugando, es decir el jardín todo.

Abajo, a la izquierda, ves la parte pelada del jardín, gracias a los esfuerzos de la sinvergüenza de Florencia Sofía, que no para de hacer pozos. Tiene algunos metros cuadrados, porque por suerte ella ha concentrado su manía excavadora en los alrededores inmediatos de su casita. Ése es el nivel mesoscópico.

Abajo a la izquierda, ves el nivel macroscópico, marcado por el tamaño del estuche de mi cámara de fotos. Y allí está lo que voy a explicarte más abajo.

Y por fin hay un nivel microscópico que no he fotografiado, porque no tengo el microscopio en casa, y sería el correspondiente, por ejemplo a una partícula del suelo del tamaño del limo o la arcilla.

¿Te quedó claro? Si algo no entendiste, volvé a leerlo, o dejame un comentario y lo conversamos un poco más.

¿Qué quiero mostrarles hoy?

El efecto erosivo bien mostrado en la parte izquierda e inferior de la foto que ilustra el post.

Si se fijan un poco en detalle, notarán que esa matita de pasto está sobreelevada respecto al suelo circundante. Lo notarán mejor si observan las sombras. Y lo que quiero explicarles es por qué en un terreno inicialmente plano y regular, se ha formado ese desnivel.

¿Cómo se produjo esa erosión que dejó ese pedestal?

Empiezo por contarte que erosión es el nombre que- en su sentido más general- le damos los geólogos al desgaste o rebajamiento de la superficie terrestre, por acción de la lluvia, el viento, el agua, el hielo, y los seres vivos, principalmente.

En otras palabras es lo que pasa cuando las partículas se desprenden de las rocas y/o los suelos, y son arrastradas fuera de su lugar de origen, con lo cual, el sitio original queda “gastado”.

En el caso de la foto, el pedestal se forma por una diferencia en la forma en que el suelo se resiste a ser arrancado y transportado. Allí donde se aferró mejor, no fue desgastado, y por eso queda con la altura original del terreno. Es ese “pedestal” que sustenta a la plantita.

El resto, alededor, sí fue arrancado y se perdió en ese lugar, aunque tarde o temprano se deposite en otro. Por esa ausencia de material es que el suelo alrededor del pedestal falta. En otras palabras, no es que haya crecido el montículo (al menos no inicialmente) sino que se gastó el resto. Eso se llama “erosión diferencial”, porque una parte resistió mejor y otra peor, es decir reaccionaron de manera diferente al ataque de los agentes erosivos que nombramos más arriba.

Y por qué esa parte resistió mejor, también es interesante. Al haber allí una plantita, las partículas quedaron retenidas entre sus raíces, y no fueron arrastradas.

Entonces, si volvemos a algo que dije más arriba, fijate que si bien el pedestal sustenta a la plantita, es precisamente la plantita la que le permitió al pedestal formarse. Una cooperación interesante ¿no?

La planta genera el pedestal, y el pedestal conserva las propiedades del suelo que la planta necesita para vivir.

Por eso, cada cambio afecta a todo el sistema, y la deforestación acelera la erosión, y no solamente en el pequeño espacio de nuestros jardines, sino en cualquier lugar en el que ocurra, y eso significa a veces muuuuuuchos kilómetros cuadrados.

Y fijate en otro detalle, la presencia del pedestal, genera un obstáculo para el agua que escurre en cada tormenta, lo cual significa que corre con menos velocidad. Y por eso mismo, su capacidad para arrancar más materiales disminuye, además de que en ese mismo obstáculo, muchas partículas quedan retenidas, ayudando a la recuperación del suelo a lo largo del tiempo.

Como moraleja, si bien la deforestación acelera la erosión, siempre es efectiva la recuperación que una reforestación (volver a plantar) puede iniciar.

¿Te gusta la idea de mirar así en chiquito lo que en la naturaleza pasa también en grandes extensiones?

Si es así, no dejes de volver al blog, porque la geología sigue su curso en mi jardín.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.

Metano: efecto invernadero vs. producción de biogás.

gcv-01 Efecto Invernadero 300 dpiUn tema sensible es el efecto invernadero, razón por la cual suceden dos cosas: mucha gente habla sin saber de la misa la media, por un lado; y por el otro se exagera bastante la injerencia humana sobre el fenómeno.

Hoy veremos de aclarar algunos puntos, y dar conocer estrategias pertinentes que ya se están aplicando exitosamente en algunos lugares del mundo.

