Atlas del infierno – Alejandro Dolina

dragon_del_infiernoFragmento extraído de El libro del fantasma de Alejandro Dolina.

Descripción del infierno
1) Ubicación
Las opiniones son muchísimas. Los romanos lo situaban bajo el Polo Sur. Gregorio Magno hablaba de un volcán de las islas Lípari. Otros han señalado el Etna, o el centro de la Tierra, o las Antípodas, o el Sol, o el valle de Josafat.

En el Huon de Bordeaux se dice que el infierno es una isla llamada Moysant. Hugo de Auvernia jura que encontró la puerta del infierno en el lejano Oriente. Acerca de las puertas, se conocen varias: el pozo de San Patricio, en una de las islas del lago Derg, en Irlanda; el fondo de un lago cerca de Pozzuoli; la que se llama Averno, ubicada en el camino del cabo Tenaro, que fue la que utilizó Heracles para raptar a Cerbero; en la vecindad de Heraclea del Ponto, en Trecén; debajo de Jerusalem; en la boca de los volcanes; en Ceram, una de las islas Molucas. La principal de las entradas tiene nueve puertas: tres de bronce, tres de acero y tres de diamante.

En general se coincide en que el Infierno está bajo la corteza de la Tierra. Los sabios de la Antigüedad creían que bajo los ínfimos sótanos estaban las raíces del Árbol de la Vida y del Árbol del Conocimiento, cuyas ramas superiores rozan el Trono del Señor.

Los griegos decían que bajo el Infierno había otra instalación aún más profunda: el Tártaro. La distancia entre la Tierra y el Infierno era la misma que entre el Infierno y el Tártaro. Esta distancia fue precisada en distintas ocasiones y era exactamente la longitud recorrida en caída libre por un cuerpo al cabo de nueve días. Sin embargo, la palabra egea tar se relaciona siempre con la idea de occidentalidad, así como salma indica la orientalidad. De este modo tar-tar significaría “muy, muy al oeste”.

La imagen que ilustra el post la he tomado de una página de dragones.

4 comentarios para “Atlas del infierno – Alejandro Dolina”

  • Terox dice:

    Y los romanos sabían donde estaba el polo sur????

  • Joaquin dice:

    Los Romanos, al igual que los griegos, sabían perfectamente que la Tierra era una esfera y que obviamente, tenia dos polos: el norte y el sur. Obviamente, el concepto cosmologico era diferente a la nuestra. Pitagoras fue uno de los primeros en postular la esfericidad de la Tierra, y fue Aristoteles, quien presento evidencias con sus observaciones, mas Eratostenes en el 240 ac ,quien midió su circunferencia. En el siglo I DC, Plinio el viejo, reconoce la esfericidad de la Tierra. Finalmente, en el siglo II DC, Ptolomeo siguio postulando la esfericidad del planeta. Por lo que observamos, tanto griegos como romanos, conocian la forma del planeta, y obviamente, con referencias sobre el Ecuador, los meridianos, paralelos y el eje terrestre (marcador de ambos polos). Durante la Edad Media, y a partir del crecimiento del poder del catolicismo, estas ideas quedaron atrapados unicamente en los claustros de los sabios, y la poblacion siguio pensando en una Tierra plana, hasta que con el Renacimiento, se retoma la idea de la esfera, y se fue avanzando,hasta el dia de hoy, donde el GEOIDE es la manera correcta de describir la forma del planeta, aunque en muchas partes del planeta, hay personas que todavia hoy, siguen pensando que la Tierra,es un objeto plano.
    Saludos.

  • Graciela dice:

    Joaquín te contesta, Terox

  • Terox dice:

    Gracias por la respuesta. Obviamente sabía de las teorías filosóficas griegas (incluido la estimación del tamaño de la Tierra por Eratóstenes, vía la serie Cosmos) y suponía que los romanos estaban al tanto, pero no de que fueran aceptada como hecho por ellos. En Wiki dice que fue matería de especulación filosófica hasta el siglo III A.C.

Deja un comentario

Buscá en el blog
Nominado por Deutsche Welle, tercer puesto por votación popular
Archivo