¿Qué es el gas metano y de dónde procede?

El gas metano es un compuesto de carbono e hidrógeno según la fórmula CH4, y se presenta en la naturaleza, de resultas de todos los procesos de fermentación anaeróbica, tales como la descomposición de sustancias vegetales, o por actividad de termitas y lombrices de tierra.

Se encuentra en cantidades traza en la atmósfera, y cumple en ella una función necesaria, cuando no excede esos montos.

¿Qué es el efecto invernadero?

El efecto invernadero ocurre naturalmente, y aunque se lo haya demonizado tanto, es imprescindible para la vida en el planeta. Dentro de ciertos límites, como todo, claro.

Cómo se produce ese efecto, está claramente explicado en la figura: parte de la radiación solar entrante es reflejada en la atmósfera y se pierde para el balance térmico de la Tierra; pero otra parte alcanza la superficie terrestre y se divide a su vez en dos porciones: una la calienta y otra se convierte en radiación infrarroja que se emite hacia la atmósfera.

De esa radiación saliente, hay una parte que abandona definitivamente el planeta, y se conoce como albedo; y otra que es reflejada por los gases que producen una cubierta natural y resulta devuelta una vez más a la tierra. Ese efecto “rebote” es enteramente natural y necesario y se conoce como efecto invernadero.

Y es importante dejar en claro que, de no existir ese efecto, que aumenta en unos 33ºC la temperatura de la superficie terrestre, ésta se encontraría en un rango de entre 22 y 18º C bajo cero, lo que haría imposible la vida para una amplia mayoría de los organismos, animales y vegetales.

Ahora bien, si el efecto invernadero se acentúa extremadamente, los efectos serían igualmente adversos.

Los gases que naturalmente generan el calentamiento son primariamente el vapor de agua y el CO2, junto con las emisiones de algunos óxidos de nitrógeno y elementos traza como el metano.

La actividad humana ha incrementado a veces hasta niveles preocupantes algunos de esos gases, y otros habitualmente ausentes en la atmósfera, como los compuestos clorofluorocarbonados.

Pero hoy quiero ocuparme en particular del metano, ya que puede revertirse su efecto perjudicial si se siguen algunas estrategias relativamente sencillas, aunque muchas veces resistidas porque amenazan ciertos poderes económicos.

¿Qué es el biogás?

El biogás es una mezcla de gases, en cuya composición el metano participa en un rango que va del 50 al 80%. Contiene también CO2 y SH2, junto a trazas de otros gases. Procede de la fermentación anaeróbica de la biomasa, de allí que las fuentes naturales principales sean los manglares y pantanos, y el estiércol del ganado y rumiantes silvestres.

A esas fuentes deben sumarse las generadas artificialmente, como por ejemplo la de las aguas servidas, la emitida en basurales, en la minería del carbón, o en las quemas intencionales de biomasa.

¿De dónde puede obtenerse biogás para su uso como combustible?

Si se realizan combustiones controladas del biogás, la energía generada de esta forma, es utilizable para climatizar hogares y con mínimas modificaciones, para hacer funcionar todos los aparatos domésticos que utilizan gas natural.

Ya no se trata de meros proyectos, sino que en numerosos países tanto desarrollados como en vías de desarrollo, complejos agropecuarios, plantas de tratamiento de aguas cloacales y otros establecimientos, están generando su propia energía de esta forma.

Las ventajas son obvias, ya que se disminuye el exceso en las emisiones de gas metano, (que incrementan innecesariamente el efecto invernadero) y se alivia la presión sobre otros recursos más contaminantes.

Ahora veamos de dónde se obtiene este biogás:

  • Plantas de tratamiento de aguas servidas. Durante la purificación aeróbica de aguas residuales en las plantas de tratamiento, se generan lodos que se fermentan anaeróbicamente en cámaras de digestión para producir biogás. En Alemania, ya desde 1930 se aplica esta tecnología, y hay más de 200 plantas digestoras en todo el país. En el mundo, miles de plantas realizan este proceso, aprovechando el biogás resultante, como fuente de energía para usos domésticos.
  • Basurales urbanos. De modo natural, cuando la montaña de basura aumenta, el oxígeno en las partes bajas es insuficiente, de modo que la fermentación es anaeróbica, y se produce biogás rico en metano que puede colectarse con sistemas de redes impermeables en perforaciones estratégicamente distribuidas. Nuevamente Alemania es un ejemplo con más de 90 sitios en los que el gas metano se extrae del biogás así producido, para su uso como combustible, después de su purificación.
  • Desechos agropecuarios.  Por la sencillez del aprovechamiento, es éste el origen más común del biogás de uso corriente en los países en vías de desarrollo, donde simplemente se acumulan los residuos de cosechas y el estiércol de las granjas, para que la natural fermentación produzca el biogás, que a comienzos de la década de los noventa ya alcanzaba valores del orden de los dos billones de metros cúbicos de gas producido en el mundo entero.

Cabe esperar que a medida que la tecnología progrese, y se cobre conciencia sobre el enorme potencial de los desperdicios urbanos y agrícolas, el aprovechamiento se incremente de manera exponencial, mientras se avanza hacia economías más sostenibles.

Si este post les ha gustado como para llevarlo a su blog, o a la red social, por favor, mencionen la fuente porque esta página está registrada con IBSN 04-10-1952-01.
Un abrazo y hasta el miércoles. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post fue tomada de este sitio.

Otro párrafo de Eating dirt, el libro de Charlotte Gill.

eating-dirt-charlotte-150El texto original en inglés pueden leerlo en el post del pasado viernes.

Este párrafo, como tantos otros, es magistral, razón por la cual sigo recomendando la lectura completa del libro “Eating dirt” de Charlotte Gill.

La tala ha ido siempre de la mano con la civilización. Es parte de quienes somos, cómo hemos modelado un hogar para nosotros en el mundo. Pero históricamente, el costo ha sido más que solamente la pérdida del paisaje. Algunos estudiosos han argumentado que es la destrucción de los bosques, seguida del abuso agrícola, lo que ha contribuido al colapso de muchas civilizaciones hoy extintas. Especialmente en el Mediterráneo, donde la gente dependía en algún momento de los árboles para mantener la humedad que sostenía los arroyos y ríos fluyendo a lo largo de todo el año. Y cuando los árboles se van, la tierra- el más básico suelo fundacional – los sigue muy poco después.

¡¡¡Magnífico texto!!! ¿No creen?

Nos vemos el lunes, buen fin de semana.

Graciela

More words from the book “Eating dirt”.

thEste texto aparecerá en castellano el próximo viernes.

This is a new excerpt from “Eating dirt” by Charlotte Gill.

Logging has always gone hand in hand with civilization. It’s a part of who we are, how we’ve carved a home for ourselves in the world. But historically, the cost has been more than just the loss of scenery. Some scholars have argued that it is the razing of the forests, followed by agrarian abuse, that has contributed to the collapse of many a now -defunct civilization. Especially in the Mediterranean, where the people once depended on trees to hold moisture, to keep the creeks and rivers running throughout the year. And when the trees go, the earth- the very foundational dirt- follow shortly thereafter.

Wonderful text!!! Isn’t it?

See you on Monday.

Eating dirt, un fragmento traducido al castellano.

Charlotte-Gill300pxComo ya lo he dicho antes muchas veces, el libro Eating dirt de Charlotte Gill es uno de mis favoriteo, y siempre encuentro en él algo digno de ser compartido con ustedes, mis lectores.

La semana pasada subí el texto original y hoy se los traduzco al castellano. Disfrútenlo:

…Hoy solamente sigue existiendo un tercio de esta cubierta forestal original. Los bosques templados de hoja caduca fueron talados hace mucho tiempo. Queda solamente un puñado de grandes y antiguos bosques madereros en el mundo- los bosques boreales de Canadá y Rusia. En los trópicos permanecen tres áreas- los bosques pluviales del sudeste asiático en Indonesia, Borneo, y Papúa, Nueva Guinea. Los bosques primarios de África están contenidos mayormente dentro de la Cuenca del Congo. Por útimo hay selvas en el Amazonas, ecosistemas tan ricamente proveedores de vida, que se piensa que contienen la décima parte de todas las especies animales y vegetales del mundo.

Los árboles pueden ser el elemento más obvio de un bosque, pero son ampliamente superados por otros organismos. Las áreas de coníferas del Pacífico Noroccidental son el hogar de cientos de diferentes musgos y líquenes…

…la tierra está viva. Antes del calor del verano, las  salamandras, sapos areneros,  y lombrices de tierra están ocupados deslizándose dentro y fuera de sus cuevas…

Espero que lo hayan disfrutado y los espero el lunes. Graciela.

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo